Diez alimentos que pueden poner en riesgo la vida de tu hijo

0

Es quizás uno de los mayores temores de madres y padres cuando tienen hijos, la asfixia por alimentos o por introducirse juguetes u objetos pequeños es un constante riesgo al que estar alertas, En general cuidamos mucho que no se introduzcan cualquier juguete a la boca, pero estas precauciones a veces se van perdiendo cuando crecen o no las tenemos tan claras con alimentos de la vida diaria.

La asfixia, situación en que se ve afectada la respiración, se explica por una falta de oxígeno en el aire o por la imposibilidad de que éste llegue a los pulmones. En el caso de los niños, esta obstrucción de las vías respiratorias se da mayoritariamente en la garganta,

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), la asfixia constituye en Estados Unidos una de las principales causas de muerte en menores de 3 años, y la realidad nacional no es distinta, ya que, según datos del Ministerio de Salud (Minsal), en Chile la primera causa de muerte en infantes de 1 a 4 años, es la asfixia por inmersión, seguida por quemaduras y asfixia por atragantamiento. Cifras preocupantes, si se toma en consideración que las tres causales se pueden prevenir.

Según un artículo publicado en la revista Pediatrics los productos que representaron la mayor causa de asfixia fueron los dulces duros (15,5%), seguido de otros correos como las gomitas (12.2%) y frutas, verduras, frutos secos, galletas y vienesas.

“Estos alimentos tienen características que los hacen más propensos a bloquear las vías respiratorias de un niño o que sean más difíciles de masticar, lo que puede conducir a eventos de asfixia más grave” señaló Gary Smith, investigador del Hospital de Niños en Ohio Estados Unidos, según consignó La Tercera. Por ello es que expertos señalan que tal como se norman los juguetes en menores de edad los productos alimenticios también debieran tener advertencias sobre riesgo de asfixia en su envase..

A continuación te dejamos un listado completo de los alimentos que es mejor evitar antes de los cinco años de edad o al menos ser consumidos con la supervisión constwnte

1- Palomitas de Maíz, por textura y forma son un foco de peligro inminente. Deben ser evitadas.

2- Marshmallows- Sustancias, deben ser evitados, ya que por su complexión se pueden alojar con facilidad en la garganta.

3- Caramelos Duros- Chicles, deben ser evitados, porque pueden ser inhalados por los niños al reir, respirar profundo, o tratar de tragárselos completos

4- Frutos secos como almendras, nueces, avellanas, pistachos, que de plano deben evitarse ya que muchas veces sus residuos pueden alojarse en pulmones u otras áreas pudiendo generar graves consecuencias a la salud de los niños y niñas. Es importante recordar que la mayor cantidad de casos de asfixia en España ocurren por el consumo de estos alimentos.

5- Alimentos de textura pastosa como mantequilla de maní, mantequilla de almendras, crema de avellanas…etc. La textura que poseen se vuelve dificultosa de tragar de una sola vez para los pequeños, es por eso que se aconseja untarlas como una capa delgada en un trozo de pan o galleta blandos. Y siempre acompañar de líquido, como un vaso de jugo, leche, agua.

6-Manzanas enteras (deben proporcionarse finamente ralladas en formato crudo, cortarlas en forma de palitos y finamente picadas cuando son cocidas, o en forma de puré, nunca en rodajas)

7. Zanahorias crudas enteras, por la misma razón anterior. También deben consumir cocidas o ralladas, de lo contrario cortarlas en forma de palitos y nunca en rodajas.

8- Uvas enteras, deben ser siempre proporcionadas a los niños cortadas por la mitad o más trozos dependiendo del tamaño, y sin pepitas.

9- Salchichas enteras o cortadas a lo largo, pero nunca en rodajas.

10- Trozos grandes de carne, al igual que las salchichas, deben ser cortadas en cubitos o trozos muy pequeños, no deben ser duras, y desde luego, jamás contener nervios.

 

Estar alerta y prevenir siempre será la mejor estrategia, pero también es importante sepas qué hacer en caso de asfixia, lo primero es mantener la calma, llamar a un centro asistencial  y tratar de realizar la maniobra de Heimlich. Una buena estrategia es practicarla con toda la familia, de tal forma que si algún día se da la situación sepas cómo manejarla con calma y seguridad.

Maniobra de Heimlich

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?