Falta de deseo sexual en el post parto ¿es normal?

0

 

El bajo deseo sexual post parto es altamente frecuente y por todo el mundo entendible, dicho de otra manera es algo natural, pues la naturaleza se encarga que la madre se enfoque en cuidar y alimentar a su cría. Sin embargo, con cada vez más frecuencia, las mujeres y por q qué no decirlo, también sus parejas se preguntan ¿hasta cuándo es “normal” no tener ganas?

Afortunadamente no existe una única fecha que establezca un límite a esta pausa. Existen mujeres que sienten deseo antes de cumplir la cuarentena, otras que lo pierden durante toda la lactancia debido a la acción anti erótica de la prolactina que disminuye el deseo, la lubricación femenina y mantiene a la madre mega alerta para garantizar la sobrevivencia del recién nacido y otras que, incluso después del destete, siguen sin ganas.

Lo importante, más que cuándo es normal o anormal, es que el tema no se transforme en un problema y que la falta de encuentros sexuales no debiliten de forma negativa otras dimensiones afectivas y de relación en la pareja.

Cuando se transforma en un problema y los/las amantes padres/madres se sienten incapaces de solucionarlo solos, es oportuno pedir ayuda a un especialista que pueda reconocer, más que las dificultades, las potencialidades con las que cuenta la pareja para recuperar la dimensión erótica e incluirla de manera satisfactoria al nuevo contexto.

 

En este punto es de vital importancia la comunicación en la pareja, la empatía y el ser capaces de ponerse en el lugar del otro, aprender a redescubrirse en esta nueva etapa como padres y pareja, y comprender que lo que antes daba resultado ahora no tiene porque darlo, pues ambos han cambiado, será crucial para evitar problemas mayores comprender que las mujeres que amamantan muchas veces dejan de tener deseo por un tema hormonal y no porque no les interese su pareja, del mismo modo las madres pueden tratar de comprender que a sus parejas todo esto les resulta muy extraño y que el acto sexual es también una forma de demostrar cariño por lo que si el problema persiste o se vuelve en un tema en la relación es conveniente acudir a una terapia sexológica.

En este caso la terapia sexológica, más que para solucionar una patología o un problema, se configura como un espacio de apoyo específico para el desarrollo de competencias amoroso-parentales, pues aprender a recuperar el deseo sexual tras la llegada de un bebé al núcleo familiar, es también un logro que sin lugar a duda beneficia a todo el círculo familiar y sus miembros.

 

 

Acerca del autor

Psicóloga de la Universidad de la Serena (Chile). Magister de segundo nivel en Mediación Familiar y Comunitaria de la Universidad Católica del Sacro Cuore (Italia). Especialista en Sexología Clínica y Educación Sexual y Afectiva. Práctica clínica con individuos, parejas y grupos, desde el 2011, en estructuras públicas y privadas. Experiencia en diseño y gestión de proyectos de Educación Sexual y Afectiva, promoción de la Salud y Bienestar Sexual en países de Europa, Asia y América Latina. Ha trabajado para la ONU, Terre des Hommes, Lega Italiana Lotta AIDS, AIED, y diversas entidades privadas relacionadas con la promoción de la salud. Actualmente reside en Chile, es académica de La Universidad de La Serena, atiende pacientes privadamente y es la responsable científica de un proyecto de educación sexual y afectiva dirigida a adultos a nivel internacional. Co-fundadora de la Escuela Transdisciplinaria de Sexualidad.

¿Qué opinas?