Hora de lactancia y derecho a alimentación en menores de dos años

0

Antiguamente, se llamaba “derecho a amamantamiento”, pero el Código del Trabajo hoy habla de “dar alimento a sus hijos menores de dos años”, por lo que no está restringido sólo a la lactancia. Una madre que no da pecho a su hijo igualmente tiene derecho a esta hora diaria.

Por Claudia Heredia Canales
Abogada especializada en temas laborales
Socia del Estudio HIR Abogados

En la columna anterior, tratamos en detalle el derecho a sala cuna y cómo éste se encontraba bastante restringido en su procedencia.

Íntimamente vinculado al derecho a sala cuna, está el derecho a alimentar a los hijos menores de dos años. Pero, a diferencia del derecho a sala cuna, el derecho a alimentar es un derecho que asiste a todas las madres que tengan hijos menores de dos años.

En consecuencia, una vez finalizado el descanso post natal y post natal parental, todas las madres trabajadoras tienen el derecho a disponer diariamente de una hora cronológica, dentro de su jornada laboral, destinada a alimentar a sus hijos, mientras ellos sean menores de dos años.

El Código del Trabajo, en el artículo 206, junto con consagrar este derecho, establece las formas en las que puedes disponer de la hora para dar alimento a tu hijo:
1. En cualquier momento de la jornada de trabajo.
2. Dividiéndola en dos fracciones.
3. Postergando o adelantando en media hora, o en una hora, el inicio o el término de la jornada de trabajo.

Lee además: Derecho a Sala Cuna, un derecho solo para algunas 

Lee también ¿Me pueden despedir si tengo Fuero Maternal?
La elección de alguna de estas tres modalidades deberá ser acordada con tu empleador, por lo que debes conversar directamente con el encargado de recursos humanos o con tu jefe directo acerca de cuál de las tres se adapta de mejor manera tanto a tu rol de madre como en al funcionamiento de la empresa.

En cualquier caso, debes tener claro que este es un derecho irrenunciable, que asiste a todas las trabajadoras que son madres de hijos menores de dos años, por lo que tu empleador no puede cuestionar, ni menos impedir, que hagas uso del mismo. Si lo hace, debes acudir de inmediato a realizar la denuncia ante la Inspección del Trabajo.

Por otro lado, el tiempo utilizado en alimentar a tu hijo se considerará, para todos los efectos, como trabajado, por lo que tu empleador no podrá descontar de tu sueldo el tiempo que dispongas para ello.

¿Por qué el derecho a alimentar se vincula con el derecho a sala cuna? Debido a que, si tu empleador tiene el deber de proporcionarte sala cuna, el tiempo para alimentar a tu hijo se extenderá por lo que te tardes en ir y regresar al lugar a la sala cuna. En este mismo caso, tu empleador deberá también costear los eventuales gastos de movilización que tu traslado a la sala cuna donde se encuentra tu hijo pueda generar. Además, el Código del Trabajo dispone que este derecho podrá, preferentemente, ser ejercido en la sala cuna, y, en cualquier caso, en el lugar en el que se encuentre tu hijo.

En caso que trabajes en jornada parcial o medio día, se ha entendido que no te asiste el derecho a alimentar a tu hijo. La Dirección del Trabajo ha estimado que este derecho es incompatible con el ejercicio de tus labores en jornada parcial. Pese a ello, si tu empleador está de acuerdo, no hay problema en que hagas uso de una hora diaria, o del tiempo que ambos establezcan, para alimentar a tu hijo.

El derecho a alimentar al menor asiste también a la trabajadora que haya obtenido el cuidado personal de un niño por sentencia judicial, hasta que el niño cumpla los dos años de edad.

¿Y qué pasa con los padres? El padre será titular de este derecho, automáticamente, si la madre fallece o estuviese imposibilitada de ejercerlo, y cuando sea el padre quien, por sentencia judicial, tenga el cuidado personal del hijo.

Además, y para el caso en que tanto el padre como la madre trabajen, ellos, de común acuerdo, pueden establecer que sea el padre quien haga uso de este derecho. Para hacerlo efectivo, deben informar por escrito a los empleadores de ambos y a la Inspección del Trabajo, con a lo menos 30 días de anticipación al momento desde que el padre hará uso del derecho a alimentar al hijo.

Finalmente, debes tener presente que este derecho cesa el día en que tu hijo cumple los dos años de edad, de manera automática, por lo que deberás retomar tus labores en la jornada de trabajo habitual.

Acerca del autor

Abogada especializada en temas laborales y de familia.

¿Qué opinas?