Instrucciones para criar un niño feliz

0

 

Los niños no presentan obstáculos imaginarios originados en la acumulación de miedos y de frustraciones, ya que aún no han desarrollado la mayoría de los frenos inhibitorios referentes al desarrollo del propio crecimiento. Es por esto que la creatividad y la espontaneidad se manifiestan tan perfectas que sirven, muchas veces, como modelo para recrearla en el trabajo y la familia.

Por Alejandro Guelfand – coach www.piensapositivo.org

Muchas técnicas y modelos de felicidad contienen ejercicios para anclar en el recuerdo, a flor de conciencia, la emoción y el sentimiento que uno tenía, cuando niño, al jugar.

Se trata de conectarse con esa emoción y ver dónde está presente en mi vida y cómo puedo hacerlo para que se manifieste, más seguido, en los ámbitos cotidianos de mi vida.
Durante el desarrollo de la niñez, y luego en la adolescencia, es conveniente acostumbrar al menor a familiarizarse con sus propias fortalezas, incentivándolo a usarlas en juegos y en tareas, en el deporte y en la familia, en el colegio y con sus amigos. De esta manera, el niño se acostumbrará a usar sus mejores aspectos para relacionarse con los demás, pues tendrá éxito en esas relaciones y esto servirá como incentivo para desear repetir este tipo de comportamientos.

La palabra “NO” se debe usar con un niño, únicamente, si la vida o la integridad de éste depende ello. Al decir esta palabra a un niño, éste, inmediatamente, la relaciona con un miedo y esto estorba el libre descubrimiento de su propia verdadera naturaleza.

No estorbar el camino del auto-aprendizaje en los infantes es mucho más saludable que luego pegar los platos rotos. Estimular comportamientos para re-equilibrar los demasiados miedos a los cuales los hacemos adictos con tal de mitigar los propios, es innecesario, si primero se estimula el autoconocimiento de la propia verdadera naturaleza, en toda su belleza.

Instrucciones para criar un niño feliz:
1) Sea feliz usted primero.
2) Ocúpese de usted mismo, los niños te imitan.
3) Una vez que usted ya logró ser feliz, interactúe con el niño lo menos posible desde su propia iniciativa. Deje que él tome la iniciativa, pues así ustedes dos se relacionarán en un camino de autoexploración de las propias fortalezas del menor.
4) Siga siendo feliz.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?