Criar de a dos el mayor desafío de la pareja

0

Dejenme decirles que la crianza no es una guerra de quien es mejor, ni quien trabaja más, ni quien está más cansado. Es hora de que empecemos a ver cada una de nuestras labores como un aporte a esta sociedad llamada familia, por lo que es fundamental que como pareja entendamos este punto para poder comprendernos y apoyarnos mutuamente, sin competir, sino estar ahí uno para el otro.

Por Susana Araya Coach Maternal 

 

Desde la gestación, las mujeres tratamos (y muchas veces rogamos) que nuestra pareja se involucre lo más que se pueda en todo el proceso, desde ir a controles y ecografías juntos, hasta la elección de ropa y accesorios del bebé.
​Convengamos que en nuestro país, el hombre solo cuenta con 5 días hábiles para acompañar este gran acontecimiento y luego retornar a su vida laboral, por lo que hablar de apego muchas veces resulta difícil, casi imposible. Entonces, ¿cómo podemos criar de a 2, si somos nosotras quienes quedamos al cuidado casi exclusivo de nuestro bebé?
​Este es muchas veces el gran conflicto entre las parejas: papá debe salir a trabajar y mamá debe quedarse en casa a cargo de todo. Sí, ellos deben salir a trabajar y deben dormir bien, y llegan cansados y deben mantenerse concentrados para no perder el empleo. Pero nosotras estamos en un vaivén de hormonas, emociones, sueño acumulado, cansancio, incertidumbre, dudas, y miles de cosas a las que debemos enfrentarnos día a día y parece no ser valorado por nadie, porque nosotras “no trabajamos”.
​Déjenme decirles algo, papá y mamá hacen cada uno un trabajo muy importante, cada uno aporta con lo mejor que puede y tiene según lo que nos toca desempeñar, esta no es una guerra de quien es mejor, ni quien trabaja más, ni quien está más cansado. Es hora de que empecemos a ver cada una de nuestras labores como un aporte a esta sociedad llamada familia, por lo que es fundamental que como pareja entendamos este punto para poder comprendernos y apoyarnos mutuamente, sin competir, sino estar ahí uno para el otro.
​Si papá no está en casa en todo el día, por muy cansado que esté, al llegar a casa debe hacerse cargo del bebé, ya que mamá cumple su rol 24/7 y papá lo hace en los tiempos en que su horario de trabajo se lo permite, por lo que si queremos que realmente tenga un rol activo en los cuidados y crianza, debe participar lo más que se pueda en los tiempos que tiene disponibles. Así, mamá tiene oportunidad de darse un baño, comer tranquila, dar una vuelta a la manzana o lo que necesite para reponer energías, porque eso es lo que necesitamos de nuestros compañeros, que nos den el espacio para volver a nuestro centro y poder seguir.
​La vida de papá, en general, sigue siendo muy similar a como era cuando el bebé no estaba, la vida de mamá cambia radicalmente al punto de no poder reconocernos a nosotras mismas, por lo que es muy necesario contar con un verdadero partner, con apoyo y contención, eso es ser compañeros de crianza, estar el uno para el otro, en beneficio de nuestros hijos, entender que no competimos, sino que nos complementamos, que ambos somos importantes y que los dos necesitamos al otro para salir adelante.

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl

Comments are closed.