¿Destete respetuoso? sin lágrimas, sin culpas, sin críticas

0

En algún momento nuestro hijo/hija ya no tomará nuestra leche. Aunque nos parezca difícil imaginarlo, en algún momento se dormirá sin pecho, se consolará sólo con un besito y nos abrazará sin abrirnos la blusa.

¿Cuándo ocurre el destete?

Es muy variable. Según estudios antropológicos el destete de forma natural debería ocurrir en algún momento entre los 2 y 7 años. Siendo alrededor de los 4 años en la mayoría de las culturas ancestrales. Una opción es esperar a que nuestra hija/ hijo sea quien decida cuando terminar la lactancia y la otra (e igualmente válida) es ser nosotras quien decide ponerle fin a este proceso. Ya sea porque nuestra historia se nos está haciendo muy pesada, porque nos falta apoyo o porque simplemente ya no está siendo placentero el proceso. Cualquiera sea nuestro motivo es importante explorar como me siento con esto y respetarlo. La Lactancia es una relación de dos.

Diferentes tipos

Hay quienes llaman de diferentes formas al destete según quien lo inicia.

Destete natural: Es el destete iniciado por el bebé, un proceso lento y gradual que se inicia con la alimentación complementaria y puede durar hasta los 4 años o más. Generalmente ocurre después de los dos años.

Destete temprano: Es cuando un niño/niña mayor de 1 año, deja de tomar pecho. Aunque su madre le ofrezca el/ella ya no desea tomar. A veces alguna infección a la garganta puede hacer que el niño rechace el pecho algunos días, porque le resulta doloroso tragar, en estos casos rápidamente el niño/niña se pone al día una vez pasada la molestia. Es importante recordar que si tenemos un bebé menor de 1 año que está rechazando el pecho, no hablamos  de destete, sino de una huelga de lactancia (que no es lo mismo que los brotes de crecimiento), ya que es una situación temporal.

Destete dirigido o respetuoso: Es cuando la mamá decide poner fin al proceso, utilizando una serie de estrategias para que el niño/niña gradual y progresivamente reduzca el número de tomas. Este proceso puede ser iniciado en cualquier momento por la madre.

¿Cómo realizar un destete respetuoso?

Es importante hablar con nuestro hijo y contarle el proceso que realizaremos. Los niños/niñas entienden mucho más de lo que pensamos. Sea cual sea la razón que una madre tenga para iniciar el proceso de destete es vital que tratemos de hacerlo sin lágrimas, no se trata de vivir un proceso doloroso para el niño, a veces un destete paulatino es mucho mejor. También es importante respetar y no criticar, no sabemos las razones del por qué se decide destetar, y enjuiciar desde fuera a una madre no es en lo absoluto recomendable, cada familia cría de una forma distinta, y sin duda, todos lo hacemos con amor.

Menor de 1 año: Al bebé se le ofrece una leche maternizada de reemplazo, se empieza a reemplazar el número de tomas gradualmente. De esta forma damos tiempo al cuerpo de la mamá para disminuir la producción, sin ocasionar una ingurgitación o mastitis.

Mayores de 1 año:

  • No ofrecer, No negar: Nos permite saber cuántas tomas pide nuestro hijo/hija
  • Distraer: Antes de la hora que nuestro hijo buscará el pecho ofrecer otros alimentos.
  • Cambios de rutina: Si nuestro bebé suele tomar pecho para dormir la siesta. Podemos llevarlo un poco antes al parque o a dar un paseo en portabebés (a la espalda) o coche. De esta forma el niño/niña se puede quedar dormido/a.
  • Plan Padre: Las tomas nocturnas suelen ser las más difíciles de eliminar. Pero podemos pedir la ayuda de papá o algún otro familiar. La primera vez que papá lo haga dormir con un cuento, seguramente estará una hora en el proceso. Pero en la medida que sea una nueva rutina será cada vez más fácil.

Hay más estrategias que podemos encontrar leyendo la experiencia de otras mamás, buscando qué cosas pueden funcionar mejor con nuestro hijo/hija.  Como siempre no hay una receta, sino es un proceso único de cada diada mamá-bebé.

Para quienes utilicen terapias complementarias: he visto en mi experiencia acompañando mamás que el uso de flores de Bach en la mamá e hijo/hija ayudan mucho a armonizar el torbellino de emociones que involucra el destete.

Cualquiera sea el tipo de destete que vivamos, cuando nos damos cuenta que hemos pasado 24 o 48 hrs sin dar pecho, llega una sensación ambivalente de alegría y tristeza. Nuestro hijo/hija ya es mayor y ha dejado el pecho. Eso produce un pequeño duelo, independiente de los motivos que hayan detrás del destete. Recuerdo cuando desteté a mi hija mayor, cada vez que decía “ya no toma” se me humedecían los ojos y un nudo se apoderaba de mi garganta. Mi niña ya era grande. Vivir ese duelo sea intenso, sea sutil o no, también es importante.

Que tengan una feliz lactancia y un amoroso destete,

 

Lorena Mercado López

Mamá. Consultora de Lactancia,

Dipl.Apego y vinculación temprana.

https://lactanciayfloresdebach.wordpress.com

 

Referencias:

Dettwyler,K.  (1994) A time to wean. Disponible en http://www.llli.org/ba/aug94.html

González, C. (2006) Un regalo para toda la vida. Ed.Temas de hoy.

Martinez, P. (2014) Destetar sin lágrimas. Disponible en http://www.maternidadcontinuum.com/2014/09/destetar-sin-lagrimas-segunda-edicion/

Acerca del autor

Consultoría en Lactancia Materna

¿Qué opinas?