Hemorragia por negligencia habría sido causa de muerte de defensora de parto en casa Carolina Lowell

1

Hace años que escuchamos todo tipo de historias a favor y en contra del parto en casa. Una práctica muy común en tiempos de nuestras abuelas, que hoy sin embargo es muy minoritaria. Al menos en España, ya que en países como Reino Unido, Canadá y Holanda es una práctica muy habitual.

A pesar de ello, hay muchas mujeres que se han planteado asumir los costes para gozar de un ambiente tranquilo y un trato más personalizado endulzando así el momento.

Sin embargo, la sombra de la muerte durante el parto de una de sus principales defensoras, Caroline Lovell, siempre sale como argumento en contra. Pero, ¿qué hay de cierto en esta triste noticia? ¿Es una leyenda, fue un descuido o un accidente que pudo evitarse de haber tomado ciertas precauciones?

Cuatro años han pasado desde su muerte, pero la falta de información al respeto ha hecho que parezca que Caroline Lovell ha muerto cientos de veces, ya que su fallecimiento siempre sale a colación en mitad del debate.

Hace unos días que el forense ha hecho públicas sus conclusiones, desvelando los detalles de aquel fatídico día y, con ellos, dando descanso a Caroline para siempre.

Una hemorragia que no fue identificada a tiempo

Al parecer, y según explica el forense, la muerte se produjo por culpa de una hemorragia que no supo identificarse a tiempo. Más achacable a un error humano que a las condiciones del domicilio.

Caroline dio a luz en la bañera, atendida por la matrona Gaye Emanuele, quien le dejó acunar a su hijo en el agua tras el parto pero, por alguna razón, no examinó a la madre.

La “hora sagrada”, de la que os hablamos en este artículo, es un práctica muy común en la que la madre y el recién nacido conectan piel con piel. En ella se suele crear un ambiente relajado, por lo que Gaye dejó la habitación con poca luz y el agua de la bañera a buena temperatura.

Ello provocó que ni Caroline ni su matrona percibieran que el color de su piel se iba volviendo pálido, mientras que el agua de la bañera se tornaba rojo.

Una hora después, cuando quiso ponerse en pie, Caroline se desmayó. Al recuperar la consciencia pidió que llamaran a una ambulancia, ya que parecía sentirse muy mal.

Esta vez sí, su matrona tomo una decisión que más que descuidada fue totalmente negligente. Decidió no llamar a la ambulancia, sino relajar la ansiedad de la madre con el uso de un remedio homeopático.

Como sabéis, la homeopatía es un remedio que no contiene principio activo, y que en esencia es agua destilada ya que, si bien no daña, tampoco cura.

Después de unos minutos, Caroline perdió de nuevo el conocimiento y entró en parada cardiorespiratoria. Aunque la matrona practicó las maniobras de reanimación y esta vez aviso a la ambulancia, fallecía 12 horas después.

Luz, una exploración tras el parto, el cuidado debido y Caroline seguiría viva.

 

El forense opina que todo hubiese sido diferente si la matrona hubiera iluminado la habitación, o si hubiera revisado a la madre fuera del agua. Estos gestos le hubieran permitido identificar la hemorragia y haber actuado en consecuencia, tal y como se hace en un hospital, una casa, una ambulancia o un campamento en un poblado en África.

“Administrar oxitocina para que se contraiga el útero, hacer masaje uterino con el mismo fin o incluso extraer manualmente la placenta para evitar que siga el sangrado. Si nada de eso hubiera funcionado, siempre podía haber trasladado a la madre a tiempo al centro hospitalario”.

Para colmo, la matrona volvió al domicilio y vacío la bañera, tirando el agua y la evidencia que demostraba taxativamente que Caroline había sufrido una hemorragia. Esta es la razón por la que han tardado 4 largos años en demostrar que su muerte se debe a una hemorragia y al negligente trato que recibió.

¿El parto en casa o en el hospital?
shutterstock_189956237

El parto en casa era una práctica muy común en tiempos de nuestras abuelas. La seguridad de la madre y el niño siempre fue el argumento que desplazó los partos desde casa al centro hospitalario.

Hablamos de antes de los años 60, cuando la mayoría de las casas no contaban con agua caliente, calefacción o el baño integrado dentro del domicilio, y no todas las madres podían acceder a una correcta nutrición durante todo el embarazo.

Así el parto se trasladó a la asepsia y el entorno controlado de los hospitales, los cuales fueron determinantes para mejorar la salud de nuestros bebes y madres, y llegar hasta el punto donde estamos.

Hoy nuestras viviendas cuentan con casi todas las comodidades necesarias para poder atender un parto de bajo riesgo en casa con tranquilidad. Por ello, muchas mujeres han reclamado el derecho a elegir para trasladar este momento de nuevo al domicilio.

Se trata de recuperar la comodidad de la casa, sin perder la sabiduría y los procedimientos hospitalarios. Así pues, el parto en casa tendría que contar con el beneplácito de tu ginecólogo, quien determinará el grado de riesgo de tu parto.

Si no existe riesgo, el parto podrá realizarse de forma programada en casa, desplazándose una matrona titulada para asistirlo y siguiendo con todos los procedimientos y protocolos médicos. Antes de ello, la matrona ya habrá mantenido 4 encuentros con la paciente, uno de ellos en casa donde explicará como adaptar todo para el alumbramiento.

La ley desarrollada por Reino Unido en 2014, incluye muchos otros supuestos que suspenden el parto en casa y lo trasladan al hospital por la seguridad de la madre, pero también cubre los gastos para realizarlo en casa y lo elige como la mejor recomendación para embarazos de bajo riesgo.

Sin duda, el caso de Caroline Lovell ha causado mucha polémica y durante años ha sido esgrimido como arma en contra pero hoy, una vez esclarecido, puede que sirva para retomar el diálogo entre las partes. Tú, ¿qué opinas?

Fuente: lavozdelmuro.net

 

 

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

1 comentario

  1. Miriam Aleyda García Serna el

    El tema es muy interesante para. Poder conllevar una gestación apropiada.

¿Qué opinas?