Entrevista a Psicóloga Leslie Power

0
Por una #lactancialibre, entrevistamos a la Psicóloga Leslie Power sobre su importancia en los niños y su opinión sobre lo ocurrido en Quillota.
image

1- Cómo psicóloga, cual es la importancia que tiene la lactancia materna a demanda en el desarrollo neurológico de los bebes/niños/as?

Durante la lactancia ocurren procesos neurohormonales y emocionales, que no ocurren si no hay lactancia. Un bebé que succiona el pecho, en palabras simples, hace que en el cerebro de la madre se hagan presentes ciertas hormonas que activan la conducta materna, es decir, la ternura, la necesidad de besar, mirar, oler, cuidar al hijo. Es muy simple y natural. Cuando una mamá no da pecho y da mamadera, requiere de cierto esfuerzo consciente, pensamientos, que ayudan a establecer un vínculo amoroso. Muchas madres que dan mamadera, se han enterado que lo ideal es darla de la misma forma en que se da el pecho, es decir, muy cerquita, mirando, acariciando, etc.
Las investigaciones muestran que los hijos/as amamantados con leche materna tienen mejor desarrollo en el área intelectual, mejor desarrollo en el área social y emocional, así como mayor puntuación en pruebas de lenguaje. Son niños y niñas más sanos en general. Es que además de ser el alimento perfectamente natural para el mamífero humano viene en un envase maravilloso que además te abraza, canta, tiene rico olor, da calor y quita la sed. Es un intercambio entre madre e hijo, único e indispensable.
2- Los bebés toman el pecho no solo para alimentarse, también para ser contenidos, que pasa si se las tapa la cara con un pañal para cubrir los senos? Se pierde el contacto visual, se estresa el bebé al no ver a su madre?
Pensar que es lo mismo dar pecho sin contacto visual, táctil, emocional es de un nivel de reduccionismo absurdo. Implica creer que la leche materna es sólo leche y la verdad, es que se nos ha enviado un mensaje muy extraño y lamentablemente, en esta sociedad se nos ha enseñado desde niños a obedecer a la autoridad y nos dicen, hasta los 6 meses cómo mínimo y les creemos, cuando en rigor se sugiere lactancia hasta al menos los dos años.
Nos dicen ” dé pecho cada 4 horas” y la verdad es que el apego no tiene horario ni prefiere lugar, además a tu bebé le puede dar sed y ¿tendrá que esperar 3 horas? Es el bebé quien regula la cantidad y calidad de la leche materna, por tanto, se le debe ofrecer el pecho cada vez que lo desee. Entonces es contra natura pensar en lugares específicos para dar leche. Amamantar es un aporte para la sociedad y todos/as, hombres y mujeres, niños y niñas deben mirar y estar en contacto directo con esta conducta de apego normal de la especie humana.
Es la manera que tenemos de continuar con la especie humana. Luego existimos madres llenas de grietas en los pezones, mastitis y sólo nos pueden ayudar “especialistas” en lactancia, cuando toda mujer es una perfecta ayudante y sostenedora de otra mujer. Pero el cuerpo, los deseos, las virtudes de las mujeres, han sido reprimidas y con ello, los hijos. Es absolutamente necesario que cada madre se sienta libre de dar el pecho donde estime conveniente y lo primero que debe pensar es en cuidar y proteger a su cría y de pasada mostrar la mundo el poder del cuerpo femenino y la magia de la naturaleza. Las mujeres somos maestras de niños y niñas para garantizar una sociedad sana. Nuestra tarea es mayor.
Es muy importante el intercambio emocional entre madre e hijo. Pero si te queda más cómodo de vez en cuando cubrirte, no pasa nada. Los bebés toman tanto pecho y lo ideal por varios años, que si te tapas en una que otra toma, no pasa nada.
 3- Cuáles son los derechos de los niños/as que se vulneran al no permitir que la madre amamante donde sea y cuando sea sin restricciones y como afecta a un niño/a no ser amamantado cuando lo requiere y tener que esperar el lugar adecuado?
Las necesidades de los bebés deben ser satisfechas lo más rápido y adecuadamente posible. A medida que vamos creciendo vamos siendo capaces de esperar cada vez un poquito más. Pero dejar llorar a un bebé por hambre, sed, cariño, miedo, sueño, necesidad de seguridad, enfermedad, le hace mucho daño a nivel cerebral, ya que se secretan hormonas que tiene relación con el miedo, el estrés que generan sensaciones de desolación, pena, angustia, desesperanza. Sin duda, que llore un ratito y luego reciba lo que necesita y se calme es parte de la vida. Pero por ejemplo, un bebé de un mes de vida, comienza a mover si cabeza en busca del pezón, en su genética está la idea de que el pecho viene pegado él, luego puede comenzar a succionar su lengua, si la madre se da cuenta que tiene hambre y ofrece el pecho, ese bebé comienza a sentir que es comprendida y satisfecha, por tanto se siente en una relación despego más bien seguro. Si esas señales no son vistas por la madre o sencillamente la madre se siente incómoda por que las personas alrededor no le ofrece confianza para que ella pueda amamantar, puede comenzar a “engañar” al bebé con un chupete, se calma y luego el llanto feroz.
Las niñas y los niños que llegan a nuestro mundo tienen el derecho a recibir el mejor alimento para ellos. Tiene derecho a la seguridad emocional y a ser respetados en sus necesidades para garantizar su óptimo desarrollo físico y emocional. La sociedad completa, todos nosotros tenemos el deber de garantizar a la madre que amamanta la confianza para que despliegue  su maternaje. Una madre bien sostenida sostiene muy bien a su hijo.
4- Tu opinión sobre lo ocurrido en Quillota, más allá del caso particular, tenemos un problema como sociedad al considerar obsceno el amamantar sin taparse?
Estamos insertos en una sociedad patriarcal y machista, donde se nos impuesto ciertos códigos en relación a los cuerpos de las mujeres. Pareciera ser que nuestros pechos son principalmente fuente de seducción al “macho” cuando en realidad, nuestros pechos son sólo una parte de nuestro ser como mujeres y somos primero fuente nutricia para nuestras niñas y niños, futuros hombres y mujeres. Por eso es muy importante que nuestros hijos hombres y nuestras hijas mujeres nos vean amamantar, comprenderán desde su niñez que amamantar es normal y que las mujeres tenemos múltiples dones.
La publicidad de leche de fórmula para lactantes nos ha hecho creer que la leche de la vaca para terneros es consumible por nuestros hijos humanos y eso calza perfecto en una sociedad que no logra comprender y luego empatizar con las necesidades de los bebés y los niños/as. Es como que porque son “chicos” no entienden, no recuerdan, cuando en realidad, en los primeros años de vida se tejen las redes neuronales y sus estructuras para constituir la base emocional, relacional e intelectual en el futuro. Entonces, mujeres alentadas por el feminismo de la igualdad en búsqueda de derecho al trabajo, al dinero, a voto, hemos comprado un discurso, olvidándonos de nuestras diferencias y buscando desde ahí la igualdad de oportunidades reconociendo nuestros cuerpos y cortándolos.
Existen años de nuestras vidas en que nuestros hijos se nutren de nosotras, de nuestro cuerpo (mente/corazón/cuerpo) pero nuestro cuerpo ha sido mutilado en búsqueda de igualarnos al hombre, entonces, hemos ido a trabajar a un trabajo hecho por hombres y para hombres, donde somos unas extrañas que debemos sacarnos leche en el baño de la oficina. Si la sociedad realmente se pusiera el los cerebros de los niños, en sus zapatitos, buscaríamos políticas públicas en relación a la ética del cuidado, que garantice conciliación familia, trabajo y persona y garantice, antes que todo, el bienestar de los niños y niñas. Pero no, es muy caro. Y seguimos perpetuando el sistema social patriarcal, los ricos, sobre los pobres, los hombres sobre las mujeres, los hombres y las mujeres por sobre los niños y las niñas, a veces los animales van antes, junto o bajo, los niños.
Cuando tomemos consciencia de que nos sentimos bien cuando damos al otro, principalmente a nuestros hijos y dejamos de auto engañarnos, cuando los gobiernos de turno pongan máximos esfuerzos en la niñez, cuando respetemos nuestra naturaleza mamífera y reconozcamos que el placer nos hace bien, comenzaremos a andar más contentos y por lo mismo más sanos.
Lo que le ocurrió a Paula, nos ha ocurrido a muchas mujeres, día a día, todos los días, en el metro, en la oficina, en la propia casa, en facebook con la censura a fotos de madres amamantando, a la ¡revolución femenina le falta mucho! y quizás no debería ser una lucha femenina, debiera ser una lucha de todxs para todos/as.
Esto es más del patriarcado, machismo, ignorancia, violencia contra la mujer y contra las niñas y niños. Y lo más complejo, mujeres a las que les da asco, vergüenza, envidia, etc los fluidos y conductas de nosotras mismas, las mujer. Pero bueno, también cada día, gracias a internet, somos más las que nos nutrimos. ¡Seguimos!
Leslie Power Labbé
Psicóloga Clínica
Mamá de 4 hijxs
@powerlesliecl

 

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista.
Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños.
No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión.
Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso.
Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías.
@jbruna
jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?