Dolor de cabeza, el invitado de piedra en la maternidad

0

El dolor de cabeza, sin duda alguna, es uno de los síntomas más recurrentes en la población mundial. ¿Quién no ha sufrido alguna vez de este síntoma? Ahora si se trata de embarazadas o madres recientes, este problema aumenta en cantidad e intensidad, teniendo como agregado principal que ellas no pueden tomar medicamentos como la gran mayoría de la gente lo hace.

La mayoría de la población la maneja con medicamentos, generalmente antinflamatorios y/o analgésicos, y con frecuencia con buenos resultados. Pero existe una gran número de personas que ya no responde a este tratamiento tan fácilmente, que tiene que aumentar las dosis de medicación para aminorar el dolor y que incluso así no lo logran. La invitación a entrar en el circulo vicioso es fácil de aceptar debido a que no sabemos las causas de las cefaleas, por lo tanto, no sabemos que herramientas emplear para tratarlas y sólo queremos aliviarlas. Para estas personas y en especial para las gestantes y quienes amamantan la osteopatía puede proporcionar un alivio insospechado y permanente que no se logra con la medicación farmacológica tradicional.

Es importante señalar que para aliviar los dolores de cabeza sin medicación yendo a la causa inicial del problema, es necesario acudir donde un especialista- no existen ejercicios que uno pueda realizar en casa ya que todos los dolores tienen distintas causas- osteópata, para que luego de conversar contigo y evaluar tu cuerpo pueda encontrar la manera de ayudarte a eliminar los dolores de forma permanente, si fuiste madre hace poco, es muy probable que las tensiones de tu nuevo estado, la falta de sueño, los miedos, el estrés con tu pareja, las críticas externas o las tuyas propias, puedan desencadenar estos cuadros que muchas veces nos invalidan, por ello es vital te puedas tratar para tu propio bienestar y el de tu hijo o hija, y la familia en general, lo más positivo es que con la osteopatía podrás hacerlo sin llenar tu cuerpo de medicamentos que puedan dañar tu embarazo a lactancia.

 

Causas: Cefaleas – Migrañas

Comencemos entonces por contarles sobre algunas posibles causas. Dentro del vocabulario común y corriente se habla de dolores de cabeza, jaquecas, cefaleas, migrañas, etc. como si fueran lo mismo y la verdad es que no es así. En la nomenclatura clínica se conocen las cefaleas (de varios tipos) y las migrañas (con o sin aura).

Bien, las cefaleas tienen ciertas características, son episódicas, de localización bilateral (en ambos hemisferios de la cabeza), aunque es común que duela un lado más que el otro, de intensidad leve a moderada. Podría existir sensibilidad a la luz y/o a los ruidos, lo que no significa que no puedas sopórtalos. Las más comunes son las cefaleas tensionales y las cervicogénicas (de origen en la columna cervical) muchas veces debido a problemas de postura.

Desde un enfoque osteopático podemos mirar de manera más analítica los problemas que podrían estar gatillando una cefalea. La compresión de nervios craneales (Trigémino, , Nervio Vago, Nervio Accesorio) o cervicales (vértebras cervicales altas y transición cervico-dorsal) son fuente de dolor de cabeza, y dependerá de qué este en disfunción para saber qué área del cuerpo estará afectada.

images

La irrigación de la cabeza también será un factor importante, es decir, es necesario que entre y salga sangre del cráneo para no tener problemas, por lo tanto, si hay limitantes para que este flujo sea normal, será también probable que se genere dolor de carácter congestivo.

Si sumamos esta compresión nerviosa a una alteración en el flujo sanguíneo tendremos un problema que probablemente, de no ser corregido, provocará dolor de manera crónica y recurrente.

Otro asunto, diferente, son las migrañas. Estas llegan a ser invalidantes, generalmente las gatillan elementos externos a la cabeza (síndrome pre-menstrual, colon irritable, al comer algo que no te hace bien, alergia alimentaria, etc.) y existe un factor hereditario (tu abuela y tu mamá también sufren de ellas, por ejemplo). Generalmente son unilaterales, pulsátiles (aumentan y disminuyen con un ritmo especifico), de una intensidad severa, muchas veces con presencia de náuseas y vómitos además de fotofobia y fonofobia (intolerancia a la luz y a los ruidos).

En estos casos será importante revisar cómo funciona tu postura (de pies a cabeza), la mecánica del cráneo, la columna vertebral (especialmente el cuello y el área dorsal), la entrada y salida de sangre de la cabeza, además de intentar ubicar la causa que gatilla los cuadros de migrañas antes ejemplificadas.

images (2)

Para resumir, es bueno que sepas distinguir tus síntomas en cuanto a localización, características e intensidades. Si además del dolor de cabeza hay asociado, por ejemplo, dolor en el cuello, en las mandíbula, si además bruxas (aprietas los dientes), sientes tensión o dolor entre medio de los omoplatos, tuviste un accidente de tránsito pero “no te paso nada”, etc. O si tus cuadros de migrañas responden a una situación puntual, como tus reglas, al consumo de algun alimento (leche o harinas blancas), a situaciones emocionales específicas. Todo esto para poder clasificar tus síntomas, primero para manejar tu preocupación y segundo para darle herramientas a la persona a la cual consultes por este tipo de dolor.

Como siempre la información es clave y ahora tienes un poco más.

Espero que sea útil para Uds. y como en otras oportunidades sigo atento a sus dudas.
pablohernandez25@gmail.com

portada FB PH

Pablo Hernández García
Kinesiólogo
Cursando el 4to año de Osteopatia en EOM.
Máster en Osteopatía Estructural (EOM)
Nivel I en Terapia Craneosacral (Upledger Institute International)
Diplomado en Auriculoterapia China

Acerca del autor

Kinesiólogo. Máster en técnicas osteopáticas estructurales. 5to. año de Osteopatía en Escuela de Osteopatía de Madrid (EOM). Diplomado en Auriculoterapia China. Nivel I Terapia Craneosacral (Upledger Institute International) Kinesiólogía Holística Aplicada.

¿Qué opinas?