Influenza, a no bajar la guardia!

0

Mi hijo nació en abril, en Temuco; y uno de los miedos más grandes es enfrentar el invierno con una guagua recién nacida, la verdad con mi hijo estuvimos más bien encerrados en casa, viviendo en el sur siempre hay un impedimento para salir: mucha lluvia, mucho frío, mucha contaminación. Logré salir con el muy pocas veces, casi siempre prefería dejarlo al cuidado de mamá o de mi esposo mientras yo hacía mis trámites y así pasamos el invierno sin novedad.
Justo cuando pensábamos que pasando agosto nos libraríamos de los “bichos” invernales, aparece el mes pasado en las noticias información sobre un brote de H1N1 en la ciudad de Castro y casos con resultado de muerte en la ciudad de Temuco. Éste mes siguen los brotes, ésto nos recuerda que cuando se trata de la influenza, no se puede bajar la guardia.
Primero recordemos algunas cosas con respecto a esta enfermedad:
La influenza es una enfermedad respiratoria aguda, producida por el virus influenza (A y B) y su diferencia con el resfrío común es que sus síntomas son más intensos y pueden alcanzar mayor gravedad. La enfermedad es autolimitada, es decir debería mejorar sola al cabo de unos días, sin embargo, en algunos pacientes puede derivar en cuadros más graves como por ejemplo neumonía. Los grupos expuestos a estos cuadros más graves son los adultos mayores, los niños pequeños, embarazadas y personas con enfermedades crónicas (Diabetes, enfermedades respiratorias crónicas, VIH, etc).
Se contagia principalmente de persona a persona a través de gotitas que quedan suspendidas en el aire después de que una persona contagiada estornuda o tose. Estas gotitas también pueden quedar en objetos o superficies cuando una persona infectada no se lava correctamente las manos después de toser o estornudar.
Los síntomas son de aparición brusca y se caracteriza por fiebre alta (sobre 38°C) la que puede durar 2 a 5 días, cansancio extremo o debilidad, síntoma que se acentúa más en los adultos mayores, frecuentemente se acompaña de coriza o romadizo.
También se puede presentar dolor de cabeza de la zona frontal o generalizada, dolor muscular, dolor al tragar o al toser, sensibilidad a la luz, en algunos casos se acompaña de náuseas, vómitos y diarrea (más frecuente en los niños).
En los niños la dificultad respiratoria es la complicación más grave, en menores de 3 meses pueden presentar incluso apneas (cese de la respiración que dura algunos segundos)

Como vemos contagiarse es fácil y la enfermedad se incuba por alrededor de 4 días desde el momento del contacto, por lo que podríamos contagiar a otras personas sin evidenciar aún los síntomas de la enfermedad. Es por esto que nuestra mejor arma frente a este cuadro es la prevención.

 

 

¿Cómo prevenimos la influenza? Algunas sugerencias:

  • Lavado de manos después de toser o sonarse la nariz.
  • Ventilar las habitaciones de forma adecuada. Recomiendo abrigar un poquito más al niño e ir ventilando por piezas, con la puerta cerrada para que no se enfríe mucho la casa.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Cubrir con pañuelos desechables boca y nariz al toser o estornudar, o como alternativa cubrir la boca y nariz con el antebrazo.
  • Prevenir fuentes de contaminación en nuestro hogar como el humo de cigarrillos y estufas.
  • En niños pequeños la lactancia materna es un factor protector para fortalecer el sistema inmune de los bebés. Yo caí con bronquitis en agosto y mi hijo apenas tuvo dolor de garganta y un par de moquitos.
  • Evitar los espacios cerrados y/o aglomerados y el contacto con gente enferma. Adiós malls y si es estrictamente necesario prefiera ir días de semana y en la mañana cuando hay menos gente.
  • Abrigar adecuadamente a los niños pequeños. Recordar vestir por capas, en los más chiquitos se recomienda una prenda más que la mamá.
  • Evitar exponerse a la contaminación ambiental fuera del hogar en horarios críticos.
  • Evitar realizar actividad física en preemergencia o emergencia ambiental.
  • Vacuna contra la influenza (tradicional, homeopática, etc, acorde a la preferencia de cada familia)

 

Algunos signos de alerta en niños que nos indican que la condición de nuestro hijo (a) puede ser grave son:

  • Dificultad respiratoria y fiebre persistente
  • Hundimiento de costillas al respirar
  • Cianosis (labios azulados)
  • Niño más irritable
  • Si su hijo no quiere mamar o comer

 

Con respecto a las familias que deseen vacunar: Las campañas de vacunación que se realizan en los meses de invierno también son una forma de prevenir, si bien la vacuna no asegura que no nos enfermemos a causa de otros virus, sí protege contra 3 cepas (A H1N1, A H3N2 e Influenza tipo B). La vacuna hace efecto 2 semanas después de la vacunación y tiene una duración de alrededor de un año. En el caso de los niños, la campaña de invierno vacuna a los niños desde los 6 meses hasta los 5 años, y las embarazadas sobre las 13 semanas de gestación, además de los adultos mayores dese los 65 años y enfermos crónicos desde los 2 años hasta los 64 años.
Repasando estos aspectos importantes sobre la enfermedad por virus influenza podremos evitar caer enfermos, y podremos decir tranquilamente que “pasamos agosto”. Para mayor información puedes descargar en www.minsal.cl la guía clínica Influenza 2014

 

Jennifer Ravanal Cortés
Enfermera Hospital Dr. Hernán Henriquez Aravena de Temuco
Blog “Mamá en rodaje” www.pequenamama.blogspot.cl

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl

¿Qué opinas?