El juego del silencio: juego montessori para calmar a los niños

0

El juego del silencio es un juego Montessori, pensado para que el niño aprenda a conectar consigo mismo, a buscar la paz interior y recuperar la calma en situaciones estresantes incluso cuando no tengan un adulto que los ayude a volver al equilibrio. Como todo en Montessori siempre se hace a través del juego y su práctica habitual ayudará a tu hijo a cultivar la auto disciplina, la paciencia y la tolerancia, además de agudizar y refinar el oído.

Este juego es comúnmente usado en colegios que siguen este método, pero puedes hacerlo también en casa con ellos e involucrar a toda la familia, aprender a lograr el silencio interno es de los mayores desafíos de la humanidad, y enseñarlo a tus hijos e hijas desde pequeños es uno de los mejores regalos que les puedes hacer. Sobre todo hoy que los niños y niñas viven en un mundo hiper ruidoso, con exceso de estímulos visuales, auditivos y sensoriales donde volver a la calma se hace cada día más difícil

¿Cómo jugarlo en casa?

Te parecerá obvio pero no debes olvidar que esto es un JUEGO, es decir, no puedes obligarlo, ni presionarlo i mucho menos usarlo para corregir conductas, tiene que ser un estado placentero y entretenido para el niño para que él lo pueda interiorizar.
Este juego funciona muy bien en grupos, pero también lo puedes hacer con un solo niño.

Materiales

No es necesario tener ningún material pero si lo deseas puedes tener algún instruemento musical de sonidos suaves, como xilofono, triángulo o similar para marcar los tiempos, una vela y un reloj de arena también pueden ser de gran utilidad para comenzar.

Las primeras ocasiones sobre todo con niños pequeños es recomendable que el juego dure 20 a 30 segundos y que el tiempo vaya aumentando en duración hasta que el niño o niña vaya aguantando más tiempo en silencio.

Juego individual

El niño o niña se sienta en el suelo, o en una silla, o cojín, en un espacio cómodo y tranquilo. Le explicas que van a jugar al Juego del silencio, y que tenemos que tratar de averiguar ¿qué se escucha en el silencio? para comentarlo al finalizar el juego.

Puedes marcar el inicio y término del juego con algún instrumento, una campanita, un cuenco, triángulo, cualquiera que tengas a mano, pero que siempre de sonidos suaves.

Ojos abiertos

Para comenzar pueden jugarlo con los ojos abiertos, si lo deseas puedes encender una pequeña vela para que el niño se concentre en ella y que la sople al finalizar el tiempo, un reloj de arena también es una buena opción. Una vez finalizado pregúntale a tu hijo o hija qué ha sentido, cómo se ha sentido y qué ha escuchado.

Ojos cerrados

Si el niño es mas grande o luego de unos días de practicarlo con ojos abiertos puedes invitarlo a que prueben con los ojos cerrados, realizas lo mismo que en el paso anterior, pero esta vez es mejor marcar el inicio y término del momento de calma con un instrumento musical.

Juego grupal

Ideal para hacerlo al finalizar un cumpleaños o en colegios y jardínes, incluso en navidad antes de ir a dormir. es ideal si tienes el espacio que hagas el juego en el living y los lleves luego al comedor, o lo hagas en una habitación y luego los lleves a la sala de estar o un sector alejado donde no puedan alterar el silencio de los otros.

Indicaciones

Invitas a todos los niños y niñas a sentarse en un círculo, le explicas, usando un tono de voz baja que los irás llamando por su nombre una a uno y que deben pararse en silencio y caminar sin hacer ruido hasta la otra habitación o donde esté la guía o persona que está dirigiendo el juego.

Inicia el juego con el sonido de un instrumento, les invitas a cerrar los ojos y a no moverse y que estén atentos a qué se escucha en el silencio, los vas llamando uno a a uno susurrando al oído o hablando en voz baja”Le toca salir del círculo a Andrea” y al llegar a tu lado le susurras al oído una virtud de ella, algo que le haga sentir bien. O si lo deseas puedes volver a tocar el instrumento musical para que todos sepan que acabó el juego. En este caso sentados en el círculo y por turnos preguntas a cada niño y niña cómo se sintieron, qué escucharon, qué sintieron.

Elegir el momento adecuado

Para que este juego funcione y sea placentero para tus hijos, es preciso que previo a esto haya realizado alguna actividad física o un juego con movimiento. “Para que un niño se mantenga quieto primero tiene que poder controlar sus movimientos. Los juegos con movimiento hay que practicarlos antes que el juego del silencio. El pequeño tiene que saber controlar su cuerpo para poderse quedar quieto”.

Este juego está pensado para niños a partir de los 2-3 años de edad y tiene como mayor ventaja que le enseñas a tus hijos el auto escucha, regalándoles momentos de calma y alegría de manera lúdica y didáctica. Puedes jugarlo cada noche antes de dormir para bajar las revoluciones, o cuando sea necesario que tu hijo o hija vuelva a un estado de calma.

Disfruta este juego y cuéntanos cómo les fue! Y recuerda que Montessori no es sólo un método de enseñanza, sino una filosofía de vida que puedes usarla en casa aunque tus hijos vayan a colegios tradicionales.

 

 

Fotos:

Elige Educar.cl

Montessori en Casa

 

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora. Fundadora de Mamadre, amante de la vida, un buen vino junto a un libro y mi amado Valparaíso. La maternidad me cambió y hoy me siento en el deber de acompañar a otras madres para criar en libertad.