El chupete, el verdadero papel que juega en los niños

10

Mucho se habla del uso del chupete, siendo lo nocivo que puede ser para el desarrollo dental la afirmación más frecuente.

Este breve artículo tiene por objeto aportar a la discusión sobre el tema, partiendo por aclarar para qué los bebés o niños pequeños usan el chupete.

Como mamá, me han dicho más de una vez (médicos, familiares y amigos) eso de “tú no eres chupete”, sobre todo al momento de dar pecho al dormir al bebé. Pero nosotras tenemos clara nuestra identidad. Nosotras no somos chupetes, la asociación es a la inversa. Los bebés utilizan el chupete para reemplazarnos.

¿Qué es el chupete? y ¿para qué lo usan los bebés y niños pequeños?.

El chupete forma parte de los llamados objetos transicionales (objetos escogidos por los niños(as) como tutos, peluches, mamaderas, etc.) que los niños y niñas usan para ayudarse en su autorregulación emocional. Ésta será un proceso de aprendizaje y requerirá del apoyo paciente de los padres o cuidadores en la primera infancia. El chupete, entonces, calmará al niño en una situación específica (sueño, pataleta, etc.), porque recordará a la madre o cuidador primario y le permitirá calmarse con mayor facilidad.

En general, el uso de este objeto transicional, irá disminuyendo paulatinamente y podrá extenderse hasta los cinco años, aproximadamente, cuando los niños utilizan otras herramientas de autorregulación, demostrando la madurez adquirida, con la guía amorosa del adulto.

Por lo anterior, no sería tan buena idea eliminar el chupete de manera abrupta y temprana, pues podríamos dejar sin ese objeto de apoyo a nuestros niños y niñas, cuando no tienen aún a su corta edad, las herramientas para autorregularse.

Por otra parte, de acuerdo a lo expresado por la Sociedad Española de Odontopediatría, en base a un trabajo publicado por Jane Soxman, el uso del chupete no sería tan perjudicial, como estamos acostumbrados a creer, en el desarrollo de la dentición. De acuerdo a este artículo, el uso del chupete, podría acarrear dificultades si su uso se prolonga más allá de los tres años y se utiliza de forma continua, por alrededor de seis horas diarias. Así de la fuerza y el tiempo que se use el chupete, dependerá la presencia de malas posiciones dentales.

Considerando que el chupete es usado, ideal y generalmente, en momentos muy puntuales del día (al dormir, en caso de pataleta, pena, rabia, etc.), su uso intermitente no implicaría mayores dificultades. El empleo del chupete podría provocar una mala posición dental transitoria, la que sería reversible, tiempo después de interrumpir su uso.

Teniendo en cuenta esta información, es relevante que como padres y madres, nos informemos y decidamos sin dejarnos influir por prejuicios o presiones sociales. La decisión de eliminar el chupete, puede depender de varios factores que deberemos tener en cuenta al momento de promover el que nuestros niños dejen de usarlo. Cada historia familiar es única.

A mi modo de ver, la promoción del abandono del chupete podrá ser paulatina, según le edad del niño o niña, sus características personales y el apoyo que brindemos los padres en momentos de mayor estrés. Además, siempre será mejor que succione el chupete que el dedo.
Por otra parte, considerando que, a medida que su maduración les permite recurrir a otras estrategias de autorregulación, deberemos observar el uso de este objeto transicional de forma constante o a mayor edad.

Como ejemplo, mi hija de 4 años utiliza el chupete de forma cada vez más ocasional, a veces cuando tiene sueño, cuando me extraña o cuando le viene alguna pataleta. Mi experiencia me dice que ella sola lo dejará. Como contrapunto, mi hijo de un año jamás ha aceptado el chupete.
MÓNICA PONCE QUIRÓZ
MAMA DE DOS
FONOAUDIÓLOGA
DIPLOMADA EN TRASTORNOS ESPECÍFICOS DEL LENGUAJE,
NEUROPSICOLOGÍA INFANTIL Y PROMOCIÓN DE APEGO SEGURO
mponceq@hotmail.com

 

Acerca del autor

Fonoaudióloga Universidad de Valparaiso egresada en el año 2001. Con más de 14 años de labor profesional, 10 de los cuales fueron hechos en el Sistema de Salud Pública. Experiencia en la práctica de exámenes auditivos en niños, atención de niños y niñas con Trastornos del Lenguaje y la Comunicación, además de haber sido encargada de programa GES en Hipoacusias del adulto mayor. Diplomada en Neuropsicología Infantil, Trastorno Específico del Lenguaje y Promoción de Apego Seguro.Feliz mamá de Josefina y Arturo. correo electrónico: mponceq@hotmail.com/ teléfono: +56983606010/ alapa.cl