Encuentros de maternidad en Rancagua por Psicóloga de Mamadre

2

Si te han gustado los artículos en mamadre de “el lado oscuro de la maternidad” o “criar en compañía de otras mujeres”, te va a gustar conocer la historia de nuestra psicóloga Pamela Labatut Hernández, quien ha comprendido en su experiencia personal y profesional que no basta sólo con informarse y leer sobre crianza, sino compartir y sanar las experiencias de nuestras maternidades, en un espacio de escucha, contención y trabajo terapéutico junto con otras mujeres.

Pamela, es Psicóloga Clínica de la Universidad Central y psicoterapeuta de adultos, se radica el 2013 en Rancagua luego de haber vivido toda su vida en Santiago. Realiza hace más de 8 años, psicoterapia para adultos en donde señala que la vida la ha ido sincrónicamente llevando cada vez más claro, por el camino de la psicoterapia para madres, sus puerperios y postpartos, de las vivencias con sus hijos adolescentes y de las relaciones de pareja antes y durante la crianza de los hijos. “Si bien trabajaba con muchas madres y padres sobre las dificultades propias de la crianza y la ma/paternidad, luego de convertirme en madre todo me llevaba al tema de la ma/paternidad. Cada vez que aparecía un consultante nuevo, era una madre viviendo pleno postparto o con temas de pareja. Me dejé llevar por eso que estaba pasando hasta que un día declaré públicamente en mi cuenta de facebook “Me encantaría escribir para un sitio web!.. algo sobre maternidad, o nutrición desde la psicología, o enfermedades… no sé, me encanta escribir, así que tiro mi deseo al de arriba, al universo… veremos si resulta” Dos días más tarde, me hacía socia y co-fundadora de Mamadre”. Revela Nuestra psicóloga.

“La maternidad para muchas es un desafío constante, dependiendo de la etapa de tus hijos, donde a veces más a veces menos, hay momentos en los que uno colapsa, se siente culpable y sobrepasada. “Necesito un descanso!!!” grita una voz interior. El autocuidado ahí, juega un papel trascendental para la salud mental de la mamá y por ende, de sus hijos, ya que incide directamente en cómo ella moldea el cerebro de su bebé, se relaciona con sus hijos y les enseña y educa a través del ejemplo, a ser personas seguras de sí mismas, valiosas y que se respetan”. Señala.

Cuando no nos cuidamos a nosotras mismas, ni nuestra salud ni emociones, estamos no sólo tratándonos como no nos merecemos (porque nos merecemos lo mejor! siempre!), sino mostrando con el ejemplo, que no somos nuestra propia prioridad y que probablemente, los demás son más importantes de satisfacer que nuestras propias necesidades de salud, alimentación, autoestima, etc. Ésto puede generar en los hijos, los mismos hábitos de anteponer las necesidades de los demás ante las propias o más sutilmente, centrarse en satisfacer las expectativas que el otro puede tener de mi, más que focalizarme en lo que me puede estar generando a mí esa situación. El 80% de la población a nivel mundial, tiende a buscar agradar al otro, a verbalizarle a sus hijos “si no te comes toda la comida me voy a enojar” ó “no llores que te ves fea” donde de alguna forma le estamos enseñando desde chicos a preocuparse más de lo que pueden decir los demás, “portándonos bien” para que me validen, me acepten, me amen.

circulosmaternidadrancagua

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Éste y otros temas toca en detalle Pamela, con un estilo directo y profundo, en sus círculos de mujeres. Un círculo de mujeres es un espacio de reunión de Mujeres. Madres primigestas, madres de varios hijos, mujeres relacionadas con la maternidad o que trabajan con madres son bienvenidas. Es un espacio sagrado de sanación y celebración. En los círculos de mujeres sanamos silenciosamente nuestros linajes, nuestra herencias y los mandatos que cargamos de nuestras familias, antepasados, cultura, y de nuestro género y las vivencias de todas aquellas que precedieron antes de nosotras.

Cuando estamos en un círculo de mujeres, todas sanamos ciertas heridas. Hablemos o no, lloremos o riamos, estar con más mujeres en un espacio terapéutico, guiado y amoroso, nos abre al crecimiento personal, a conectarnos con nuestras propias infancias, algunas bellas y otras no tanto. A conectarnos con nuestras madres, a entenderlas, perdonarlas o simplemente honrarlas. A conectarnos con nuestros maridos, parejas o los padres de nuestros hijos, armonizando la relación que tenga, permitiendo que fluya para el mayor bien de todos los involucrados. A conectarnos con nuestras sexualidades, partos, lactancias, con nuestro cuerpo de madre, nuestras historias de pareja, a revocar a la superwoman y convertirse en madres empoderadas pero felizmente imperfectas! a criar en compañía de otras mujeres y ser felices en común-unión con otras que sienten y viven lo que a mi también me pasa.

Nadie queda indiferente luego de asistir a un círculo de mujeres. Algo pasa dentro de tí, sutil o profundamente, y luego de esas 2 o 3 horas, te vas distinta, con algo resuelto, con algo más claro, con algo más consciente, con mayor paz o plenitud de lo caminos que has elegido en tu vida y tu maternidad.

“Me duele, me afecta! Ver en mi consulta y talleres, madres maravillosas, sintiéndose SOLAS! Hay mucha mamá Rancagüina, y ciertamente en otras parte de Chile, que trata de hacerlas todas, sola! Con o sin pareja, con o sin ayuda, mamás que se sobre-exigen, se culpan por lo que hizo o no hizo… mamás que se aislan…por miedos, baja estima, desánimo… unas creen que tienen depresión postparto, donde quizás lo único que necesitan simplemente es mayor contención de su pareja, otras que sienten que no son “suficientemente buenas” que se complican por trabajar o no trabajar, que no saben como volver a “ser ellas”, que ya no se sienten lindas… unas que al devenir en madres, sienten nuevamente el dolor de sus infancias, de la falta o exceso de madre, otras reviven abusos, otras cambian la manera de relacionarse con su sexualidad y se sienten extrañas, desfasadas… y así! muchas cosas más están pasando aquí, ante nuestros ojos, a nuestra vecina, a nuestras amigas y a nosotras mismas…
Todas!, estamos llenas de mandatos, cargadas de herencias que podemos dejar atrás, y más aún, sanar… ACOMPAÑADAS! Conectarnos! Pero cara a cara, abrazarnos, mirarnos a los ojos… Es necesario!!! Las redes sociales nos facilitan el contacto con otras mujeres viviendo lo mismo, pero el beso, el abrazo, el “me pasa lo mismo” mirándote a los ojos, no tiene precio ni tiene reemplazo alguno. Vivamos la maternidad plenas! dichosas! sin culpas, sin trancas! SE PUEDE!!!”
Y si! Hay estadísticas, hay datos…. Un círculo de mujeres brinda múltiples beneficios no sólo para mamá e hijos, sino para toda la familia:
– Disminuye el riesgo de depresión postparto
– Fomenta el apego seguro entre mamá y bebé y/o mejora la calidad del apego ya existente
– Aumenta la sensación de bienestar psicoemocional de la madre
– Ayuda a que mamá esté mejor conectada con las necesidades del bebé
– Ayuda a la lactancia materna
– Mejora la intuición y aumenta las certezas, aumenta la seguridad personal
– Esclarece los miedos y aprensiones propias de la maternidad en sus distintas etapas
– Nos abre a ver la maternidad como una oportunidad de crecimiento personal y goce. Dejar atrás el mandato de que maternar es un sacrificio!
– Nos centra en soluciones y no en problemas
– Mejora la relación de pareja, la comunicación y empatía
– Mejora nuestras sexualidades, nos empodera y nos liberamos de viejas pautas
– Disminuye el riesgo de enfermedades y dolencias físicas.
– Sanamos la vivencia de nuestros partos y los partos de nuestros hijos, aumentando la posibilidad de futuros partos más respetados e informados.
– Aumenta el autoestima y autovalía
– Aumenta la sensación de eficacia personal
– Mejora mi relación con mi cuerpo y autoimagen
-El encuentro con otras mujeres aumenta la producción de occitocina, la hormona del amor, encargada del placer
– Aprendemos de otras experiencias, enriqueciendo la nuestra
– Nos apoyamos con otras mujeres madres, creando lazos de amistad
¿En qué ahorras cuando asistes a un círculo?: En doctores, remedios, fármacos para relajarte, los clásicos ravotril para dormir, sertralina para subir el ánimo, sulpilan para relajarte y tener más leche… masajes descontracturantes, psicólogos infantiles, psiquiatras, psicólogos de pareja, de adultos! fines de semana para tratar de recomponer la relación, etc, etc.! “Si estás bien, sostenida, aprendiendo de tí… todo fluye mejor para contigo misma y tu entorno”.
Pamela insta a asistir con sus bebes y niños. “No quiero que ninguna mamá se quede afuera. Hay mamás que por no tener con quien dejar a los hijos, no tienen tiempo para mirarse a ellas mismas, cuidarse, sanar algunos dolores. Todas las mamás que quieran, pueden venir con sus bebés chiquitos, entrando con ellos al círculo mientras toman su leche, o dormitan en brazos de mamá, me encanta la exterogestación!. Y para los que ya están caminando o son más grandecitos, habrá una niñera de total confianza, quien tiene su agencia de cuidado infantil, entreteniendo con actividades a los niños y niñas que acompañen a sus mamás a un momento de autocuidado y contención que TODAS necesitamos” Recalca.
La idea es que se cree en Rancagua, un lugar en donde las mujeres y madres tengan un espacio en donde puedan conciliar el autocuidado con la maternidad. Tendremos distintos talleres y actividades tanto para mamás como niños, en donde ambos podrán pasarlo super bien, estando cerquita, en la sala de al lado, para luego retornar a la casa con una sonrisa de oreja o oreja, mamás más livianas, sintiéndose escuchadas y contenidas, sanando heridas o dificultades propias de la vida misma, junto a su/s hijo/s pero teniendo su espacio para estar un rato con ellas mismas. Por lo demás, éste tipo de iniciativas incentiva el descentralizar éste tipo de actividades de la capital, y desde mamadre, realizaremos círculos de maternidad en otras ciudades del país prontamente.
Los círculos son 1 vez al mes, y la duración es de 2 hrs y media aproximadamente
Cada círculo será de 10 mujeres máximo. Para quienes quieran asistir, deben reservar su cupo transfiriendo a su cuenta bancaria, indicando si van o no con niños y sus edades.
Inscripciones e informaciones al mail: contacto@psicologiayflores.cl
Lugar: Centro Dharma, Rancagua
Pamela además es terapeuta floral hace 8 años, certificada por la asociación iberoamericana, y ofrecerá a sus asistentes, terapia floral personalizada como complemento adicional al trabajo del circulo, para apoyar el proceso personal que cada mamá esté viviendo.El próximo círculo será el Sábado 11 de Julio de 17:00 a 19:30 hrs. Puedes conocer todos los detalles, valores, etc en su blog personal.
Pamela Labatut atiende en Rancagua en su consulta particular a adolescentes y adultos, abordando además otras problemáticas además de la ma/paternidad y crianza, realizando talleres y cursos; conciliando su propia maternidad con la pasión que le produce su profesión.
Área periodística
Mamadre

Acerca del autor

Mamá, Psicóloga Clínica - Psicoterapeuta. Terapeuta Floral Acreditada y terapeuta complementaria. Atención individual y parejas. Especialidad en Autoestima-autocuidado, duelo gestacional, maternidad, sueño infantil. Terapias, talleres y círculos de mujeres en Rancagua. www.psicologiayflores.cl

2 comentarios

  1. Liz Mosquera el

    Muy buenos días.

    Solo quiero darle las gracias señora Labatut por sus aportes, hace solo dos días tuve mi primer encuentro con uno de sus escritos y este desperto en mi la “curiosidad” y el deseo de conocer un poco mas sobre los temas que usted plantea ( mujer madre, adolescencia, familia entre otros).

    Saludos coordiales.

    Liz.

  2. Pingback: Libera la energía estancada en tu útero: aprende a sanar tu mente y cuerpo | Mamadre

¿Qué opinas?