Anticoncepción; elección consciente de nuestro cuerpo

1

Métodos de anticoncepción natural y no naturales

Personalmente, nunca me contaron sobre los métodos de anticoncepción, solo sabía lo que mi padre me decía “no tomes pastillas porque a tu madre le dio trombosis al consumirlas”. Así, fui madre a los 19 años sin tener idea de lo que era una protección para evitar el embarazo.

La invitación de Mamadre es que juntas conozcamos la amplia gama de métodos que existen. Antes de revisar los métodos de anticoncepción más recurrentes, cabe desmitificar al puerperio y la lactancia como estados en los que no se puede quedar embarazada.

Al respecto, el gineco-obstetra de la Universidad de Chile Dr. José Torres Hoffman, aclara que después del parto, periodo conocido como puerperio, no es recomendable tener relaciones sexuales, ya que existe la posibilidad mínima de ovular durante la cuarentena, por lo tanto, las mujeres podrían, aunque en un pequeño porcentaje, quedar embarazadas durante este tiempo.

Además, existe el mito que la lactancia es un método anticonceptivo natural. En este caso, las mujeres se encuentran parcialmente protegidas, explica el especialista, “porque la lactancia produce una falta de ovulación, la que es necesaria para el embarazo. Sin embargo, la posibilidad de embarazo de 100 mujeres que estando dando lactancia por un año se embaracen, es de 3 a 30 mujeres”,  por lo que se recomienda de todas formas incluir un método complementario.

¿Cuál elegir?

Métodos naturales:

Son una alternativa a las mujeres, que por diversas razones, no quieren usar métodos hormonales, intrauterinos o de barrera, pero explica el Gineco-obstetra, Dr. Torres Hoffman “tienen menos efectividad y requieren de más conocimiento y disciplina de la paciente, por lo que se recomienda estudiarlos muy bien antes de utilizarlos”.

elena sofíaMuchos métodos naturales se basan en el ciclo menstrual. Sin embargo, Elena Sofía Zambrano Gómez, terapeuta de los ciclos femeninos e investigadora menstrual y Diplomado en Anticonceptivos con la Universidad de California, aclara que “se debe tener en cuenta que cada ciclo nuevo es diferente y está afectado por factores como estrés, enfermedad, emociones, haciendo que esos métodos no sean altamente efectivos”.

El método Billings consiste en establecer los días fértiles mediante la observación de los cambios que se producen en el moco cervical, la humedad, la consistencia y cantidad de este, ya que son factores que determinan los días fértiles e infértiles de la mujer. Tiene como desventaja su baja efectividad si no se identifica bien el proceso.

Método de los días estándar: fija los días del mes en el que la mujer se encuentra en su ventana de fertilidad, entre el día 8 y el 19 del ciclo. El método tiene una efectividad baja porque no toma en cuenta que a veces se producen ciclos largos, pues ovulamos más tarde debido a estrés o enfermedad.

El método de ritmo, en el que el hombre se retira de la vagina antes de eyacular. Este método también tiene un porcentaje de efectividad más bajo, pues está comprobado que antes de eyacular se escapan algunas gotas que contienen un número reducido de espermatozoides.

Otro método que, siendo aprendido y usado correctamente, promete un 99% de efectividad, es el “Método de Fertilidad Consciente / Método Sinto-Térmico” propuesto por nuestra especialista y facilitadora de talleres de sabiduría menstrual y de fertilidad consciente, Elena Sofía y que pueden encontrar ampliamente en www.jardinenlaluna.com

El método, basado en un profundo conocimiento del ciclo de la mujer  y en signos de fertilidad científicamente comprobados, consiste en llevar un registro diario de estos signos: la temperatura basal, los fluidos cervicales y un tercer signo opcional que es la altura, apertura y firmeza del cérvix. Este método se puede utilizar si tenemos ciclos irregulares, en los años previos a la menopausia e incluso el método enseña a cuidarnos durante la lactancia.

Métodos no naturales.

Una alternativa popular en nuestro país es el dispositivo intrauterino (la “T” de cobre). Es altamente efectivo, durando hasta 10 años dentro del cuerpo. El inconveniente de este método son algunos efectos secundarios como sangrado irregular y menstruaciones excesivamente abundantes y dolorosas.

La ligadura de las trompas es un procedimiento quirúrgico con un porcentaje de efectividad del 99,5 %. Sin embargo, antes de decidirse por esta alternativa es importante informarse sobre el síndrome post ligadura de trompas y tener conciencia de que este método no es reversible.

Otros métodos no hormonales como los espermicidas y el diafragma, tienen un menor porcentaje de efectividad y tienen un nivel mayor de propensión a infecciones.

anticoncepciónEn el caso de los métodos hormonales, el mercado ofrece una amplia gama de presentaciones: píldoras, mini píldoras, implante subcutáneo, parche, inyección y anillo vaginal.

Si bien estos métodos tienen alta efectividad para el control del embarazo, también lo es que tiene una cantidad no menor de posibles efectos secundarios: dolores de cabeza y migrañas, subir de peso, ansiedad. Por lo que antes de optar por alguno, debe previamente realizarse un chequeo médico.

Elena Sofía ahonda en este punto señalando que “hace mucha falta alguien que nos guíe en el uso de estos anticonceptivos, pues generalmente son recetados a cualquier mujer que los pida. Pero los riesgos son mayores para algunas mujeres, por ejemplo, para quien empieza a tomarlos muy joven, cuando su sistema reproductivo aún no termina de madurar, o para quien los toma muchos años seguidos”.

Cada mujer es un universo único, es de gran relevancia conocerse a sí misma y asesorarse por los especialistas para tomar la mejor decisión, sabiendo el pro y contra de cada método, tomando en cuenta que la elección es personalizada y depende de diversos factores, como las enfermedades asociadas, presupuesto, nivel cultural y tiempo por el cual se quiera proteger, entre otros. Lo importante es que, sea cual sea su decisión, sea informada y consciente del bienestar de su cuerpo.

Por: Javiera Milla, mamá de Matías y Daniel
Periodista

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.