Cuidar tu piso pélvico en el embarazo la clave para mantener relaciones sexuales placenteras post parto

0

Estar embarazada es, sin duda, uno de los momentos más hermosos y transformadores en la vida de una mujer, millones de cambios ocurren en nuestro cuerpo, antojos, náuseas, la piel se estira, tomamos clases de preparación para el parto, procuramos no comer demasiado, nos alimentamos lo más equilibrado posible, compramos lo que este nuevo integrante necesitará, lo importante es que nada se nos escape, sin embargo, hay una parte de nuestro cuerpo que sufre cambios trascendentales y que olvidamos casi siempre, nuestro piso pélvico, zona desconocida y de vital importancia tanto en el parto como en nuestra vida como mujeres y nuestro goce en pareja.

 

¿Qué es el piso pélvico y como  cuidarlo?

2015 Vibrance

2015 Vibrance

El piso pelviano es un conjunto de músculos y tejido conectivo  que cierran la cavidad pélvica por inferior. ( imagen)  Tiene el importante rol de soportar  y mantener en su sitio a los órganos que están contenidos en la pelvis   (vejiga, útero, vagina y recto),  controlar  la función esfinteriana del ano y uretra y un  rol  significativo en la función sexual.

 

Durante el embarazo, el útero crece hasta 40 veces su tamaño normal  y debe ser soportado por estos elementos de sostén, incluyendo además el peso corporal que puede incrementarse muchas veces sobre lo recomendable.  La postura de la mujer embarazada cambia  para adaptarse a esta nueva condición, lo que conlleva a un cambio de biomecánica.. Estos cambios hacen que  la aparición de disfunciones del piso pélvico como incontinencia urinaria o anal y dolor pélvico, tengan una tasa de 5 al 30%.

 

El dolor de espaldas (lumbo pélvico)  es otra manifestación que se ve con mucha frecuencia  en el 50% de las embarazadas. Todo esto se incrementa particularmente en el último trimestre del embarazo, periodo durante el cual por efecto de la hormona relaxina nuestros tejidos se ponen más laxos y flexibles, para posteriormente permitir el parto, eso hace  que las articulaciones estén más móviles como es el caso de la articulación del pubis y el sacro, lo que puede causar dolor y es también un desafío para la musculatura  y es por eso importante mantenerla en buena forma

 

Puede ser que estos fenómenos no se presenten durante el embarazo, pero sabemos que  el  stress sobre  estas estructuras  aumentará  durante el parto, momento en que el bebé debe pasar a través del canal vaginal, lo que va a producir una importante elongación de los tejidos, que puede variar dependiendo del la progresión  y el tipo del parto.  En ciertos casos esta elongación podría producir algún daño o lesiones musculares, como desgarros  que podrían traer algunas disfunciones del piso pélvico. Estas a veces pueden pasar inadvertidas inicialmente, pero manifestarse en un futuro embarazos o cuando los años pasan.

 

¿Es posible prepararse y  prevenir  esto?

 

Hay estudios serios  que han demostrado que preparar el piso pelviano con ejercicios puede prevenir la incontinencia de orina durante el embarazo y en el post parto.

El localizar y contraer los músculos perineales, es fundamental para que los ejercicios sean efectivos. Lograr esto  no es tan sencillo como parece cuando se describen los ejercicios de Kegel.  Se ha demostrado que  menos de la mitad de las mujeres logra realizarlos correctamente con una orden verbal o escrita, y por eso es importante corroborar que se hagan correctamente, ya que incluso hay un 25% de las mujeres que pujan en lugar de contraer.  La contracción debe focalizarse en el piso pélvico, que son los músculos que rodean la vagina, la uretra y el recto, evitando contraer los glúteos y los abdominales y sin retener la respiración. La contracción debe mantenerse por algunos segundos seguido de un descanso del doble del tiempo de contracción.  ( pauta básica en el recuadro)  No es recomendable cortar el chorrito del pipi,  ya esto puede inducir a que dejemos orina retenida  en la vejiga y facilitar las infecciones urinaria.  La contracción del piso pélvico es “como” cortar el chorrito de orina pero nunca realizarlo durante la micción.

cuadro ejercicios

Otra ayuda importante para prevenir el daño es preparar el tejido perineal con un masaje específico algunas semanas antes del parto.   El masaje perineal bien realizado a partir de las 34 semanas de embarazo previene la taza de episotomía, de  desgarro del periné y un  permite periodo expulsivo más corto, es sencillo de realizar sólo debes aprenderlo y aplicarlo

 

Un  kinesiólogo especializado, puede enseñarte  a hacer correctamente los  ejercicios con una pauta adaptada a la condición particular de cada mujer  y educarte a ti y/o a tu pareja  en la ejecución del  masaje perineal.  Son cosas muy sencillas  que bien hechas pueden ayudarnos a tener menos impacto sobre el piso pélvico, mejor recuperación en el post parto y en definitiva  una mejor calidad de vida .   “Ser madre y siempre mujer”.

 

Klga. Bernardita Fuentes Véjar

Especialista en Piso Pelviano

Centro CIREP

www.cirep.cl

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?