Consejos para proteger a tus hijos con el uso de internet

0

Por Carolina Sances, Psicóloga Infanto-Juvenil

Paula tiene 36 años y aún recuerda que la primera vez que usó internet fue a los 20. Su hija Javiera de 10, cree que su mamá le está hablando de la  época de las cavernas cuando le cuenta que en el colegio hacía sus trabajos en una máquina de escribir y, si necesitaba averiguar sobre algún tema, debía dedicar horas a buscar en los libros de la biblioteca del colegio. Y es que Javiera es una nativa digital, es decir, pertenece a una generación que nació cuando ya existía internet, por lo tanto en un mundo y una cultura diametralmente diferente a la que nació y creció su mamá, por lo que tal como a sus amigos de edades similares, se le da de manera natural manejarse en la web y relacionarse a través de redes sociales y con dispositivos tecnológicos. Su mamá en cambio es una inmigrante digital, ya que nació y creció en la era analógica y, para entrar en el mundo digital, debió aprender cómo funcionaba y adaptarse lo más rápidamente posible a él.

De hecho, a Javiera y Paula les sucede lo que a muchos padres de pre-adolescentes y adolescentes. Me refiero a que en el tema tecnológico se invierten los roles, siendo los hijos mucho  más expertos que sus propios padres, por lo que terminan enseñándoles y guiándolos en el mundo digital.

Sin embargo, que nuestros hijos sean nativos digitales no implica necesariamente que sepan usar la tecnología responsablemente, conforme a la ley y con conciencia del riesgo que implica y del autocuidado que se necesita.

Por esto, somos los padres los responsables de liderar la educación digital de nuestros hijos y de que no se transformen en huérfanos digitales, es decir en “niños o adolescentes que enfrentan solos o sin normas el emergente mundo de la conectividad e internet”. Y es que internet es la “nueva plaza pública” y, tal como no dejaríamos a nuestro hijo desprotegido en un lugar público, tampoco debemos hacerlo frente a la web.

En este sentido, son los pre-adolescentes uno de los grupos que, por sus características psicológicas, son más vulnerables a los riesgos de internet, por lo que les resulta fundamental la presencia cercana de sus padres para manejarse en el mundo digital. Esto nos plantea un gran desafío, por varias razones. Una de ellas es que la preadolescencia es una etapa de la vida con grandes ambigüedades, las que hacen difícil definir criterios de supervisión y control. Asimismo, cuando eran niños probablemente pudimos ponerles como condición para acceder a una red social que nosotros conociéramos sus claves, sin embargo lo más seguro es que hoy se niegue a esto como forma de cuidar y diferenciar de nosotros, su espacio personal. Pero donde creo que radica el desafío principal, es que para educarlos, protegerlos y acompañarlos en el uso de las tecnologías, debemos conocerlas profundamente.

¿Sabes qué significan conceptos como grooming, cyberbullying o sexting? ¿Sabes cómo funcionan redes sociales como Ask, Instagram o Facebook? Si desconoces algunos o todos estos conceptos, es muy probable que tengas una gran brecha digital con tus hij@s y mientras más grande es ésta, más solos estarán ellos en el mundo digital.

Es así como los expertos coinciden en que la primera medida para que nuestros hijos no sean huérfanos digitales, es introducirnos en el mundo digital. Esto implica, por ejemplo, crear perfiles en una cuenta, conocer los juegos on line, manejar las redes sociales de moda, conocer los chat a los que se puede acceder por los juegos, estar al tanto de las prácticas que se ponen de moda en la web, descargar aplicaciones, leer el contrato de esas aplicaciones, conocer al revés y al derecho las aplicaciones y páginas web favoritas de nuestros/as hijos/as, etc. Esto nos ayudara a ser conscientes de los riesgos e implicancias que  puede tener para nuestros hijos, navegar por el mundo digital y tecnológico.

Y es que hoy, con la llegada de los smartphones, quedaron obsoletos algunos de los clásicos consejos para proteger a nuestros hijos al moverse en el mundo digital, como mantener el computador en un lugar visible de la casa y manejar sus claves y, tal como en otras áreas de la crianza, más que prohibir e hiper-controlar, lo mejor es educar y acompañar.

En conclusión, manejarse  en el mundo tecnológico se ha vuelto un imperativo para los padres, no sólo porque es la manera más efectiva de poder entregar a nuestros hijos una educación digital que los proteja de riesgos, sino que además facilitará nuestra comunicación y conexión con ellos/as y nos validará ante su mirada, ya que para un nativo digital, el que no entiende cómo funciona este nuevo mundo, queda en gran medida invalidado.

Para profundizar más en este tema, les dejo un link donde aparece bastante información relevante y  útil: www.protegeles.com 

 

Acerca del autor

CONTACTO: carolina.sances@gmail.com . TWITTER:@carolasances . Consulta particular, talleres para niños y adolescentes y charlas y talleres para padres ----- Soy mujer, mamá de dos y psicóloga clínica, especialista en niños y adolescentes. Interesada en la difusión de temas de infancia y adolescencia, busco acercar los conocimientos de la psicología a los padres, con el fin de apoyarlos y que logren confiar en sus propias capacidades, en la tarea de criar a sus hijos. Esto, en una sociedad donde la dificultad de hacer tribu, torna muy difícil hacerlo de manera respetuosa y consciente.

¿Qué opinas?