CUANDO FALLA EL SOPORTE: PROLAPSO DE ORGANOS PELVICOS ¿QUÉ ES Y CÓMO PREVENIR?

1

Es claro que ser madre no es fácil. Trae una serie de cambios físicos, emocionales y hormonales intensos. Durante el post parto debemos adaptarnos y reinventarnos, nuestros órganos deben retomar su posición, reacomodarse; y tal como debemos ajustarnos a nuestra nueva vida, a sentir nuevas emociones y, en cierto modo, comenzar a vivir de una manera diferente, nuestro cuerpo también lo debe hacer.

Queremos recuperar pronto la silueta y en especial el abdomen, lo más rápido posible y a toda costa. ¿Cuáles son las consecuencias?

Si bien en el post parto surge una necesidad y ansiedad por recuperar la figura (externa), dejamos pasar por alto la zona más afectada de nuestro cuerpo durante este periodo: el piso pélvico

El piso pélvico está conformado por músculos, fascias y ligamentos, formando una estructura con forma de plato que cubre toda nuestra pelvis por abajo, de ahí su nombre.

Cumple dos funciones trascendentales: la de sostén y la de cierre. En primer lugar soporta y contiene los órganos pélvicos (vejiga, útero y recto), los mantiene en su posición y evita que desciendan. En segundo lugar cierra la vagina, la uretra y el recto, evitando de manera activa la salida de orina y deposiciones.

Cuando esta musculatura se encuentra débil o dañado deja de cumplir de manera eficaz sus funciones. Por tanto se puede producir Incontinencia urinaria o fecal en caso de que no logre realizar su función de cierre, o el descenso de alguno de los órganos pélvicos en caso de que no logre cumplir la función de sostén.

Prolapso…

prolapso genital

El descenso de los órganos pélvicos a través de la vagina se conoce como Prolapso de Órganos Pélvicos POP (ICS, International Continence Society) y puede estar acompañado o no de incontinencia urinaria/fecal y otras disfunciones pelviperineales. Dependiendo del órgano comprometido es el tipo de prolapso: puede prolapsar la vejiga (Cistocele), el recto (Rectocele), el intestino (Enterocele) y prolapso uterino que es el más común. Además según su estadío y severidad se clasifican en grados del I al IV.

Es una patología muy frecuente y se estima que un 11% de las mujeres va a requerir una cirugía por esta causa a lo largo de su vida. La incidencia y prevalencia son difíciles de establecer, ya que se vuelve síntomático cuando el descenso es evidente y se acerca a la entrada de la vagina.

Se estima que con el aumento de la expectativa de vida de la población, en el mundo y en Chile también, aumente significativamente el número de prolapsos y de cirugías por este diagnóstico.

¿Por qué se produce?

Como ya fue mencionado se produce básicamente por la incapacidad del Piso Pélvico de cumplir con su función de sostén. Esta debilidad de la musculatura se va instalando progresivamente a lo largo de los años, pero debemos tener claro que el comienzo es muchas veces el embarzo y el parto. Los cambios físicos como el crecimiento del útero, el peso del bebé y los cambios del colágeno durante el embarazo; además el efecto del parto vaginal sobre los músculos o nervios del piso Pélvico, harán de este periodo en la vida de una mujer es uno de los más complejo para su periné

Los mayores factores de riesgo son los partos vaginales pero habitualmente el prolapso no suele aparecer hasta la menopausia, momento durante el cual el déficit hormonal, principalmente de estrógenos, hace que tanto la musculatura como el tejido conectivo y de sostén se debiliten.

Existen otras condiciones que aumentan el riesgo como el sobrepeso, la tos crónica, cirugías, alteraciones del colágeno o la estitiquez.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más frecuentes son la sensación de bulto en la entrada de la vagina y pesadez perineal. En general estas sensaciones aumentan por la tarde o después de tener mucha actividad. Con menor frecuencia podríamos encontrar otros síntomas como dificultad para orinar o defecar, sensación de que nuestra vejiga no se vacía por completo, infecciones urinarias a repetición y molestias al tener relaciones sexuales por ejemplo.

 ¿Se puede prevenir? ¿Qué podemos hacer?

Si bien el prolapso de órganos pélvicos es de origen multifactorial podemos hacer algunas cosas para prevenirlo. Como ya fue mencionado todo se origina en una debilidad del piso pélvico y el momento más crítico para él es en el post parto.

grupo riesgofactores de riesgo

Durante el parto los tejidos del piso pélvico deben elongarse y permitir que el bebé atraviese el canal del parto. Una vez finalizado el proceso debe recuperarse y volver a su posición original. Esto habitualmente tarda un tiempo y a veces ocurre de manera incompleta.   En Chile aún existe bastante desconocimiento por parte de las mujeres sobre su Piso Pélvico. La mayoría de ellas nunca ha sido evaluadas por un kinesiólogo especialista que valore e informe a cerca de su condición muscular. Es probable también, que habiendo pasado por un embarazo y posterior parto ni siquiera sepa que este músculo existe y por tanto no sepa contraerlo. Existen estudios que demuestran que menos del 50 % de las mujeres logra realizar correctamente una contracción perineal.

Esta situación más algunos factores de riesgo, como por ejemplo la presión intrabdominal elevada, comienza a debilitar aún más esta musculatura y poco a poco se comienza a generar un prolapso.

Por tanto lo primero que podemos hacer es preparar nuestra musculatura perineal para el parto. Ésto se debe hacer con un kinesiólogo especialista en Rehabilitación Pelviperineal que realizará ejercicios de fortalecimiento y técnicas de flexibilización muscular para el parto. En segundo lugar debemos recuperar la musculatura del Piso Pélvico después del embarazo y/o parto antes de realizar cualquier otro tipo de ejercicio, sobre todo abdominales o ejercicios de alto impacto.

Actualmente a nivel global existe una corriente de ejercicios como el running, crossfit o ejercicios abdominales clásicos que generan mucha hiperpresión abdominal. La presión generada dentro del abdomen empuja los órganos hacia abajo y nuestro piso pélvico al encontrarse débil, no es capaz de contrarrestarlo y como resultado podríamos aumentar la debilidad de esta musculatura y con ello mayor riesgo de generar un prolapso.

Es posible incluso que el número de prolapsos de órganos pélvicos aumente significativamente en los próximos años por la práctica de estos deportes de alto impacto. No es que la práctica de estas actividades esté prohibida pero deberíamos conocer sus riesgos y tener precausión en el grupo de riesgo e idealmente ser evaluadas por algún kinesiólogo especialista, antes de comenzar la práctica

En algunos países de la Comunidad Europea el estado subvenciona el tratamiento post parto para recuperar la musculatura pelviperineal. En Chile estamos lejos de eso aún pero cada vez existe mayor información y distintos programas de preparación y recuperación del parto

Los métodos de entrenamiento muscular pelviperineal son una estrategia eficaz en el fortalecimiento de la musculatura del piso pélvico, y ha permitido reducir las tasas de incontinencia y prolapso.

Existen algunas alternativas que promueven el fortalecimiento abdominal sin perjudicar el Piso Pélvico y estimulan su tonificación, como la Gimnasia Abdominal Hipopresiva y la Gimnasia perineal grupal.

Para finalizar recuerda consultar con tu médico tratante antes de realizar cualquier actividad física posterior al nacimiento de tu hijo, y no olvides que la prevención es la mejor medicina

 Klga. Constanza Martínez Muñoz

Especialista en piso pelviano

WWW.CIREP.CLcontacto@cirep.cl

Links de Referencia

http://www.clinicalascondes.cl/Dev_CLC/media/Imagenes/PDF%20revista%20m%C3%A9dica/2013/2%20marzo/4-Dr.Cohen.pdf

http://www.cochrane.org/es/CD004014/tratamiento-quirurgico-del-prolapso-de-organos-pelvicos-en-mujeres

http://www.ensuelofirme.com/como-entrenar-eficazmente-el-core-sin-perjudicar-el-suelo-pelvico

Acerca del autor

Somos un centro kinésico especializado en el tratamiento y prevención de las patologia del piso pélvico y el embarazo. Somos el primer y más antiguo centro en esta especialidad del de el año 2004. Nuestras profesionales tienen formación de postítulo en el área y son docentes universitarios

1 comentario

  1. Muy interesante, sabe que puede también tratarse sin cirugía. y que la constipación puede empeorarlo.
    Tenemos que preocuparnos desde joven

¿Qué opinas?