ETAPAS DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE EN EL PRIMER AÑO DE VIDA

0

Como padres, muchos vivimos ansiosos de escuchar la primera palabra de nuestros hijos/as, y en su primer año de vida, cada balbuceo puede ser el germen de ese esperado momento. Sin embargo, debemos saber que un bebé no hablará fluidamente en el primer año, pero que esa etapa es fundamental para cimentar un desarrollo del lenguaje social adecuado, que comúnmente comienza a los 18 meses del bebé.

 

De acuerdo al profesor Ricardo Regidor en su libro Las capacidades del niño (Ediciones Palabra, 2005),dentro del primer año de vida, se pueden detectar cuatro etapas de desarrollo de las habilidades comunicativas habladas:

 

0 a 3 meses: desde su nacimiento, el bebé puede responder los sonidos y orientarse hacia la fuente emisora del sonido. Hasta los tres meses, emite ruidos roncos y gritos agudos, vocalizaciones (sonidos creados solo por vocales únicas o en secuencia combinada: aaaaaaa o aaaauuueee) y también sonidos consonánticos (consonantes y vocales, como el típico agú) que en ocasiones pueden conformar sílabas, pero que no son intencionados ni contienen significados conceptuales.

 

3 a 6 meses: el bebé ya puede repetir cadenas de sílabas, ¡y le encanta! Toma conciencia de la emisión de sonido como forma de juego, comenzando a crear e imitar sonidos conocidos. El bebé ya entiende que a través de los sonidos que emite se comunica, y al quinto mes es capaz de controlar la intensidad de su voz, el volumen y la duración de sus intervenciones. Toma el ejercicio vocal como un juego, que debe estimularse y no interrumpirse.

 

6 a 9 meses: Comienza a ejercitar intuitivamente la lengua, jugando con ella, manteniéndola afuera y moviéndola con diferentes intensidades. A los 8 meses aproximadamente, ya puede emitir su primera palabra, que generalmente representa un concepto relevante de su entorno cercano (el tan deseado mamá  o papá, aunque puede ser otra palabra). Vemos en él el interés de expresarse, gesticulando y emitiendo sonidos intencionados, generalmente a imitación de lo que ve en los adultos o niños/as cercanos. Es capaz de gritar para demostrar enojo o persistencia en una actividad.

 

9 a 12 meses: El/la niño/a ya comprende los significados habituales de las palabras más comunes (prohibiciones, órdenes, nombres, objetos de su hogar) y es capaz de manejar y emitir unas 3 palabras de uso cotidiano, como , no, ya, auto, entre otros. Suele producir muchos sonidos sin significado conceptual, generando conversaciones intencionadas, que se refuerzan a través de gestos. Desea imitar sonidos hechos por las personas que lo rodean, tomándolo como un juego.

 

Si bien hay una gran cantidad de estudios que respaldan esta categorización en etapas, nunca hay que olvidar que cada niño y niña es único/a y que no necesariamente va a desarrollar su lenguaje hablado de acuerdo a lo esperado. Dentro del primer año de vida solo hay que dejar que los niños/as se expresen, sin preocuparse de medir sus habilidades lingüísticas. Recién a los 18 meses o más debemos poner atención a lo que podríamos considerar un retraso en el desarrollo del lenguaje hablado.

 

Durante sus primeros 12 meses solo es tiempo de disfrutar y estimular a través de juegos la capacidad comunicativa de nuestros amados hijos e hijas.

 

Pilar Fortunate
Mamá
Profesora de Castellano, licenciada en Educación y Magíster© en Didáctica de la Lengua y la Literatura, Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación.
Docente del Instituto Hebreo Dr. Chaim Weizmann y emprendedora con su tienda de artículos para bebés “Ojitos de amor”.

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl