“Apego entre padres e hijos disminuye conductas violentas entre adolescentes”

0

El apego entre padres e hijos/as podría disminuir la tendencia hacia relaciones violentas entre adolescentes, pues está considerado como un rasgo importante entre los bebés y adolescentes quienes requieren la protección de una persona más fuerte que tenga rasgos de confianza y credibilidad, dijo el especialista de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Hans Oudhof Van Barnerveld.

Explicó que entre los adolescentes es primordial el ejemplo que ponen los padres respecto del trato y la convivencia entre ellos, recordó que los modelos a seguir son importantes y por ello si notan alguna agresión o desdén en contra de uno de los integrantes de la pareja, ya sea por su aportación económica, su ocupación o por género, entonces replicarán el modelo.

“El apego prevalece a lo largo de toda la vida, tenemos también un estilo, o forma de hacerlo con quienes consideramos más fuertes. Es una conducta obvia en la primera infancia, y la principal función es de protección, es innata, biológica que desde el nacimiento una persona busca la protección de otro ser”.

Dio a conocer que para los padres es complejo lograr el equilibrio entre su estabilidad y la que requieren los hijos/as, especialmente desde la niñez, porque deben responder bien, a pesar de que sientan enojo o depresión.

“El apego es una forma de educación que recientemente se detectó como una vía segura para que los padres de familia logren lazos afectivos y la unión necesaria para no perder la comunicación con sus hijos y con ello prevenir actitudes violentas, negativas, complejas, en las que se pongan en riesgo”.

Asimismo, recordó que en los menores es primordial fomentar una conducta equilibrada entre las personas, y el respeto a los espacios de cada uno al interior del hogar, pues ello permite establecer modelos de aprendizaje y respeto sobre las figuras de autoridad.

Fuente: Diarioportal.com

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.