Eligiendo nuestra mamadera

0

Cuando nació mi hijo mayor, no tuve problemas en darle pecho a libre demanda, eso hasta los 7 meses cuando de un día para otro, simplemente, no quiso más. Fue cuando comenzamos la búsqueda de la mamadera idónea para él y tras 6 intentos fallidos, la séptima fue el modelo que lo acompañó durante los siguientes años.

Con el menor todo ha sido diferente, ya llevamos un año y cuatro meses con lactancia materna y me parece que el pequeño no tiene ninguna intención de dejarlo, no obstante, hemos necesitado de más de un par de mamaderas para sus jugos y agua que tanto le gusta tomar. En este caso, la búsqueda no fue necesaria ya que mi suegra le regaló una mamadera que aseguraba tener la tetina muy parecida al pecho de la madre, y no se equivocó.

Lo anterior, me ha llevado a pensar que, así como no hay ningún niño/a  igual a otro/a, la elección de la mamadera tampoco es única. Hoy el mercado ofrece una amplia variedad de modelos, con diferentes materiales y tetinas. Es por ello, que Mamadre te entrega una serie de datos para elegir la mamadera más apropiada.

Material de la mamadera: ¿vidrio o plástico?

  • Vidrio: Tiene como ventaja ser más higiénico, tener mayor durabilidad y ser más resistente a las altas temperaturas, además de no absorber olores, sabores ni los colores de los alimentos. Sin embargo, una de las grandes desventajas radica en la fragilidad del vidrio, qumamaderae al recibir un golpe fuerte, se romperá, por lo que personalmente aconsejo utilizarla mientras seamos nosotras quienes alimentamos a nuestros/as pequeños/as. Así mismo, debemos estar atentas/os a las mamaderas cuando las guardamos en el bolso de los bebés para evitar que se rompa durante algún traslado.
  • Plástico: En relación a las mamaderas de plástico, es importante asegurarse que la mamadera que escojamos cumpla con todos los certificados de calidad y controles sanitarios, sobre todo que indique que el material no contiene componentes que puedan poner en riesgo la salud de nuestros/as bebés. En este punto es importante recordar que hace un tiempo se descubrió que existen mamaderas de plástico que si se les expone al calor, liberan un químico llamado bisfenol A (BPA).

Al respecto, el Ministerio de Salud explica que “este es un producto químico sintético que actúa como una hormona imitando al estrógeno y se utiliza para hacer plásticos, se encuentra en muchos plásticos de uso doméstico. Se han realizado asociaciones de este producto químico con eventuales efectos nocivos para la salud humana, tales como alteración del desarrollo, pubertad precoz, ciertos tipos de cáncer entre otras”.

Así mismo, señala que gran parte de las mamaderas de plástico están hechas de policarbonato (con bisfenol) y si se expone la mamadera al agua 0 bpahirviendo o se calienta en el microondas este compuesto se libera.

Aunque aún no existe evidencia científica de daños por este químico en seres humanos, es recomendable preferir aquellas mamaderas de plástico que estén libres de este químico. Un dato de gran utilidad es el triangulito de reciclado que aparece en los productos de plástico. Dentro del triángulo figuran ciertos números, se aconseja usar los que tengan los números 1, 2, 4 y 5, y evitar 3, 6 y 7.

Tetinas o chupetes de la mamadera

tetinas_forma

En el caso de las tetinas o chupetes, también existen varias alternativas en formas, tamaños y cantidad de orificios para la salida del flujo del líquido, debemos poner atención en las indicaciones que aparecen en las mamaderas, pues en ellas se indica el tipo de tetina que tiene y para qué edad o bebé es recomendable.

Hay chupetes y mamaderas que reducen el aire que traga el bebé mientras toma, esto les ayuda a reducir el hipo y los gases que pueden derivar en los molestos cólicos.

Respecto al material con el que están hechas las tetinas hay de caucho y de silicona. El caucho es un tipo de goma natural, es más blando pero tiene menor resistencia que la silicona; además, esta última tiene la ventaja de limpiarse con mayor facilidad y no absorber olores.

Según su forma, hay chupetes redondos, que se adaptan al ritmo de succión del bebé, gracias a sus diferentes posiciones y tetinas anatómicas, que imitan la forma del pezón materno. También hay chupetes especialmente adaptados para bebés con labio leporino o paladar hendido y que no han recibido tratamiento.

¿Cuándo cambiarlos? Cuando el plástico o el cristal con los que están fabricados se opaquen, rayen o agrieten.

Esperamos que esta información sea de utilidad para todas las madres, padres, familiares y amigos/as que se enfrentan a una gran variedad de mamaderas y sepan, informadamente, cual elegir.

Finalmente, es importante consultar al pediatra sobre qué modelo resulta más apropiado para nuestro hijo/a y tener presente que la última decisión la tendrá nuestro/a bebé quien elegirá su mamadera preferida.

 

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

¿Qué opinas?