Etapas Emocionales del trabajo de parto

0

Más allá de las obvias señales físicas de que se está en trabajo de parto, hay algunas etapas emocionales que ayudan a determinar el progreso de una mujer en trabajo de parto y de asistirla emocionalmente durante su proceso.

 

Primera Etapa Temprana

 

(unos 4 centímetros de dilatación – aproximadamente)

En el inicio del trabajo de parto, la mujer puede no estar segura si realmente está en trabajo de parto. Ella puede parecer excitada o nerviosa cuando empieza a notar las expansiones. Algunas mujeres se vuelven inquietas y habladoras. Probablemente pueda continuar su rutina diaria. Muchas veces ella tendrá hambre en este momento.

Como Doula es importante que no te emociones demasiado, ya que puede o no puede ser verdadero trabajo de parto. Lo mejor es animarla a dar un paseo, comer, beber, ducharse y descasar.

Primera Etapa Establecida

A medida que su trabajo adquiere un patrón, ella se dará cuenta, “Esto es!” Esta aceptación puede ser emocionante y abrumadora para ella. Es posible que deba dejar de hacer lo que está haciendo y concentrarse durante las expansiones. Entre una sensación y otra aún conversa. Pero ya está consciente de los muchos cambios que se producen en su cuerpo.

La Doula o acompañante debe animarla a caminar. Caminar ayuda a abrir la entrada de la pelvis y se estima que acorta el trabajo en casi 28%. La madre debe tener libertad de movimiento y la doula debe estar comprometida a quedarse con ella desde este punto en adelante. Contar la duración de las expansiones (duración e intervalo) puede ayudar a determinar el ritmo de su trabajo.

Activo

Fase Activa (unos 4-9 centímetros de dilatación)

A medida que el trabajo se intensifica, el estado emocional de la mujer estará mucho más serio y decidido. Está trabajando duro y probablemente no quiera que la molesten durante las expansiones. Ella puede comenzar a perder su modestia en este punto. Es muy probable que pierda el apetito y que sienta la necesidad de usar el baño con frecuencia.

Es muy importante que la Doula mantenga un ambiente de paz y tranquilidad. Luces bajas y tranquilidad son lo que normalmente necesita en ese punto. Se debe alentar a la mujer a beber e ir al baño con frecuencia. Esta etapa del trabajo de parto que suele ser un trabajo duro y es cuando realmente necesita apoyo emocional y palabras alentadoras.

Transición

(unos 9 centímetros de dilatación, a veces menos)

Es común que las mujeres se sientan emocionalmente inseguras durante esta etapa. Muchas mujeres lloran y se sienten abrumadas. Ella puede asustarse o querer darse por vencida. Estas son buenas señales e indican que el bebé llegará muy pronto!

Reconocer la transición es lo más importante que una Doula puede hacer. Se necesitará una gran cantidad de consuelo y aliento en ese momento. Ella no debe ser molestada. Recuérdale que debe enfocarse en una expansión a la vez. Este es el momento en que muchas mujeres solicitan alivio para el dolor. Aunque la transición puede ser la parte más difícil del trabajo, por lo general no dura mucho tiempo. Dígale que lo está haciendo muy bien y asegúrale que ella puede hacer esto!

Segunda Etapa

Este es el momento para empujar al bebé hacia afuera. Ella poco a poco o de repente sentirá una necesidad de pujar. Por lo general obtendrá una explosión de energía, se calma y está decidida a conseguirlo y terminar el trabajo de parto. Es posible que la mujer sienta una sensación de alivio y placer en tomar un papel más activo. También ocurre que las contracciones parezcan detenerse, que la mujer se tumbe a descansar solo para incorporarse a los pocos minutos lista para pujar.

Se necesitará una gran cantidad de amor, aliento y apoyo emocional. Si ella ha evitado medicamentos para el dolor que ella y tiene libertad de movimiento elegirá la mejor posición para ella. La Doula debe recordarle relajarse completamente entre las expansiones para recuperar su energía. Es importante que se tome ventaja de este regalo de tiempo entre expansiones para descansar.

Es impresionante la gama de sentimientos que los nuevos padres experimentan en el momento del nacimiento. Después de tanto tiempo, trabajo y esfuerzo, lo han logrado; de repente, el dolor se ha ido y el bebé está ahí.

Tercera Etapa

Se refiera a la expulsión de la placenta después del nacimiento del bebé. Lo más probable es que la madre está demasiado excitada y atrapada en el alivio y la alegría del nacimiento.

Es importante que el bebé se coloque piel a piel con su madre. La estimulación temprana del pezón por parte del bebé causará importantes contracciones uterinas que ayudan a expulsar la placenta y evitar el sangrado excesivo materna. Los primeros momentos son sagrados y la madre, el bebé, deben ser alentados a interactuar suavemente y con amor. Suponiendo que la madre haya tenido un parto sin medicamentos, no debe haber ninguna razón para apresurarse para pinzar y cortar el cordón. Por lo general los médicos que reconoce la importancia de estos primeros momentos y lo fundamental de retrasar el pinzamiento del cordón y no apresurarse en lavar, pesar, o manejar al bebé.

 

Fuente www.placentera.com

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?