Tips para ayudar a niños (as) hiperactivos

0

Hoy en nuestra sociedad es muy común hablar de Hiperactividad. Hablamos con familiares o conocidos y nos cuentan que llevan a sus hijos e hijas al neurólogo, quien hace el diagnóstico e indica tratamiento farmacológico, pero ¿Es la Hiperactividad un diagnóstico en si mismo? ¿O puede ser una consecuencia de otros problemas como por ejemplo estar asociado a una disfunción del procesamiento sensorial?

Para entender esto es necesario describir la Integración sensorial:

Este concepto aparece con Anna Jean Ayres, Terapeuta Ocupacional, la cual la define como:

“Integración sensorial es el proceso neurológico que organiza las sensaciones provenientes de nuestro propio cuerpo y las del medio ambiente haciendo posible que usemos nuestro cuerpo de manera efectiva dentro del medio ambiente”.

Nosotros conocemos principalmente los 5 sentidos que son: Visión, olfato, gusto, audición, tacto, a estos se le agregan dos sentidos que son de vital importancia para nuestra adaptación al mundo y funcionamiento óptimo:

-VESTIBULAR: Tiene múltiples funciones y nos entrega la información de cómo nos relacionamos con el espacio y la gravedad, por ejemplo nos permite regular nuestro equilibrio y nuestra postura, coordinar los movimientos del ojo y la mano entre otros.

– PROPIOCEPTIVO: Entrega información sobre la conciencia que tengo de mi propio cuerpo, las posiciones de este, todo esto por medio de receptores que se encuentran en huesos, ligamentos y músculos.

Cuando la interpretación de estos sentidos en el Sistema Nervioso Central se encuentra alterada, hablamos de Disfunción del procesamiento sensorial.

En muchas ocasiones los padres observan a sus hijos y se hacen preguntas como, ¿Si aprende tan rápido, porque le va tan mal en el colegio? ¿por qué a mi hijo se le pierden las cosas y presenta dificultad para encontrarlas? ¿por qué a mi hija le gusta saltar y saltar y nunca se cansa? ¿Por qué no le gusta ensuciarse las manos? ¿cuando se pega por qué no llora aunque se deje unos moretones grandes?

La Disfunción del procesamiento sensorial  es cuando el Sistema Nerviosos central no está procesando de manera correcta la Información que proviene del ambiente y del propio cuerpo, y ésta llega al niño o la niña de manera poco organizada la cual se manifiesta de distintas maneras, por ejemplo:

-Dificultad para planificar actividades.
-Se muestra torpe motrizmente (Dificultad para vestirse, trepar un juego en la plaza).
-Necesita moverse y no sabe cómo y cuándo detenerse.
-Dificultad en motricidad fina.
-Se distrae fácilmente.
-Falta de coordinación (andar en bicicleta).
-Carga mucho o muy poco el lápiz.
-No tolera sonidos como por ejemplo la aspiradora, timbre, ladridos de perros.
-Presenta una postura incorrecta al sentarse.
-Se cae fácilmente.
-Sólo tolera algunas texturas en los alimentos.

La Hiperactividad suele ser el síntoma más común dentro de las dificultades que se pueden presentar a nivel sensorial, siendo además uno de las características más alarmantes para acercarse a consultar.

¿Que hacer?

Lo primero que hay que hacer es pedir una evaluación con Terapeuta Ocupacional ya que son los expertos en esta área y los únicos profesionales que pueden diagnosticar el Trastorno del procesamiento sensorial.

 

Consejos para ayudar a nuestros niños y niñas con hiperactividad

En la mayoría de los casos la hiperactividad se presenta a causa de un Trastorno del procesamiento sensorial, acá dejo algunos consejos con los cuales podemos ayudar a nuestros niños y niñas:

-Asistir a Evaluación con Terapeuta Ocupacional: Frente a la sospecha de Hiperactividad, lo ideal antes de asistir a un médico es llevar a nuestros hijos e hijas a una evaluación con Terapeuta Ocupacional.

-Evitar exponer a la televisión o pantalla de celular, tablet, computador por largos periodos de tiempo: Ya que la pantalla actúa como neuroestimulador.

– Que el niño o niña tenga un ritmo establecido en sus rutinas y que esta sea de todos los días: Por ejemplo que se levante, almuerce, vea televisión, juegue al aire libre, hagas sus tareas, siempre a la misma hora y tenerlo con un horario visible para que adquiera autonomía frente a sus responsabilidades.

-Favorecer su independencia en actividades de la vida diaria, por ejemplo, vestimenta, higiene, alimentación.

-Realizar la crianza con respeto: Dar espacio a las necesidades y dificultades del niño y niña, todos tenemos ritmos y tiempos distintos para realizar las actividades.

-Que tengan contacto con la naturaleza, llevar por lo menos 3 veces a la semana a parques para que tenga contacto con distintos estímulos sensoriales que estos entregan: columpios, sube y baja, pasto, tierra, etc.

-Mantener una buena alimentación, rica en frutas y verduras, evitar azúcar ya que esto hace que aumente su nivel de actividad.

– Ojalá antes de llegar al colegio, si este queda cerca, ir caminando en vez de utilizar el auto, incluso puede ir en bicicleta, ya que el realizar ejercicio antes de exponerse a una clase hace que aumente su nivel de concentración.

-Evitar sobre estímulos en los espacios, por ejemplo al momento de estudiar que sea en un lugar sin televisión y apoyado por un adulto. Al momento de ir a dormir que la pieza se encuentre ordenada y con luz baja.

-Juego de calidad con los padres, ya que es acá donde estos pueden apoyarlos para que puedan planificar actividades y las logren completar.

-Realizar intervención de Terapeuta Ocupacional en la escuela para entregar herramientas a profesores de cómo actuar en estos casos.

Generalmente los niños y niñas que presentan dificultades en Integración sensorial emocionalmente están muy debilitados debido a que no “encajan”, es por esto que se sugiere intervenir tempranamente para poder favorecer el desarrollo de estos pequeños y pequeñas y puedan desenvolverse satisfactoriamente en este mundo…

Nicole Vidal Retes
Terapeuta Ocupacional en formación antroposófica.

Acerca del autor

¿Qué opinas?