El rechazo de las licencias médicas: otra dura lucha que dar cuando tienes un hijo APLV

0

Hacer la dieta de exclusión, estabilizar a tu guagua y aprender a leer las etiquetas de todo, TODO lo que entra a tu boca se puede, se logra y luego de algún tiempo, si has tenido suerte y tu guagua está bien, haces una vida normal. Alegre y feliz.

Esta “felicidad” dura exactamente 5,5 meses. Justo en esa fecha termina el post natal y tú, sin saberlo, has comenzado una nueva batalla. Una lucha que te lleva a sumergirte en innumerables papeleos para lograr, para conseguir lo que es tu derecho. El cuidado de tu hijo con alergia alimentaria hasta que cumple el año de vida.

¿Por qué? Por que quienes hacemos la “dieta del amor” amamantamos tiempo completo a nuestras guaguas, y hacer este régimen fuera de tu casa, diariamente, es realmente difícil y costoso.

Además, ¿saben ustedes cuántas salas cuna reciben a nuestros hijos con APLV? Casi ninguna. Y es que resulta tremendamente complejo, pues además de la manipulación especial de los alimentos, leche, juguetes, pañales, agua de estos niños alérgicos. Las tías deben procurar que ningún otro bebé “normal” toque a tu guagua…. Pues inevitablemente ese niño sano tendrá rastros de leche u otros alérgenos en sus manos, mocos, estornudos, saliva, etc. ¿realmente alguien cree que eso es posible?

Una guagua con alergia alimentaria, por lejos, está mejor cuidada en su casa. Y recordemos que mientras menos “brotes” o “reacciones” presente, más posibilidades existen que de su sistema inmunológico se “reseteé” y olvide que era alérgico. Esto ocurre alrededor del año de vida. El mismo tiempo que en teoría puedes extender tu postnatal.

¿Por qué no ocurre y las isapres rechazan las licencias? Porque las alergias alimentarias no pueden detectarse solamente con un examen y son usadas de manera abusiva, es una especia de “nuevo reflujo” como causal para extensiones truchas de post natal, y por ello, pagamos justos por pecadores.

Aún recuerdo cuando mi hija tenía dos meses y sus deposiciones eran casi todas con estrías de sangre y una “amiga”, que ya estaba a punto de terminar su post natal, me pidió caca… estaban, junto a su pediatra amiga juntando “pruebas” para hacer pasar a su hija como una niña APLV. Casos como este existen muchos, y nos hacen el camino cuesta arriba a las familias que sí padecemos esta condición.

¿Qué hacer cuando la isapre rechaza las licencias? Apelar al Compin con informes médicos del doctor especialista (gastro o inmunólogo infantil) y un informe de tu pediatra más todos los exámenes hayas realizado en el camino, mes a mes, cada una de tus licencias. Y AHORRAR… no sé de donde, por que entre que una institución eleva la documentación y permisos a la otra, pasan a veces más de 60 días en que llegue tu sueldo. Para ese entonces, ya te encuentras apelando la licencia siguiente y tramitando que te hagan la que toca ese mes. Se pierde mucho tiempo y no te puedes salir de los plazos de apelación. Emocionalmente hay un desgaste. Vivir teniendo la duda de si recibirás tu sueldo te pone las cosas cuesta arriba.

Somos muchas las mujeres que vivimos estas pericias y no tendría por qué ser así. Cuando existe el derecho de cuidar a tu hijo por “x” condición no deberías perder tanto tiempo en hacerlo valer. Pero pasa y muchas tiran la esponja y vuelven a trabajar, otras simplemente no pueden darse el lujo de vivir sesenta días sin plata, pues además de los básicos de todo ser humano la dieta de exclusión es cara y las leches especiales aún más.

 

www.themommy.cl

 

Acerca del autor

Junto a Pato, padres de Felipe y Laura. Periodista especializada en temas de crianza y emprendimiento femenino, fundadora de TheMommy.cl Luego de tener a mi primer hijo descubrí que sólo creando un espacio nuevo podría criar, trabajar y relacionarme con mis seres queridos "sin perderme" de nada. Equilibrando a la mujer, mamá, amiga y pareja, respetando mis ritmos y los de mis niños. Encuéntrame en www.themommy.cl

Comments are closed.