Descubren que células madre menstruales servirían para tratar la septicemia

0

De demostrarse que es segura y eficaz, esta terapia podría utilizarse de forma complementaria al tratamiento con antibiótico de ese síndrome clínico.

Mucho se habla de las células madre y de lo prometedoras que son en cuanto a la reparación de anomalías y enfermedades del cuerpo humano. Su efectividad ya ha sido probada en algunos tratamientos, pero los científicos continúan trabajando para que a la larga todo el organismo pueda beneficiarse con ellas.

En este sentido, uno de los últimos hallazgos fue el realizado por científicos chilenos, que por primera vez detectaron que las células madre del fluido menstrual poseen una actividad anti-microbiana, la que sería muy útil para tratar la septicemia, síndrome clínico que ocurre tras una respuesta inflamatoria sistémica desregulada producto de una infección.

“Descubrimos que el tratamiento con células madre derivadas del fluido menstrual rescata a ratones de la muerte tras el desarrollo de la sepsis como un resultado colectivo de sus propiedades antimicrobianas, inmunomodulatorias y anti-inflamatorias”, explica Maroun Khoury, director de investigación de Cells for Cells, firma biotecnológica que realizó la investigación junto a la Universidad de Los Andes.

En un estudio preclínico, los científicos demostraron que la terapia con células madre del fluido menstrual es capaz de reducir la mortalidad regulando diferentes aspectos de la sepsis. De esta manera, se estima que podría ser utilizada de forma complementaria al tratamiento con antibiótico que actualmente se usa contra ese síndrome clínico.

El siguiente paso para los investigadores es realizar un ensayo clínico -es decir, con la participación de personas- para determinar la seguridad, tolerancia y eficacia de esta terapia.

Medicina del futuro

En palabras simples, la principal característica que tienen las células madre es que puede reproducirse y generar células no diferenciadas. Pero, a la vez, tienen la capacidad de diferenciarse según lo que el cuerpo necesite.

Ilse Müller, directora técnica de Bioscell for Life, señala que existen dos tipos de células madre: las embrionarias y las adultas. “Las primeras son las que pueden dar origen a un ser completo, en tanto que las segundas se obtienen de un ser ya formado”, puntualiza.

Son las últimas las que en la actualidad se guardan y utilizan en el tratamiento de lesiones y enfermedades, obteniéndose generalmente de la sangre y del tejido del cordón umbilical. Sin embargo, también pueden encontrarse en la pulpa dental, el tejido adiposo, la médula ósea y el fluido menstrual.

En Chile, las terapias validadas con células madre son básicamente las relacionadas con la traumatología, como artrosis, lesiones del cartílago auricular, necrosis avascular de cadera y pseudoartrosis (huesos fracturados que no se consolidan).

También se utilizan en tratamientos estéticos. “Se consigue la recuperación de tono y elasticidad de la piel y el aumento de volumen; combaten y mejoran la alopecia; logran el rejuvenecimiento facial, de manos y cuello; tratan el acné, las estrías, las heridas y las quemaduras; ayudan enormemente en el manejo de la cicatrización y en la revitalización y regeneración de las zonas de la piel afectadas visiblemente por la edad y el medio ambiente”, enumera Enrique Testart, representante para Chile de Global Stem Cells Group.

Asimismo, en todo el mundo se avanza en ensayos para usar las células madre en tratamientos de enfermedades complejas como la diabetes tipo 1, el Alzheimer, la parálisis cerebral, la esclerosis múltiple, etc.

Fuente: EMOL

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas.
Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

¿Qué opinas?