¿Consumir o no tu placenta? Estudios, medicinas y experiencias reales

0

Nunca la placenta fue tan famosa, batidos de placenta, placentofagia, medicina placentaria, rituales de la placenta… ¿Modas pasajeras de madres hippies o recuperación de tradiciones ancestrales?

Tras las declaraciones de Josefina Montané se abrió la polémica y hoy madres, médicos, científicos, matronas y doulas debaten si es saludable o riesgoso consumir la placenta tras el parto, batidos más, batidos menos, lo cierto es que actualmente no existe ningún estudio científico determinantes y generalizables que avale los beneficios de consumir la placenta en cápsulas o de otras formas, pero tampoco ninguno que demuestre sus supuestos riesgos, aunque actualmente la Universidad de Nevada de Estados Unidos tiene invertidos 40 mil millones de dólares en estudios relacionados a la placenta y sus beneficios.
Un poco de historia

Parece algo nuevo pero los ritos y la medicina relacionada con la placenta humana tienen respaldo antropológico desde la época de los egipcios, en tanto en China se ha usado ancestralmente, Qin Shihuang, el primer Emperador de la China unida, fue el primero en descubrir sus propiedades curativas hace 2.200 años, luego de lo cual se usó para combatir la vejez así como apoyar a las mujeres en el post parto y para mejorar la lactancia materna.

En Chile la placenta también tiene su historia con los pueblos originarios, así para los mapuches ésta es sagrada pues unió a madre e hijo y por ello una vez ocurrido el parto la entierran y luego plantan un árbol, generalmente un Canelo. sobre ella para que niño y árbol vayan creciendo de la mano.

Así mismo en el ámbito de la oftalmologia y tal como se describe en en un artículo titulado Placenta, cordón umbilical y membrana amniótica que puedes revisar aquí, existen registros del uso de la placenta en tratamiento de quemaduras y lesiones cutáneas en las décadas de 1920 y ya para 1930 se usó como estimulante biogenico en enfermedades como queratitis y el Alzheimer basados en los estudios del Doctor Vladimir Petrovich Filatov, los cuales dejaron de realizarse en Occidente tras la Segunda Guerra Mundial.

Placenta cura enfermedades la experiencia de Cuba

En la actualidad Cuba es quien se ha dedicado a trabajar con placenta como medicina llegando a encontrar una cura para una enfermedad de la piel llamada Vitiligo, existe de hecho el Centro de Histoterapia Placentaria dirigido por el Doctor Carlos Miyares en donde se realizan investigaciones, medicamentos y cosméticos a base de placenta conservada debidamente, llegando a preparar cápsulas de placenta como Biopla que es consumido como complemento dietético y revitalizador energético ayudando a personas con bajas energías, estos medicamentos reconocidos y comercializados no han presentado ningún tipo de contraindicación, por tanto, aunque no existan estudios concluyentes, es un hecho que la placenta humana bien tratada sí puede servir como medicamento con resultados comprobados empíricamente.

Pero no se trata de consumirla de cualquier forma ni de usarla de cualquier manera, al respecto el naturópata Rubén Marchand en entrevista al periódico Primera Hora señaló que “aquí todo estriba en quién es el laboratorio que lo procesa, porque tenemos que coger estas placentas de madres que no hayan tenido adicción a drogas, o alcoholismo…” ya que la placenta también funciona como barrera de elementos tóxicos por lo que su consumo se recomendaría en caso de madres que se hayan cuidado en su embarazo con una dieta equilibrada y que hayan consumido ácido fólico, además de ser vital que quienes realicen el medicamento cuenten con las condiciones de higiene necesarias.

Medicina de Placenta en Chile

Siguiendo las recomendaciones de expertos, si quieres consumir tu placenta post parto es importante lo hagas con profesionales preparados, ojalá certificados y que tenga experiencia en el trabajo, para ello hemos entrevistado a la Doula Daniela Salinas especialista en Medicina Placentaria formada en Doula Caribe con Rita Aparicio quien ha trabajado con más de 150 mujeres que han decidido consumir su placenta teniendo experiencias 100% positivas.

Salinas señaló que es seguro consumir la placenta en batidos siempre y cuando se respeten las medidas de higiene y conservación de la placenta tanto de la familia como de quien trabaja con ella, en tanto, respecto a los beneficios nutricionales puestos en dudas por el colegio de Nutricionistas de Chile nos explica que “existe un estudio de la placenta humana que realizó Canarias Biomédica en donde se menciona que la placenta va acumulando durante toda la gestación una cantidad importante de nutrientes como el hierro y otros minerales lo que la convierten en un compuesto orgánico de alto valor biológico”

Salinas también nos ha querido compartir una experiencia con una de las madres a quien le preparó cápsulas de placenta y con quien pudo presenciar evidentes mejorias.

“Una madre que acompañé ella y su bebé tenían alergias alimentarias múltiples y el bebé tenía el hígado sumamente inmaduro, empezaron el tratamiento con elaborados a partir de la placenta y comenzaron a sentir cambios bastante beneficiosos para su vida, en un lapso de dos meses empezaron a incorporar distintos tipos de alimentos a su dieta, subiendo ambos de peso. Además el bebé sufría de estreñimiento que incluso le llevaron a tener lesiones en el recto, luego de un mes y medio de tratamiento pudo mejorar su digestión evacuando dos a tres veces al día, la madre y el bebé mejoraron su ánimo y su calidad de vida”.

Componentes y beneficios presentes en la placenta

– 50% vitamina K con propiedades antihemorrágicas y anticoagulantes.
– Vitamina A, B y D
– 50% de hierro que ayudaría a prevenir depresión post parto
– Magnesio
– Efecto galactogogo lo que mejoraría la producción y calidad de leche materna.
– Combate fatiga y desórdenes del sueño
– Previene la anemia (por alta cantidad de hierro)
– Ayuda a contraer el utero a tamaño original
Consumir o no la placenta es una decisión personal y de cada familia, lo importante es que te informes, que consultes, que te asesores por personas adecuadas y que seas conscientes de las condiciones y los cuidados que tu misma tuviste en tu embarazo para que puedas sentirte segura y confiada, y si no te atreves a consumirla de seguro poder plantarla será un acto significativo y hermoso para ti y tu familia, si deseas contactarte con Daniela Salinas puedes escribir a medicinadelaplacentachile@gmail.com

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?