El SIMCE: una carrera de segregación

1

Hace unos días conversaba con unas colegas sobre los resultados del SIMCE de este año y me quedé pensando en esta “carrera” que año a año se repite en los establecimientos de nuestro país.

Trabajé durante casi 10 años en el área de la Educación Especial, en donde el SIMCE se vive de otra manera. Los alumnos con los que trabajo son alumnos con distintas características, Síndrome de Déficit Atencional, Hiperactividad, Síndrome de Asperger, Trastornos del Aprendizaje escolar, Déficit cognitivos, etc. pero por sobretodo alumnos vulnerables que han arrastrado durante años fracasos escolares y que el SIMCE no hace más que segregarlos. simce

El SIMCE, a mi parecer,  es un sistema que mide conocimientos entregados sistemáticamente sin importar la metacognición, los procesos involucrados en los alumnos (ritmo, habilidades, etc) y que favorece la memorización más que la apropiación efectiva de los aprendizajes.

En los colegios “preparan” a los niños para el SIMCE con el propósito de obtener resultados que impliquen alcanzar un status de “mejor colegio”, una posición social, etc. Los alumnos que yo atiendo, son alumnos con necesidades educativas especiales, que tienen un ritmo de trabajo distinto y que este tipo de pruebas no hace más que marcar aún más las diferencias entre los segmentos socioculturales, volviéndose un sistema reduccionista y simplista que intenta medir a través estadísticas y un modelo cuantitativo  la calidad de la educación.

El SIMCE no es solo un stress para los alumnos sino también para los profesores que son evaluados en su quehacer docente según los resultados que obtienen sus cursos se les califica de “buenos” o “malos” docentes. Es común ver docentes estresados llenos de guías SIMCE y que a la vez deben cumplir con los planes y programas ministeriales.

La segregación sociocultural reflota a través de los resultados y los colegios son categorizados a través de banderitas verde, roja y amarilla según el “nivel académico alcanzado”, la obtención del anhelado SNED está en parte supeditado por los resultados SIMCE, los cursos que obtienen mejores resultados son premiados y así una larga lista de recompensas por los buenos resultados.

simce1

¿Será esta la mejor manera de evaluar nuestra calidad en la educación? ¿A través del stress, la presión, la comparación y la segregación? La intervención verdadera para asegurar calidad en la educación se debe hacer desde las bases en donde el profesorado, los alumnos, apoderados y toda la comunidad educativa participe y que no solo sea a través de una cuantificación a través de preguntas de memorización, sino de un trabajo en donde todos y cada uno de los integrantes del sistema educativo, sean tomados en cuenta desde su realidad.

María Lidia Fenick Hernández.

Mamá de Vicente de 3 años.

Educadora Diferencial, Especialista en Trastornos Específicos del Aprendizaje y Licenciada en Educación. Educadora para padres de “Disciplina Positiva” por la Positive Discipline Association.

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

1 comentario

  1. Comparto totalmente lo que señalas. He tenido una experiencia laboral muy similar a la tuya y comprendo desde cerca lo que tan bien haz relatado. Espero que este artículo sea leído por muchos y que tus palabras hagan eco en los rincones más oscuros de esta sociedad. Muchas gracias por lo compartido. Mónica

¿Qué opinas?