El camino que toma Chile hacia nacimientos más humanizados

1
Del 18 al 22 de mayo se celebró la Semana Mundial del Parto Respetado, instancia que generó diversas actividades de conmemoración principalmente en instituciones de salud, pero por sobre todo, reactivó el debate respecto de los derechos de los padres y los recién nacidos en el momento del parto.
parto_respetadoLejos de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, Chile ostenta una de las tasas de nacimiento por cesárea más altas del mundo, llegando en el sector privado al 70%. Por esta razón se han iniciado múltiples campañas que llaman a educar a las mujeres en este ámbito, y a empoderarse de ciertas decisiones en el proceso de dar a luz, con el fin de evitar intervenciones innecesarias al respecto.
“En países como el nuestro resulta imperativo realizar campañas que sensibilicen tanto al equipo médico como a las usuarias en la toma de decisiones, permitiéndoles contar con un parto humanizado y alejar de forma definitiva la intervención innecesaria de tal natural proceso. No olvidemos que uno de los más importantes beneficios es el apego precoz con la madre, lo que puede influir positivamente en el desarrollo futuro del recién nacido”, explica Andrea Rodríguez, directora de Obstetricia de la U. San Sebastián.

Proyecto de ley que protege a las madres
Conceptos como el violencia obstétrica han surgido tras la práctica de hábitos que suponen una falta de respeto a los derechos de la madre y el recién nacido, en virtud de coordinar aspectos logísticos en los pabellones, el calendario de los médicos, o en general situaciones que nada tienen que ver los con los tiempos y procesos naturales que suponen los nacimientos.
Cabe mencionar que el derecho comparado define el concepto de violencia obstétrica como “un tipo de violencia de género que se ejerce sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, en un abuso de medicamentos y patologización de los procesos reproductivos”. En Chile ya se presentó un proyecto de ley que busca tipificar legalmente este concepto, con el fin de castigar conductas del personal médico que eventualmente ejerzan maltrato en mujeres que dan a luz, especialmente cuando se trata de personas en situación de vulnerabilidad socio económica.
El proyecto, presentado por las diputadas Marcela Hernando (PRSD) y Loreto Carvajal (PPD), según se señala en la Cámara de Diputados, define disposiciones generales como los derechos de la mujer embarazada; la asistencia al parto; concepto de Violencia Gineco-Obstétrica; actos que constituyen esta forma de violencia; derechos de la mujer no embarazada y derechos del padre, entre otros. Por otra parte se definen sanciones al personal sanitario a través del Código Penal, lo que se suma a las penas incluso al prestador de salud.

“Es necesario empoderar a las mujeres sobre sus derechos y deberes como usuarias, que accedan a una preparación adecuada respecto del embarazo, el parto, el puerperio y cuidados del recién nacido. Y por supuesto esto no es exclusivo de la mujer, es fundamental incorporar a la pareja en todo el proceso reproductivo, y asimismo en la crianza de los hijos”, recalca Rodríguez.

Durante 2013 se produjeron 240.000 nacimientos, de los cuales un 49% fue por cesárea, pese a que la OMS recomienda que este tipo intervenciones no excedan el 15%.
Pero qué significa concretamente acceder a un parto respetado, y cuáles son los derechos de madre y su hijo. Entre las principales consideraciones, Rodríguez explica que, un parto humanizado corresponde a una forma de atención en donde se respeta el derecho de la mujer, el padre y el neonato durante su nacimiento, “esto se refiere a ser protagonistas de ese momento tan importante en la vida de las familias”.
Por otra parte, los derechos de la madre incluyen: participación activa en las decisiones de los procedimientos médicos y de su propio parto, contar con toda la información de las intervenciones médicas que pueden ocurrir durante el preparto, parto y posparto, y el derecho al respeto de los tiempo naturales del proceso, evitando prácticas invasivas, entre otras cosas.
En tanto el recién nacido tiene derecho a ser tratado con dignidad y respeto, a una correcta identificación en el momento de nacer, y a permanecer con su madre en la sala mientras permanezca en el recinto hospitalario, por mencionar solo algunos.

 

Fuente: www.publimetro.cl

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

1 comentario

  1. Hola, hace 5 meses di a luz a mi bebe por cesarea y hasta el dia de hoy tengo la duda de si era realmente necesaria. Yo queria de todo corazon un parto normal pero el dia en que entre en labor de parto tanto la matrona como el medico me dijeron que debian someterme a una cesarea porque el bebe estaba muy arriba, no habia bajado pese a estar de cabeza. Era realmente necesaria la cesaria?

¿Qué opinas?