Kenita Larraín “Hice un ritual y me comí mi placenta”

0

La modelo a días de haber dado a luz, en entrevista con el programa “Bebé al Día” (Radio Universidad de Chile), aseguró que se preparó batidos y cápsulas de la placenta tras el parto. Los consumió para recuperar los nutrientes perdidos durante el embarazo y luego de darle las gracias el restante lo enterró para devolvérsela a la tierra.

15 de abril. Tras las declaraciones de la actriz Josefina Montané, quien contó este jueves en el programa “Vértigo” que se había comido la placenta tras el parto, Kenita Larraín, quien fue madre hace pocos días, sorprendió a las conductoras del programa “Bebé al Día” de Radio Universidad de Chile, cuando durante una entrevista telefónica les indicó que ella hizo lo mismo tras el nacimiento de su hija.

EL RITUAL DE LA PLACENTA: “ME LA COMÍ”
Kenita contó que estaba viendo en los matinales toda la polémica que causó la declaración de la actriz Josefina Montané, por haber revelado con total naturalidad que se había comido la placenta, tras su segundo parto. “Para muchos suena chocante, como casi de caníbal, pero resulta que yo hice lo mismo. Nosotros(junto a su marido) hicimos un ritual donde se enterró la placenta, para devolverla a la tierra y además le dimos las gracias porque nutrió a mi guagüita. Piensa que la placenta es su primera casa, su primer nido entonces…en las clínicas las botan (las placentas). Yo también la pedí de vuelta (como Josefina Montané), también me hice unos batidos, me hice unas cápsulas y eso ayuda a recuperarte. Es cierto lo que ella dice: Todos los mamíferos se comen su placenta”, aseguró la modelo al programa radial.
“En general la gente encuentra menos extraño matar un animal y comerse las guatitas, la lengua, etcétera….pero que comerse la placenta es antinatural. Yo encuentro que es todo lo contrario, ya que se recuperan muchos nutrientes, es lo más lógico. Pero nosotros con nuestra cultura donde nos han enseñado otras cosas, pareciera tan ilógico hacer esto tan natural en todas las especies”, les comentó Kenita a las periodistas Mechita Moreno y Paola de la Torre.

LOS PRIMEROS DÍAS DE MAMÁ
Larraín también aprovechó de contar a los auditores de la 102.5fm cómo han sido estos primeros días como madre.
“Cuando uno es mamá de una guagüita de pocos días la verdad es que uno no tiene día y noche. Mi bebé duerme casi todo el día y luego en la noche está despierta. Pero yo la miro cuando le doy pecho y me enamoro cada minuto más de ella (Sophia). Despertar cada 3 o 4 horas a darle papa para mí no es tan terrible. Lo más complicado y angustiante durante los primeros días para mí es cuando despierta en la noche y llora desesperada y uno no sabe por qué. Empiezo a descartar: Veo si necesita muda o tiene hambre, por ejemplo. Pero hay todo un tema de adaptación y conocimiento entre uno y su hija. Después yo creo que cuando lloran hasta sabes qué significa cada llanto”, asegura la mediática modelo.
“Nos ha pasado varias veces que la estamos mudando con mi marido y justo le cambiamos el pañal y se hace en ese preciso momento, son anécdotas chistosas finalmente”, concluye entre risas.
¿Es cooperador tu marido?
“Mi marido se siente como rey, porque es el macho de la casa. Me saqué un siete con él porque es súper colaborador. Yo siempre he admirado a las madres solteras. No tengo dudas que las mujeres somos súper fuertes. Muchas se las pueden solas con la crianza de sus hijos, pero la verdad es que ahora las admiro más (a las madres solteras). Nosotros, entre los dos, estamos muchas veces ayudándonos, pero igual hay momentos en que se hace pesado porque se duerme poco y cambia bastante la rutina que tenías hecha antes de que llegara mi hija a nuestras vidas…pero es maravilloso, no tengo palabras para describirlo. La ví y fue un enamoramiento instantáneo”.
¿Programaste el momento de tu embarazo y luego el de tu parto?
“Primero que todo, les cuento que el nombre que uno elige –en nuestro caso fue Sophia, transmite energía, mandatos, incluso muchas veces se repiten destinos cuando uno repite los mismos nombres de la familia, en honor a los abuelos, papás, de quien sea. Yo en ese sentido si podía tener alguna participación y definir algunas cosas, pero sobre el día de su nacimiento, yo sabía que eso lo iba a elegir sólo Dios. Uno propone y Dios dispone. A mí me habían dado fecha para el 10 de abril y finalmente en semana santa rompí bolsa y llegué de urgencia a la clínica, así que en mí caso era imposible cualquier programación”.

LA IMPORTANCIA DE LOS NOMBRES
¿Por qué elegiste como nombre de tu primera hija Sophia?
“Es un nombre que a mí siempre me gustó. Le dije a mi marido cuando supimos que sería niñita, si le gustaba y le encantó. Sophia significa sabiduría. Además me fijé que no hubiera nadie en mi familia y en la de mi marido con ese nombre, porque sino uno igual pone ciertos decretos en el destino de las generaciones que vienen. Por más que nosotros en nuestra cultura consideramos que poner el nombre de un familiar es honrarlo igual hay que tener cuidado. Yo que h estudiado el tema de las constelaciones, ansestrología y la numerología también, uno en el inconsciente coloca ciertos decretos en el destino y ciertas cargas. Si uno quiere repetir un nombre está bien, pero lo importante es que lo hagamos conscientemente.
En mi familia todos se llaman Mario (y ella es María de primer nombre). Analizado terrenalmente lo vemos como que algunas cosas se pueden parecer y otras no. Pero en el fondo cuando tu vez mas allá y analizas el fondo, te das cuenta que si hay similitudes y un aprendizaje similiar”.

100% SOPHIA
Kenita se reconoce junto a su marido como amantes de los viajes y de la naturaleza, cuenta que por ahora eso se ha dejado por completo de lado y se han enfocado 100 por ciento a Sophia, por lo menos por algunos meses.
¿Y hay planes de un segundo hijo?
“En este minuto estoy disfrutando plenamente a mi hija Sophia, ahora si me preguntas si me gustaría tener otro hijo, claramente sí para darle un hermanito a ella. Creo que debe ser muy distinto ser hijo único. Yo adoro a mi hermano y no me imagino haber nacido sin él, además que somos mellizos, así que la conexión es más fuerte. Creo que si yo hubiera sido hija única, habría sido tan diferente todo. Pensando en ella yo le daría un hermanito luego, ojalá sea la parejita, pero si es otra niñita bienvenida sea también… me imagino que serían súper cómplices”.
¿A quién se parece Sophia?
“Las manos son mías y los pies de mi marido. La carita está definiéndose, las opiniones están compartidas. El color de los ojos también dijo el doctor que le podía cambiar hasta los tres meses, entonces nada claro todavía. Pero como mamá te digo que es preciosa”.
¿ Qué es lo que más te ha complicado como mamá?
“El llanto descontrolado, o las preocupaciones cuando está muy calladita uno anda viendo si está respirando, siempre uno está con la preocupación. Nadie te enseña ser mamá o papá”.

EL CONSEJO DE KENITA
“A las nuevas o futuras mamás les diría que lo traten de hacer de la manera más natural posible, que se fijen en el apego, que pase la mayoría de la sangre del cordón antes de cortarlo, todas esas cositas que finalmente van a ayudar al bebé”.

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?