La amiga de la madre en el post parto

0

Todos se preocupan de la mujer cuando está embarazada, ella es el centro de la atención, de cuidados, de ternura, pero en el momento que nace el bebé, que se terminan las visitas de la clínica, que se llevan los regalitos monos y se toma la foto de rigor para redes sociales todos se olvidan de la madre y su bebé, de esa familia que recién comienza o de ese nuevo hijo, pues bien, este artículo está dedicado a las amigas de la nueva madre, a los amigos, a la familia y a quienes realmente la quieran y no importa si tienes hijos o no. Más que un regalo, más que un ramo de flores, dile a tu amiga lo siguiente y créeme que será el mejor presente que le puedas dar: “si me necesitas solo llama, no importa la hora, no importa el momento, si quieres bañarte, que te vea al bebé, o solo dormir, llama y yo vendré, puedo preparar una rica comida, o ser tía toda la tarde, pero llama, yo soy tu amiga y tú no estarás sola”.

No necesitamos ser madres para poder imaginar lo que pasa en la vida de esa mujer que de un golpe se convirtió en responsable de otro ser humano, pero por si no se lo han planteado les cuento un poco, llegas a casa con un pequeño ser humano frágil e indefenso, no sabes cómo cambiar pañales ni limpiar el ombligo, ponerle la ropa es todo un desafío, más aún si el bebé llora, porque la angustia es interminable, estás ahí todo el día amamantando, sacando eructos, mudando, y amamantando, sacando eructos, mudando, y cuando el bebé al fin se duerme de seguro querrás dormir, pero se ha dormido en tus brazos, intentas dejarlo en la cuna pero se despierta, y se te pasa el día y caes en cuenta que no te has bañado, que quizás tampoco has ido al baño y estás con dolor en la vejiga, a esto le sumas una montaña rusa de hormonas dentro de ti que sube y baja y te lleva directo al vuelo de la locura y la sombra, tu pareja, tu esposo está trabajando, estás sola mirando las paredes y hablando con un bebé, te despiertas de mañana y piensas mierda cómo voy a resistir otro día así, y cuando a veces logras dormir y lo sientes pegadito a tu cuerpo lo amas profundamente y te sientes plena.

Y llega la noche y llega papá y quizás es un relevo, puedes bañarte, ir al baño, descansar, pero a veces no ocurre así, quizás debas cocinar, ordenar porque la casa está patas arriba, y el bebé no dura mucho lejos de tus brazos, y vuelve a ti, lo acunas, hora de dormir, mudar, dar pecho, sacar eructos, desvelos nocturnos, hay padres que se despiertan de noche y los arrullan, pero en muchos casos papá sigue durmiendo porque él debe trabajar, está cansado y tiene que recuperar energías y llevar el sustento al hogar, y sí se levanta y lo intenta calmar verás al otro día a madre y padre medios zombie siguiendo la vida, ni qué decir cuando hay más niños en casa, hay que multiplicarse… entonces aquí es cuando uno se pregunta ¿de verdad lo mejor que podemos hacer por esta nueva familia es regalar el mejor coche o los body más top? No, claro que no, con padres recientes como con cualquier relación humana lo mejor que podemos hacer es la presencia presente.

Sí presencia, así que mejor guarda la tarjeta y el paseo por las tiendas y llama a tu amiga o amigo a la tercera semana de nacido el bebé y dile “?puedo ir a preparar el almuerzo hoy en tu casa, quizás llevar sushi? He despertado con ganas locas de ordenar tu casa”, sólo llega y ponte a disposición, preguntale qué prefiere, que veas al bebé, que laves la loza o ambas cosas, dile que duerma o se de un baño de tina, llevale chocolate, dile mi mejor regalo será darte tiempo para lo que quieras, yo me hago cargo.

Y es que ninguna madre reciente debe estar sola lejos de sus amigos, ningún puerperio debe pasar desapercibido, ser amigos es más que estar en el baby shower y aparecer en los cumpleaños, es estar allí cuando lo piden y cuando no lo piden también, no sabes cuantos llantos y cuantas discusiones podrás evitar con tu sola presencia. No la dejes sola, no los dejes solos, son una familia que recién comienza, o que se extiende, y hoy más que nunca necesitan de ti, porque sin ti bordearán el precipicio de la locura.

A mis amigas, a esas del primer baño, de la cazuela tibia, de los juegos mientras dormía rendida. A mis amigas esas que veo llenas de ojeras con los pechos llenos, o la mamadera en mano, a ustedes y a mi, aquí estoy, aquí estamos, gracias por estar y por cuidar, yo te cuido, tú me cuidas para que podamos cuidar. Criar en compañía es la única forma de criar en libertad.

Abrazos de luz!

Tara

 

 

Que una madre recién parida nunca esté sola, que nunca llore a escondidas, que pueda bañarse tranquila, que sepa que tiene redes para ser contenida. Una querida amiga tuvo hace poco a su segundo hijo, en la clínica le dije amiga llámame para lo que necesites en serio, lo que sea, solo dime y ahí estaré, a las dos semanas recibo un mensaje, “el bebé está con cólicos, no he dormido nada”, voy para allá le dije, su repuesta me conmovió hasta el alma “hay que rico así me podré bañar y hacer otras cosas, quizás ir a comprar solita, gracias amiga ya no doy más”. Llegue a sus casa con almuerzo preparado, postres ricos y el viejo fular de mi hijo, tome al bebé mientras su esposo jugaba con el hijo mayor, le dije si llora no te preocupes, y me las arreglo, anda y Roma una larga ducha que yo me encargo

Acerca del autor

Comments are closed.