Convertirse en padres, consejos para la relación de pareja

1

Estar en pareja y convertirse en padres suele ser un remezón muy fuerte. No solo la mamá se reinventa, sino que la relación también tarde o temprano se transforma. Ser pareja amorosa y ser pareja parental conlleva cambios en nuestra dinámica cotidiana.
Algunas reflexiones sobre la ma/paternidad que fomentan sacar lo mejor de nosotros:

embarazo-y-sexualidad

 

1. Los primeros meses son difíciles para ambos, sobretodo para la mamá y su revolución hormonal que la tiene con menos facilidad para autoregularse sola. Por lo mismo, es importante conversar con la pareja y exponer esto que nos pasa a nivel hormonal, emocional, mental y físico.

Las mujeres en pleno postparto necesitamos mucho cariño y piel, una conversación tranquila, exponiendo todo lo que nos pasa, lo que a veces nos lleva a informarnos de que hay bases neurológicas que evidencian que no es “solo porque sí”, sino que la maternidad genera cambios neuronales y hormonales en nosotras. Una conversación sobre lo que estamos sintiendo, nuestras aprensiones, miedos, sensaciones, etc. puede contribuir a la empatía con nuestra pareja, donde ambos nos comprendamos desde nuestros más íntimos sentires en esta nueva etapa.

2. Los papás también se deben acomodar al cambio. No solo nosotras. Y lo hacen muchas veces de una manera distinta a nosotros. Comprender que ellos también hacen lo mejor que pueden al igual que nosotras, con los recursos personales que tienen, nos pone a ambos en una posición de empatía y disposición amorosa a resolver las dificultades del día a día.

3. Los hombres generalmente son mas diestros “haciendo”, a esto me refiero que cuando posterior al nacimiento de nuestros hijos/as, conversamos concretamente sobre lo que cada uno quiere/puede hacer, en definitiva, re-acomodar, volver a conversar sobre los roles en las cosas de la casa y la crianza es muy importante para que ambos se sientan cómodos con el cambio que implica ahora un nuevo integrante de la familia que necesita cuidados y amor.

4. Para eso, una forma que funciona bastante bien en muchas parejas es que la madre pueda estar (hasta cuando pueda, de acuerdo a si trabaja o no, postnatal, etc) lo más posible ocupada de su bebé, y el padre, además de también cuidar al bebé, realice las cosas más concretas y que podrían implicar un esfuerzo físico o mental que la madre le está costando hacer durante este primer periodo de tiempo (primeros 3 meses) (ciertamente cuando nuestros niños crecen, retomamos y volvemos a hacer muchas cosas más).

Por ejemplo, si antes solía hacerlo la mamá, que el padre ahora se encargue de meterse al computador y pagar las cuentas, o coordinar con los maestros que están arreglando la casa, reacomodar el futón del living, o ir con una lista ya hecha al supermercado (es más práctico). Cuando el hombre ayuda de forma concreta con estas cosas que quizás la madre hacía, ella tiene el espacio para descansar mental y físicamente de esos quehaceres que ciertamente el primer tiempo nos pueden complicar o estresar.

Este tema es totalmente personal de cada familia, ya que ciertamente en cada dinámica de pareja cada uno se encarga quizás de ciertas tareas del hogar. La importancia de éste punto radica en que la mamá pueda delegar ciertas cosas que antes hacía por al menos los primeros meses para así ir recuperando las energías luego del parto.

5. El principio de la co-responsabilidad, tanto en las tareas del hogar como en la crianza. A veces hay mujeres (no todas) que cargan con una forma de llevar la casa, donde el mandado del deber es muy potente, haciéndose cargo de prácticamente todas las tareas de la casa, costándole compartir y abrirse a ser co-rresponsable con su pareja. El discurso interno suele ser “yo me las puedo todas” éste, muchas veces inconsciente, producto de una herencia, en donde vimos que nuestras mamás hicieron todas las tareas de la casa y papá solía aportar más desde lo económico.

Es importante hacer conscientes esos patrones, para elegir si nos siguen acomodando o no. Hoy en día los padres quieren esa “mitad de responsabilidad”, son activos en la crianza, las mujeres ya no quieren al marido que sólo ponga la plata etc. en definitiva, los tiempos han cambiado, pero si continuamos perpetuando que la mujer haga todo, no podremos salir del circulo. Por eso es necesario conversar cual es la dinámica que a nosotros, pareja y familia singular y particular, nos acomoda.

En éstas dinámicas se suele dar a la vez, que el hombre no se sienta cómodo, y se sienta frustrado porque tampoco tiene su espacio ni rol activo, puede sentir que su mujer no confía en él, que no tiene poder de decisión sobre algunas decisiones del hogar, etc. el tema es amplio y tiene miles de matices, aquí se aborda escuetamente a fin de mostrar la necesidad de que las mujeres que suelen encargarse de todo, suelten ahora para poder re-equilibrar la dinámica en pro de fomentar la co-responsabilidad.

6. Cuando a la mujer le está costando mucho trabajo compartir los roles, por ejemplo por que siento que mi pareja no compra tan bien como yo, podemos empezar con un paso simple para que ella logre soltar algunas tareas, como por ejemplo con el supermercado, escribir una lista con la marca concreta de determinado producto. Así, la mamá tiene la compra que necesita pero permite a su pareja hacerlo, ayudando a cambiar dinámicas más “disparejas en las tareas de la casa. La base del denominado “machismo” es que muchas veces somos las mujeres las que no permitimos a los hombres ser protagonistas del mantenimiento del hogar, de la crianza, etc.

7. Cada pareja tiene tiempos distintos para volver a ser pareja amorosa de nuevo. No caigamos en comparaciones ni miremos para el lado. Cada pareja en su intimidad conversará sobre lo que necesitan y que necesitan de cada uno. Dense el tiempo para resignificar la relación intima, ver quizás nuevas necesidades o ritmos, respetarlos y disfrutar de lo nuevo!

 

Pamela Labatut
Psicóloga Clínica / Psicoterapeuta

Acerca del autor

Mamá, Psicóloga Clínica – Psicoterapeuta. Terapeuta Floral Acreditada y terapeuta complementaria. Atención individual y parejas. Especialidad en Autoestima-autocuidado, duelo gestacional, maternidad, sueño infantil. Terapias, talleres y círculos de mujeres en Rancagua.
www.psicologiayflores.cl

1 comentario

  1. El día de hoy os traemos ideas a fin de que los niños hagan en la época vacacional que enseguida les darán las vacaciones de
    verano.

¿Qué opinas?