El colecho ayuda a los padres varones a sintonizar biológicamente con su bebé

0

Una nueva investigación de la Universidad de Notre Dame muestra que los padres varones que duermen cerca de sus hijos experimentan una reducción en los niveles de la testosterona. Investigaciones anteriores de seres humanos y otras especies sugieren que esta disminución podría hacer que los hombres respondan mejor a las necesidades de sus hijos y les ayuda a responder a las demandas de la paternidad.

En este estudio, el antropólogo Lee Gettler, de Notre Dame demuestra que la proximidad del sueño entre los padres y sus hijos (en la misma superficie) resulta en una menor testosterona en comparación con los padres que duermen solos.

Gettler muestreó a 362 padres, todos ellos de entre 25 y 26 años de edad, y los dividieron de acuerdo con la ubicación nocturna de los que dormían: los que dormían solos, los que dormían en la misma habitación que sus hijos y los padres que dormían en la misma superficie que sus hijos.

Tal vez te interese leer Sueño Infantil Una mirada respetuosa 

Los niveles de testosterona de los padres se midieron a partir de muestras de saliva recogidas al despertar y de nuevo justo antes del sueño. Aunque los niveles hormonales de los tres grupos no mostraron diferencias significativas al levantarse, aquellos que dormían en la misma superficie que sus hijos mostraron una testosterona más baja por la tarde.

Entre los hombres que no eran padres al inicio del estudio (2005), aquellos que tuvieron hijos posteriormente y colecharon experimentaron una disminución longitudinal significativamente mayor en T por la tarde en el período de estudio de 4,5 años en comparación con los padres que dormían separadamente. Entre estos mismos hombres, la T de base no predijo los arreglos para dormir del padre durante el seguimiento.

La fisiología del padre humano tiene la capacidad de responder a los niños”, dice Gettler. “Nuestra investigación anterior ha demostrado que cuando los hombres se convierten en padres, su testosterona disminuye, y que aquellos que dedican mucho tiempo a su cuidado -jugando con sus hijos, alimentándolos o leyéndoles- tienen una testosterona más baja. Estos nuevos resultados complementan la investigación original dando un paso más allá, mostrando que la proximidad nocturna o la proximidad entre padres y sus hijos tiene efectos sobre la biología de los hombres y eso parece ser independiente de lo que estén haciendo durante el día“.

Se ha llevado a cabo una investigación exhaustiva sobre la fisiología del sueño y la lactancia materna de la madre y el bebé, pero este es el primer estudio que examina cómo la proximidad del sueño padre-hijo puede afectar la fisiología de los hombres.

En otras especies, la testosterona tiene el efecto de impulsar el apareamiento masculino a través de mejorar su masa muscular para competir con otros machos y atraer la atención de las hembras. Se piensa que la hormona funciona de manera similar en los seres humanos, y la testosterona más alta se ha relacionado con comportamientos que pueden entrar en conflicto con una función paterna adecuada, como la búsqueda de sensaciones y el riesgo. La investigación anterior encontró que los hombres con la testosterona más baja mostraron una mayor empatía y necesidad de responder a los llantos del bebé en comparación con los hombres con la testosterona más alta.

“Hay tantas posibilidades intrigantes aquí para investigaciones futuras: ¿Por qué los padres tienen menor testosterona cuando duermen muy cerca de sus hijos? ¿Refleja los papeles de los padres humanos en nuestro pasado evolutivo? ¿Cómo cambia el cuidado nocturno paterno cuando sus niños están cerca? ¿Cómo cambia el colecho la arquitectura del sueño de los padres cuando sabemos que las madres se sincronizan con los patrones de sueño de sus bebés y se despiertan más fácilmente?”, dice Gettler.

“La testosterona es una hormona que con frecuencia es parte del discurso público, la conversación a menudo dominada por la falsa idea de que la” virilidad ” es impulsada exclusivamente por la testosterona. Hay una creciente evidencia de que la fisiología de los hombres puede responder a la paternidad implicada- algo que hace tiempo que se pensaba era algo limitado a las mujeres. Esto nos sugiere que la paternidad activa tiene una historia antigua en la especie humana y nuestros antepasados. ​​Para algunas personas, la idea social de que el cuidado de sus hijos es un componente clave de la masculinidad y la virilidad puede no ser nuevo; vemos una creciente evidencia biológica que sugiere que los hombres han desempeñado este papel desde hace mucho tiempo”.

Fuente: www.saludmentalperinatal.es

Leer el estudio original en inglés haz click aquí

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?