Creo que tengo Mastitis, ¿Qué puedo hacer?

0

Las temidas Mastitis corresponden a una infección del tejido intersticial (el tejido que rodea los conductos) del pecho. Se caracterizan por gran malestar general, dolor, zonas enrojecidas en el pecho y fiebre. Si estás presentado fiebre debes comunicarte inmediatamente con tu matrona o ginecóloga/o para que te evalué y pueda indicarte los antibióticos y desinflamatorios adecuados. Además de seguir el tratamiento médico, podemos aliviar la congestión con masajes y extracción.

¿Por qué se produce la Mastitis?

Las causas más frecuentes son:
– Grietas en el pezón
– Congestión mamaria o conducto obstruído no tratado
– Vaciamiento incompleto de una de las mamas
– Saltarse una toma
– Estrés en la mamá.
¿Cómo saber si tengo Mastitis o no?
La Mastitis a veces puede ser confundida con el inicio de una gripe, ya que genera la misma sensación de malestar general. De ahí la famosa frase, “Sintomas de Gripe en una madre que amamanta, es Mastitis hasta que se demuestre lo contrario”. Por eso es muy importante estar atenta a la presencia de fiebre y examinar el pecho por si presentara zonas enrojecidas, adoloridas o afiebradas.
Si notaras un pecho u ambos con alguna de estas características, pero aun no presentas fiebre. Puede tratarse de un retención de leche, el paso previo a la mastitis. En este caso es recomendable: Realizar masaje (desde la base hacia el pezón) para movilizar la leche retenida, aplicar calor local al extraerse leche o al amamantar, utilizar diferentes posturas para amamantar y así vaciar diferentes zonas del pecho.

Y si ya tengo Mastitis ¿Qué puedo hacer?
– Visitar a tu médico para que te evalúe e indique tratamiento
– Continuar con la lactancia. No hay ningún motivo para suspenderla, la infección es del tejido, no de los conductos, por lo que el bebé puede seguir amamantando. Además, la extracción del bebé ayuda a mejorar el cuadro. En caso de grietas, se puede suspender el pecho afectado por 1-2 días y extraer esa leche para dársela al bebé. Idealmente con suplementador al dedo.
– Amamantar con mayor frecuencia y/o extraer leche materna.
– Ofrecer primero el pecho comprometido.
– Líquidos abundantes en respuesta a la sed de la madre.
– Paños fríos o las famosas hojas de repollo, ayudan a disminuir la inflamación. Usar entre tomas, ya que al momento de amamantar o extraer se recomienda el calor local para facilitar la extracción de la leche materna.
– Importante consultar tu médico tempranamente, ya que si la mastitis no es tratada a tiempo, puede evolucionar a un absceso mamario. Situación que puede necesitar cirugía.
Como siempre les deseo una feliz lactancia,

 

 

Lorena Mercado López
Mamá, Prof. Biología, Consultora de Lactancia
Dipl. Apego y cuidados tempranos
www.lactanciayfloresdebach.cl

Fuente:
Manual de Lactancia Materna, Contenidos técnicos para profesionales de la Salud. 2010. Gobierno de Chile. Disponible en http://web.minsal.cl/sites/default/files/files/manual_lactancia_materna.pdf

Acerca del autor

Consultoría en Lactancia Materna

¿Qué opinas?