¿Cuándo es mejor tener al segundo hijo/a?

0

Tener un hijo es maravilloso. Te cambia la vida, te pone tu mundo del revés, te despierta todos los sentidos. Te descubre una parte de ti que seguro desconocías. Te llena de un amor indescriptible, de una alegría infinita.

Pero también es duro. Son unos primeros meses de pocas horas de sueño, son meses y meses de muchas dudas, de buscar consejos, de no saber en qué día estás, de recibir instrucciones sin pedirlas, de no saber qué hacer, de cansancio.

Entonces llega el momento en el que el bebé ya gatea o camina y te empiezan a preguntar: “¿Para cuándo el segundo?”

Uno no ha tenido tiempo ni de tomar aire y ya nos preguntan cuándo aumentaremos la familia. Pero la pregunta hace mella en nosotros y si no lo tenemos claro empezamos a pensar qué será mejor: ¿bebés que se lleven poco, esperar que el primero sea más autónomo, dejar una buena diferencia?

Como en todo, no hay una fórmula mágica para decir qué es mejor. Mi decisión fue que mis hijas se llevaran poco tiempo, dos años. Había transcurrido poco tiempo entre un embarazo y otro, pero no menos de 9 meses, por lo que el cuerpo estaba bastante recuperado. Eso llevo a un embarazo mucho más cómodo, que viví con la tranquilidad de haber pasado ya por uno anterior recientemente. El parto también fue mucho más rápido y fácil, y la recuperación, mucho mejor. Además, mis hijas son compañeras de juegos, conforme crecen la diferencia de edad se hace menos presente y creo que van a acompañarse en todas las etapas, aunque no tengan una personalidad parecida. Tendrán un apoyo, una compañera.

Eso sí, el segundo embarazo con un bebé en casa puso a prueba la resistencia de mi espalda, y tener un bebé en pleno momento de explosión de aprendizaje: aprendiendo a hablar con fluidez, a dejar el chupete, a sacarse el pañal, en época de rabietas…no es fácil cuando también hay un recién nacido en casa que te quita horas de sueño, necesita mucho apego y, en mi caso, con una lactancia a demanda muy demandante.

Pero repetiría en caso de volver a empezar.

Muchas amigas con diferencias parecidas me comentan que para -ellas, el ideal es con algo más de diferencia, alrededor de 3 o 4 años. Así, el cuerpo está del todo recuperado del primer parto, y el hijo/a mayor ya es más autónomo, habiendo dejado el pañal, pudiendo vestirse y comer solo, y puede ayudarnos con el bebé en algunas tareas. Aunque con esta diferencia es con la que parece que aparecen los celos con mayor fuerza (siempre desde experiencias que me hayan contado, no hay verdad absoluta) pues el hermano mayor ha disfrutado de atención absoluta más tiempo y tiene edad para darse cuenta del cambio que ha significado un bebé en casa. Pero, repito, no hay verdad absoluta. Los celos pueden aparecer o no, haya la diferencia que haya entre hermanos. En mi casa hay celos, por ejemplo, pero de la pequeña hacia la mayor! Aunque también hay casos en que el menor ve al mayor como su ejemplo a seguir. Cada niño es un mundo!

Tengo también amigas con hijos con una diferencia de 5 años o más. Esta diferencia les ha permitido dedicarles tiempo al/la mayor durante los primeros y preciados años. Además, el hermano mayor va a ser un gran ayudante, puede ser mucho más partícipe del segundo embarazo, de la elección del nombre, de la llegada del bebé. Con estas diferencias más grandes lo más difícil sea que los hermanos encuentren entretenimientos comunes, pues la diferencia de edad les hace estar en etapas distintas de desarrollo.

Así pues ¿Cuándo tener al segundo? Depende de cada familia, del tiempo que tengamos, de cuántos hijos queramos tener, o quizá a veces depende del azar y los hijos llegan cuando quieren llegar. La bimaternidad me ha enseñado que, aunque tenemos muchas cosas aprendidas y vivimos la etapa con cierta tranquilidad, también somos primerizos de nuevo en ser “bimadres” y “bipadres” y es una etapa que te llena de muchos aprendizajes nuevos, de momentos de mucho caos y momentos de felicidad multiplicada por más del doble. Los sentimientos que me embargaban con la llegada del segundo te los contaba aquí.

Lai

Asi piensa una mamá

www.asicomolopienso.com

Twitter

Instagram

Facebook

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?