Cuidados en la alimentación de nuestros hijos

0

Mantener una alimentación saludable es más importante de lo que imaginamos. Nos ayuda a prevenir enfermedades manteniendo nuestra salud estable, y nos brinda energía para poder realizar nuestras tareas y actividades sin dificultades. Más allá que alimentarse se trata de una necesidad del ser humano, cada individuo tiene diferentes requerimientos nutricionales que van cambiando a lo largo del transcurso de nuestras vidas. Es por este motivo, que debemos alentar a nuestros hijos desde pequeños a llevar una alimentación sana. Ellos se encuentran en la etapa más importante, donde el cuerpo necesita cubrir nutrientes, vitaminas y todo lo necesario para su óptimo desarrollo.

Generarles hábitos saludables desde una edad temprana los beneficiará, ya que a medida que crecen es más difícil cambiar sus costumbres de alimentación. Para que esto suceda, debemos contribuir nosotros como padres también:

Dar el ejemplo: los niños suelen imitar las conductas de las personas que los rodean, por lo que si usted quiere que su hijo opte por una manzana en vez de un alfajor a la hora de la merienda, hazlo tú también. Somos sus mayores influencias, y su educación comienza desde nuestro hogar, por lo que debemos demostrar que nosotros también consumimos alimentos saludables. De esta forma, además, el niño se sentirá acompañado.

Tener en cuenta qué alimentos darles: es esencial enfocarse en la comida, conocer sus nutrientes, vitaminas y proteínas. Recuerde que queremos lo mejor para nuestros hijos, y poner atención en los alimentos nos va a ayudar a otorgarles lo que su cuerpo necesita para que crezca saludablemente.

Informarse: aprender las características de cada alimento va a poder beneficiarnos a la hora de alimentarlos. Vamos a poder cocinarles con un mayor conocimiento de aquello que les damos para comer, y sabremos así cuáles son las comidas más convenientes y qué otros ingredientes existen para variar. A veces, nos olvidamos que no solo la carne brinda hierro, existen otras alternativas como las legumbres o los frutos secos.

Sea creativo para incentivarlo a comer: ante todo, es un niño, y si le preparamos divertidos y coloridos platillos, es seguro que lo va a comer sin reproches. También podemos comprarles alimentos y hacer los visualmente más atractivos, como cortar una fruta y decorarla por encima con coco rallado. Se trata de algo simple, pero con una presentación que despertará la tentación de nuestros hijos. No olvidemos que la comida también entra por los ojos.

Integre a sus hijos en las compras: De esta forma el niño podrá ir conociendo la variedad alimentos que hay, y aprender que es lo mejor para ellos. Logrará que en un futuro copie sus hábitos a la hora de hacer las compras. Si el supermercado le queda lejos y eso evita llevarlo, o a su hijo le incomoda los largos viajes, puede realizar también la compra desde su hogar y recibirla sin inconvenientes. Actualmente, hay supermercados que cuentan con esta opción, como el supermercado Santa Isabel que ofrece delivery.

Acuda a un profesional: nos va a poder guiar en todo el proceso y ayudarnos a educar a nuestro hijo.

Gozar de una salud mental y física es fundamental, y poder enseñarles a nuestros hijos buenos hábitos de alimentación los ayudará a crecer sanamente.

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl