Cuando la vida te entrega dos regalos

5
Mi nombre es Carolina Verdugo, soy profesora diferencial y tengo 30 años.
El año antepasado decidí ser madre, digo decidí porque antes de eso, me encontraba un poco inmadura para asumir la responsabilidad de tener otro ser a mi cargo, tenía un trabajo, mi casa, mis cosas, mi matrimonio, todo era perfecto en ese momento, no tenía intenciones de tomar otras responsabilidades por muy frío que suene, quizás la insistencia de mi marido y de las personas a mi alrededor me presionaron un poco a tomar la decisión, aunque en el fondo yo igual lo quería, sólo que me daba un terror enorme.
Quedé embarazada ese año, fue algo maravilloso, nunca me imaginé lo hermoso que eso era a pesar de todos los achaques típicos, pasaron las semanas y un día me sentí mal, fuimos a urgencia y con la eco notaron que no había latidos de corazón, tuve que hacerme un legrado a los 3 meses de embarazo por un aborto retenido, nuestros sueños se quebraron en mil pedazos y fue algo muy difícil, lo bueno es que tengo un gran compañero a mi lado.
Tres meses después tuve un atraso, no quería hacerme ilusiones, el miedo es inmenso luego de una pérdida, me hice el test y efectivamente estaba embarazada nuevamente, nos pusimos muy felices, pero con cautela… A las 7 semanas de embarazo fuimos a nuestra primera eco, grande fue nuestra sorpresa, ERAN DOS!!!! según las ecos tenían una semana de diferencia, o sea que ovulé dos veces, nos abrazamos y nos reíamos solos, hasta ese minuto sólo nosotros sabíamos del embarazo, ya que la vez anterior lo anunciamos por todas partes para luego tener que dar tediosas y tristes explicaciones, debíamos aguantarnos la emoción.
A los tres meses se hizo público además que yo siempre he sido flaquita por lo que como a los dos meses se me empezó a notar la guatita. Mi embarazo siguió normal, pero uno de los fetitos siempre fue más pequeño, luego eso se empezó a evidenciar aún más, los doctores decían que era una posibilidad que no siguiera creciendo y que el más grande lo absorbiera, pero en todas las ecos se escuchaban esos dos maravillosos corazones.
Nuevamente como a los 5 meses me sentí mal y partimos a urgencia, se observaba claramente un embrión con latido de corazón pero el otro no, volvimos a revivir nuevamente toda esa horrible pesadilla, ya un poco resignados , uno piensa que por lo menos queda uno, pero cuando fuimos a ver a nuestro doctor para la eco de rutina, volvieron a aparecer esos hermosos latidos, nuevamente eran dos, parecía un chiste de mal gusto.
Pasé mi embarazo en reposo para que el bebé más pequeño creciera, ya que cada vez se hacía más grande la diferencia de pesos.
Fue así que en una eco de rutina nos dijeron que en una o dos semanas había que sacarlos, me mandaron a hacer otra eco más detallada, lo que dio que había que sacarlo en cosa de días, así que me hospitalicé a las 32 semanas, mis hombres maravillosos nacieron un 01 de noviembre acompañados de todos los santos, ahí empezó otra historia porque uno pesó 1,050 y el otro 1,865 por lo que tuvieron que quedar en incubadora, si la pérdida anterior había sido dolorosa, esto era aún peor, ver a mis niñitos a través de un vidrio, llenos de mangueras, llorando y no poder abrazarlos, fue lo peor que he pasado en mi vida, fueron casi dos meses así, de ir todos los días, ellos avanzando a pequeños pasos, pero saliendo adelante.
unnamed (7)
Mis guerreros, mis hombres maravillosos, hoy tienen 9 meses de edad cronológica y 7 de edad corregida, han sido altos y bajos, noches de sueños, depresión post parto, cansancio… pero lejos son lo mejor que me ha pasado en la vida, en el fondo de mi corazón creo que nuestro primer angelito fue a buscar a su hermanito.
unnamed (6)

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

5 comentarios

  1. rosa palacios vera el

    es la historia mas hermosa que he vivido digo que he vivido porque carolina es mi hija de la que me siento orgullosa porque a luchado incansablemente por sus bebitos han sido momentos muy bellos pero muy dificiles pero ella a salido adelante con sus bebes ahora estan grandes y hermosos valio todo ese sacrificio fuerza mi niña sigue adelante lo estas haciendo maravilloso los amamos son una maravillosa familia muchas bendiciones

  2. Elizabeth Nuñez González el

    Carolita y Julio, han sido bendecidos con estos angelitos, son hermoso ejemplo de familia, luchadores con un amor infinito por sus pequeños.
    Siempre habrán tropiezos en la vida, pero el amor y la unión familiar lo puede todo.
    Gracias por compartir su historia

  3. No sabes cuanto te entiendo, viví una historia muy similar… Hoy mis niñitos ya tienen un año de vida y 10 meses corregidos….tb fue un durísimo proceso nacieron de 32 semanas vivimos casi 2 meses en la clínica sin saber q sería el día siguiente, y la voluntad de Dios, a pesar de todas las dificultades, fue dejar a los 2 con nosotros esa es la mayor alegría y no me canso de mirarlos y decir gracias señor, porque todo lo q se vive es simplemente indescriptible e inimaginable….

  4. Isadora Lacalle el

    Al leer tu historia me recuerda la mía, yo también tuve mellizos, al saber que serían quedamos asombrados y muy felices… Mis peques nacieron de 29 semanas y también estuvieron dos meses hospitalizados, pasamos por altos y bajos pero ha sido la experiencia más linda el ser mamá de dos peques, hoy tienen dos años recién cumplidos y son nuestra razón de vida.. Nadie dijo que sería fácil pero lo volvería a vivir nuevamente…

¿Qué opinas?