¡Cuidado! Hacer dieta amamantando puede ser una mala idea

0
Cuesta adaptarse al nuevo cuerpo cuando somos madres, y aunque muchas mujeres señalan que la lactancia las ayudó a bajar de peso, para muchas otras este periodo es el más duro porque no logran volver a su peso antes de ser madres, entonces, nos nace la idea de hacer dieta, pero CUIDADO; hacer dieta durante la lactancia puede ser una idea MUY peligrosa para tu salud.

Durante el embarazo y la lactancia se produce un aumento en los requerimientos de energía, macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas), y de micronutrientes (vitaminas y minerales),para lograr cubrir estos nuevos requerimientos se debe llevar una dieta saludable la cual permita mantener un estado nutricional normal, evitando las deficiencias o excesos.

Según explica la nutricionista de la empresa de alimentación saludable Daily Foods, María Fernanda Jara, específicamente, durante la lactancia, existe un mayor gasto energético asociado a la producción de leche por parte de la glándula mamaria. En los primeros 6 meses, los niños que se alimentan con lactancia materna exclusiva reciben en promedio 750 ml de leche diarias, lo que se traduce en un gasto de energía extra por parte de la mamá de 700 calorías.

“A través de la alimentación se deben aportar 500 calorías extras a los requerimientos de una mujer en edad fértil con estado nutricional normal, el resto de las calorías se obtienen gracias a la movilización del tejido graso acumulado durante los meses de embarazo, con esto se logra una baja de peso paulatina de la madre, la cual es de aproximadamente 800 gr al mes”, explica la experta.

Cuidado con las dietas 

foto: meditip

Para aquellas mujeres que desean eliminar los kilos ganados durante el embarazo no se recomienda seguir dietas hipocalóricas, sino que se recomienda llevar una dieta equilibrada, incluyendo productos de todos los grupos de alimentos en las porciones adecuadas. “Cuando la alimentación de la madre es deficiente en grasas y algunos micronutrientes, se puede ver afectada la calidad de la leche materna, lo que repercute en la correcta ganancia de peso del recién nacido”, asegura Jara.

Las glándulas mamarias, de cierta manera, son independientes metabólicamente, y a pesar de que la madre no siga una dieta adecuada, la composición de la leche sigue garantizando el aporte de la mayoría de los nutrientes para el lactante. Estos nutrientes, si la madre no se alimenta correctamente, se sacan de las reservas del cuerpo de ésta, por lo tanto, realizar una dieta muy restrictiva para perder peso durante la lactancia puede llevar a la madre a afectar el depósito de nutrientes tan importante como el calcio, lo que en el futuro se traduce en el desarrollo de osteoporosis.

Mitos y realidades de la alimentación en la lactancia 

“Muchas madres evitan el consumo de legumbres y otros alimentos flatulentos ya que lo asocian con padecimiento de cólicos por parte de los niños. Ahora sabemos que eso es un mito y que los molestos gases que se generan en el sistema digestivo de la madre no se traspasan a la leche. Es importante que la dieta materna incluya legumbres al menos 2 veces por semana”, afirma Jara.

“Las madres que están amamantando sí deben evitar el consumo excesivo de cafeína que se encuentra en productos como el café, el té, la yerba mate y algunas bebidas gaseosas. La cafeína si es capaz de traspasarse a la leche y al ser consumida por los bebés puede causar intranquilidad e insomnio”, agrega.

Es por esa razón que la nutricionista de Daily Foods asegura que una dieta adecuada para las mujeres en periodo de lactancia debe incluir frutas y verduras de distintos colores, proteínas de buena calidad y con bajo contenido de grasa, alimentos ricos en fibra como las legumbres y alimentos integrales, pescado por su aporte de omega 3, lácteos por su aporte de calcio y mucha agua. Para esto se deben consumir las 4 comidas principales más una colación si es necesario.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora. Fundadora de Mamadre, amante de la vida, un buen vino junto a un libro y mi amado Valparaíso. La maternidad me cambió y hoy me siento en el deber de acompañar a otras madres para criar en libertad.