¿Cuándo volverás a ser tú?

1

Llevaba cuatro meses de madre y de pronto me preguntaron cuando volverás a ser tú?

Mi marido me mira paciente esperando que la mujer que amaba vuelva a sus brazos. ¿Yo? No tengo muy claro quien soy yo, voy un poco perdida en el laberinto de la maternidad, de sombras y luces, de pechos y cantos.

images (29)

¿Cómo puedo volver a ser yo? Busco en el espejo los atisbos de mi sensualidad, me arreglo, me pinto, me trato de parecer a esa que fui… Pero llega la noche y todo sigue igual, las mareas no se levantan, la luna brilla intensa y poderosa pero para la madre, no para la mujer.

¿Cómo volver a navegar en ese mar de placer y pasión si mis pechos son de leche, si mis brazos son tu guarida y mi vientre aún no entiende que ya dejaste de estar en él?

Mi compañero no comprende, se asusta y piensa que no hay amor, que lo he cambiado, algo de celos nacen por ese niño/a que no le devuelve a su mujer… Pero no es el niño/a quien no ME devuelve, soy yo la que se fue, y ya no puedo regresar, no como antes, será preciso volver a empezar, re encantarme conmigo, re encantarte tu también, amar este cuerpo un poco redondeado y las ojeras que no dan tregua.

Volvernos a enamorar ahora en nuestro ser padres, pasará tiempo, tu deseo desbordará, pero si te atreves a no buscar a la de antes y amar y conocer a la de ahora, poco a poco nuestros cuerpos se volverán a encender, somos nuevos, somos uno, somos amor, podemos juntos re enamorarnos y sin prisas ni tristezas transformar la cama en un nuevo y distinto mar de fantasías y deseos entre siestas y paseos te invito compañero volvamos a pololear, tu de padre, yo de madre…

Diferentes pero sin cambiar

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

1 comentario

  1. Qué hermoso. Qué acompañada me siento , al ver que no soy la única. Qué difícil respetar nuestros tiempos, cuando la sociedad te exige que debes ser perfecta madre y amante. Que invisible es la maternidad a veces!

¿Qué opinas?