Desmontando a la “mamitis”

3

Son varias las ocasiones en las que las diferentes fases o etapas por las que pasan los niños, son catalogadas con términos que podrían pasar fácilmente por enfermedades.

Cuando los niños son pequeños y cogen diferentes virus, entre las madres suelen decir frases como: “- mi hijo me ha cogido todas las “itis” este año”, haciendo referencia a enfermedades tipo: gastroenteritis, otitis, faringitis, etc.

No obstante,  hay una “itis” que se encuentra mal posicionada, y que NO, no es una enfermedad ni nada que deba ser tratada como tal. Os hablo de la conocida e incorrectamente llamada : “mamitis”. Con versiones tales como: – este niño está enmadrado o “mamitis aguditis”.

Hoy en día, hay muchísimas personas ( incluidos pediatras y profesionales) que siguen nombrando la “mamitis” como un período por el que pasan los niños, y además, hay infinidad de artículos en donde se dan consejos para superarla o “sobrellevarla”, con titulares como: “¿tu hijo sufre de mamitis?”, haciendo referencia, una vez más, a este fenómeno como si de un proceso vírico se tratara. La “mamitis”, se caracteriza ,básicamente, por:

  • El niño o niña se siente angustiado si no se halla con su madre
  • Está triste, llora o se enfada cuando se separa de ella
  • Necesita de su madre para gestionar sus emociones
  • Tiene inseguridad y frustración si no está junto a ella

Te pongo algunos ejemplos en los que las emociones de los niños son catalogadas como “mamitis” :

  1. Dejas a tu hijo en casa de tu madre porque tienes que ir a hacer unos recados, y él, aunque quiere mucho a su abuela, rompe a llorar y a gritar porque te vas. En este momento, la abuela dice : – Uy uy, qué mamitis tiene este niño.
  2. Estáis en el centro comercial, y tú decides ir a mirarte algo de ropa en una de las tiendas de enfrente. Tu hijo, aunque ama profundamente a su padre, llora porquequiere ir contigo. Cuando entras en la tienda, la cajera que ha visto la situación, te dice: – Ay, qué rico, ¡qué mamitis tiene!.
  3. Tienes que marcharte al trabajo, sales a toda prisa del coche y dejas a tu hija en la guardería, ella, llora amargamente en la puerta en brazos de la educadora, la cual, no duda en decir: – tranquila, sólo tiene mamitis.
  4. Es bebé, llora mucho y sólo quiere estar en tus brazos, ahí están tus amigas para decirte: – Qué mamitis tiene este niño nena, se va acostumbrar y lo vas a llevar pegado todo el día.

Bien, la famosa “mamitis” no existe. Es algo tan natural y normal como el mismo nacimiento. El contacto estrecho y extremadamente unido de los primeros años de vida con nuestros hijos, es lo que en realidad les prepara para la vida y lo que hace que  gestionen sus emociones correctamente.

Hay veces que por fuerza mayor, no podemos atender sus necesidades afectivas y ellos, tienen que pasar por esta separación injusta. Pero eso no quiere decir que tengan “mamitis”, simplemente que pasan por una situación emocional para la que no estánpreparados en ese momento. En este caso, intentemos recuperar cuando les volvamos a ver, el tiempo perdido. Otras veces, podemos evitar según que situaciones, y aunque, por ejemplo,  tengan que ir su padre y él a esa tienda a acompañarte a mirar ropa y se pasen el rato corriendo entre los probadores, no le des ese disgusto innecesario.

El contacto estrecho y extremadamente unido de los primeros años de vida con nuestros hijos, es lo que en realidad les prepara para la vida y lo que hace que  gestionen sus emociones correctamente

Querer estar con su madre, necesitar de su cariño y protección, de su seguridad yestima, de su comprensión y cariño, NO se llama “mamitis”, simplemente se llamaAMOR y afecto, y es lo que necesitan.

nomamitis

En ocasiones, puedes sentirte agobiada o saturada si tu hijo te demanda demasiado (sobretodo si un niño de Alta Demanda), por ello, puedes buscar alternativas para gestionarte mejor: grupos de apoyo para sentirte acompañada  , formaciones para aprender diferentes maneras de comunicarte con tu hijo, tiempo para ti misma y poder liberar el estrés, etc. Pero entiende que es un proceso natural del ser humano, que todos los niños pasan por aquí y acompañarlos desde el respeto, la empatía y el amor, son la clave para que no sufran y, por tanto,  monten los cimientos de su propiaautoestima correctamente.

Haz oídos sordos cuando alguien te diga que tu hijo tiene “mamitis”, ya que ahora sabes que: 1. No es ninguna “enfermedad”, 2. Es totalmente normal que tu hijo requiera de ti, 3. Lo natural y óptimo es que atiendas sus necesidades: físicas y emocionales.

Recuerda que: “malcriar a un hijo no es darle todo el amor y cariño que necesita, sino es hacer precisamente lo contrario ( no dárselo)”.

Por Tania García

Fuente: Edurespeta.com

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas.
Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

3 comentarios

  1. Hola, mi hijo es muy apegado a mi. Pasa en brazos gran parte del día y en 2 semanas tengo que volver al trabajo. No sé qué hacer, además, como es prematuro en realidad es como un bebé de 4 meses aunque tiene 6. Cada vez que trato de que pase menos en nis brazos llora y lo termino tomando otra vez porque me duele verlo sufrir. Lo cuidará una nana, pero no sé si va a tener la paciencia que tengo yo. Estoy triste y preocupada ?

  2. Mira, dices que lo cuidara una persona, debes pensar entonces que ella puede seguir con él en brazos en la medida en que no la sobrecargues con las tareas del hogar. En mi caso mi nana, solo cuída o solo ordena. Un humilde consejo

  3. Muy buen punto. Es importante que la persona a cargo solo se enfoque en una cosa para hacerlo bien. De la misma manera, no estará estresada pensando en las tareas que tiene que hacer cada vez que el bebé demande atención. Saludos.

¿Qué opinas?