Acompañando a la madre “soltera” o sin pareja

0

Engendrar, parir y criar hijos sin la presencia directa y emocional de un compañero es algo más frecuente de que se imagina en nuestra sociedad (Según estudio de 2010 realizado por (INE), 65% de los niños nacidos vivos en Chile son de madres solteras). De hecho, aumenta a cada día el número de mujeres que prefieren llevar una vida sin sus parejas, sobretodo cuándo se detecta que será más sano emocionalmente para la triada el hecho de no estar en convivencia directa.

Diversas son las situaciones que llevan muchas a asumir la responsabilidad del crecimiento de sus niños/as. La indenpendización y el poder existente en el mundo femenino, nos permite decidir y tomar las riendas de nuestra propria historia, sea decidiendo tener un hijo/a solas, no aceptando una vida no plena y satisfactoria en pareja, violencia intra familiar, abandonos o situaciones que no podemos controlar como la muerte. Sin embargo, ser una mamá soltera es un desafío importante que requiere apoyo, preparo y contención.

 

Empecemos hablando del Embarazo y Parto

single mother

Ya sea por elección o por las circunstancias de la vida, la soledad durante el embarazo, en la planificación para el nacimiento y la vida con un recién nacido, puede ser desalentador.

Es muy importante que la mamá entienda que no tener una pareja no significa necesariamente estar sola. La contención requerida puede provenir de otras personas, como por ejemplo buenas amistades, otras mujeres en la misma situación, grupos de apoyo o familiares cercanos.

Para minimizar los efectos de la soledad en ese importante período, es crucial darse el derecho de recibir contención, sacando de encima la culpa o preocupaciones excesivas con las opiniones ajenas. Estar receptivo y buscar ayuda es la clave para sobrellevar las dificultades que puedan llegar.

Los cambios hormonales durante la gestación, son bastante potentes y pueden traer consigo distintos síntomas, como cambios de humor, vulnerabilidad, llanto fácil, dolores musculares, cansancio físico, etc. Es importante estar atentos, si las sensaciones se exacerban y se tornan muy complejas de lidiar de manera solitaria, hay que buscar ayuda profesional, para descartar o tratar una depresión prenatal. Una depresión en el embarazo no detectada y debidamente tratada, puede afectar también al bebé.

La preparación para el parto debe ser aún más intensa, ya que debe incluir la mente, el cuerpo y las emociones. Parir no es una experiencia solamente fisiológica, al contrario, mucho está en nuestra cabeza y corazón. El dolor del parto no es solamente físico, incluye los abandonos; traumas; las sensaciones de soledad, desesperanza; nuestra crianza, etc. por eso es tan fácil para unas y tan complejo para otras. Identificar y trabajar dichos sentimientos antes que ocurra el parto, es una herramienta muy potente con excelentes resultados. Para trabajarlos hay distintas opciones, tales como psicoterapia, terapias complementarias (constelaciones familiares, flores de bach, tapping terapy, grupos de apoyo, etc).

Participar de cursos preparatorios para el parto es otra herramienta considerable. Conocer tu cuerpo, cómo funciona el trabajo de parto, como trabajar con tu equipo médico, tus opciones y cómo prepararse mental y físicamente, promoverán empoderamiento y harán la diferencia. Hay que acordarse siempre que Información es poder. Podrás elegir un acompañante cercano (amiga, mamá, etc) para que participe contigo en los talleres.

 

 

ramayoga.org

ramayoga.org

Tener a disposición una doula (acompañamiento profesional del parto) en esos casos es extremadamente conveniente. Una doula proporciona apoyo emocional, físico y educativo durante el embarazo, parto y posparto. El papel de dicha profesional en el trabajo de parto es proteger a la mujer  de todo lo que pueda ser una “interferencia” a su tranquilidad e intimidad. Su principal misión es servir a la madre entregando apoyo incondicional. Contar con una persona que estará pendiente de tus necesidades y conectada con tus preferencias durante el trabajo de parto y nacimiento, proporcionará tranquilidad, confort, intimidad, protección, factores que contribuirán positivamente en la experiencia de parto.

Una doula por lo general, empieza a trabajar con la mamá desde la semana 32 del embarazo. Son por lo menos 3 visitas prenatales donde el objetivo es conocer mejor la historia de la mamá, entender la manera más efectiva de entregar el apoyo de acuerdo a las características personales de esa mujer y su historia. El feeling y la confianza se van construyendo poco a poco.

La conexión con la doula no reemplaza el papel de la pareja, pero minimiza mucho la sensación de estar atravesando sola el desafío de abrirse a la experiencia del parto y maternidad.

El entorno también necesita contener a esas madres, sea en el núcleo familiar, laboral o amistades, y la mejor manera de hacerlo es entregar apoyo sin perjuicio y/o criticas. Estar atentos a las necesidades, otorgando cuidado genuino y la sensibilidad que esa etapa requiere.

 

En el Puerperio:

El puerperio es un período bastante crítico, donde la madre necesita adaptarse a la nueva rutina con el bebé, además de experimentar cambios hormonales y físicos contundentes. Esa etapa por si sola, trae tremendos desafíos y atravesarla sin apoyo puede predisponer a problemas mayores como la depresión post parto.

Las personas que conviven con madres solteras, deben tener la sensibilidad y colaborar de manera directa en ese período. Un plan de post parto en esos casos es de gran ayuda, la mamá se podrá adelantar solicitando ayuda de sus conocidos para cosas básicas como el supermercado, entretener un hijo/a mayor (cuando hay), pasear el perro, proveer comida, comprar pañales.

La Doula de post parto es una opción tremendamente válida, esa profesional está entrenada para el ajuste del post-parto, apoyando con los cuidados del recién nacido y promoviendo el vinculo afectivo entre bebé y mamá. Siendo su rol principal proveer educación, apoyo emocional, cuidado genuino y compañía. Dentro de su labor también podrán, preparar comida y apoyar con tareas simples de una casa (ordenar superficialmente, poner la ropa a lavar, etc.) Aquí el objetivo principal es facilitar en la transición a la maternidad, siendo un apoyo real, libre de criticismo.

 

www.breathandbroth.com

www.breathandbroth.com

Cuando una madre recibe asistencia amorosa en ese período, la recuperación del embarazo y parto tanto como el apego con el nuevo bebé, se dan de manera mucho más sencilla y fluida.

El auto cuidado en el puerperio es primordial, Chile Crece Contigo recomienda algunos tips bastante interesantes para sobrellevar el estrés que normalmente ocurre en esa fase:

 

  1. Es necesario tomarse las cosas con calma.
  2. Duerme la siesta al mismo tiempo que los niños y niñas.
  3. No guardes dentro de tí misma(o) tus pensamientos ni tus emociones.
  4. Encuentra alguien con quien hablar. Una persona que te escuche con atención te ayudará a ver más claro tus problemas. Trata de hablar alguien de la familia. Habla con tus familiares, amigos(as), vecinos(as).
  5. Cuídate.
  6. Come bien.
  7. Se activo(a).
  8. Evita  el consumo de alcohol y el tabaco.
  9. Cambia lo que puedas.
  10. Comparte las tareas
  11. Sal y haz algo que te guste.
  12. Pide ayuda para manejar las cosas que no puedes cambiar solo(a).
  13. Dirígete los servicios comunitarios, grupos de ayuda como la Liga de la Leche, centros de atención para familias, disponibles en tu red comunal.
  14. Contacta a un profesional de tu centro de salud.
  15. Llama a FONOINFANCIA de manera gratuita para resolver consultas urgentes sobre crianza: 800 200 818.

 

Pide ayuda profesional

  1. Si nada parece poder levantarte el ánimo.
  2. Si te sientes triste, culpable e inútil, casi todos los días durante más de 2 semanas.
  3. Si te sientes demasiado cansado(a) y triste para preocuparte de cualquier cosa, de tu apariencia personal, de lo que haces o lo que comes.
  4. Si pareces incapaz de concentrarte en algo o pensar con claridad.
  5. Si te cuesta vivir normalmente la vida cotidiana, no puedes dormir, no tienes ganas de levantarte por la mañana ni de vestirte ni de salir.
  6. Si notas que te alejas de las personas que te importan.
  7. Si te sorprendes pensando en la muerte o el suicidio.
  8. Si piensas que no vas a poder cuidar bien de tu bebé.

 

Muchos cariños a todas la mamás guerreras y luchadoras, que buscan fuerzas de donde sea, para seguir con esa linda misión que es crear un hijo/a.

Acerca del autor

Soy Grasiele Pasinato oriunda del sur de Brasil, madre de 2 hijos nacidos naturalmente. Hace 6 años renuncié a mi carrera en el mundo corporativo, para dedicarme al cuidado, acompañamiento y preparación de familias gestantes. Me certifiqué como Doula (DONA International) y Educadora perinatal (@Birthing from within) , en USA – durante los 4 años que viví en New York junto a mi família, acompañando partos en las principales clinicas de Manhattan, Brooklyn y tambien en New Jersey. Actualmente trabajo en mi centro, Nacer Sonriendo impartiendo talleres de preparación para el parto basados en la metodologia @Birthing from within y acompañando nacimientos como doula. Soy tambien coordinadora del grupo de doulas de la Clínica Universidad de los Andes y de los talleres de preparación para el parto que incluye el programa PNS (Parto Natural Seguro) en dicha institución.

¿Qué opinas?