¿Con quién dejaste a los niños?

1
​Muchas veces cuando salimos, más de alguna de las personas con las que nos encontramos nos pregunta “¿con quién dejaste a los niños?”, muchas veces me dan ganas de contestar cosas tan absurdas como “solos, la verdad es que no tenía con quien dejarlos, así que los dejé en casa, bien cerrada la puerta con llave, leyendo el diario y una vela prendida para que no les de frío”.

Por Susana Araya Coach Maternal 

​Esta sensación de querer contestar una burrada nace desde lo más profundo de las entrañas, porque nadie te pregunta primero ¿cómo estás? ¿cómo te sientes?  que rico que viniste, ni nada de eso. Por otro lado, cuando un hombre llega a un evento solo, ¿alguien le lanza tamaña pregunta?

​La respuesta es automática, NO, nadie le pregunta a un hombre con quién dejó a los niños para poder salir y es más, poco probable que le pregunten algo en relación a los niños.

​He hecho este análisis por largo tiempo, pensando específicamente ¿por qué se me aprieta la guata cada vez que mi pareja me cuenta que tiene que salir, que tiene un viaje por trabajo, que volverá a estudiar o que saldrá más tarde de la pega?

​Me metí adentro de mí y de mi puerperio y traté de ser muy crítica en mi forma de pensar y reaccionar. Lo que encontré fue esto: para que yo pueda trabajar, ir al supermercado, juntarme con alguna amiga o hasta ir al médico, debo montar todo un circo, alinear los astros y rezar para que todo resulte como espero para poder salir de la casa, dejando a mis niños al cuidado de alguien de mi entera confianza y sabiendo que de verdad estarán bien.

​No, no es en contra de nuestras parejas. No, no es joder por joder. No, no es porque seamos brujas y no queramos que ellos salgan. Es el hecho de que con la maternidad se nos cortan las alas, perdemos toda capacidad de autonomía y libertad de acción. Necesitamos y dependemos de alguien más para poder mantener nuestro mundo de “solteras” y francamente, eso, personalmente, me apesta. Y siendo bien franca, da un coraje tremendo el que ellos puedan y nosotras no, es simplemente injusto.

Muchas veces los hombres nos critican que nos ponemos pesadas post parto, que nos los dejamos hacer nada, que todo lo queremos controlar, entre otras cosas.

​Queridos amigos, antes de volver a criticarnos, los invito a hacer la siguiente reflexión: cuando somos padres, ustedes siguen yendo a trabajar, ven a otras personas durante el trayecto a su lugar de trabajo, conversan con sus compañeros, almuerzan tranquilos, pueden trabajar concentrados, pueden ir al baño sin supervisión, pueden salir a fumarse un cigarrito si corresponde, y luego cumplen sus horas de trabajo, terminan su día laboral y luego retornan a su casa y pueden desconectarse de eso.

Nosotras estamos guardaditas en casa, cuidando al bebé, ya no podemos trabajar, con suerte podemos bañarnos, comemos con un pecho al aire y el pequeño conectado a nosotras, rogamos para que algún ser humano, ojalá adulto, nos de unos minutos para conversar de algo más que pañales y chanchitos, poder comer en paz es un lujo de los dioses (si es que nos dio el tiempo para cocinar algo para nosotras), y por último, ser mamás es un trabajo 24/7, no tenemos horario, tiempo de descanso, licencias médicas, vacaciones, fines de semana ni feriados.

​Seamos más amables, y si ves a una mujer que ha tenido la fortuna de poder salir de casa, sorteando todo tipo de obstáculos, sé más considerado, hay mucho más para preguntar que “¿con quién dejaste a los niños?”

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl

1 comentario

  1. Karina Márquez el

    jajaja fue como leerme a mi misma, todo lo que dices yo lo he dicho. Después de muchas discusiones con mi marido por este tema llegamos al siguiente acuerdo, si yo no salgo él tampoco y ha funcionado bastante bien, porque si quiere salir, lo hace, pero yo después también lo hago, cada uno se hace cargo del niño mientras el otro hace sus cosas. Incluso nos planificamos y estamos yendo al gimnasio, todo un logro para esta familia jajaja y como quienes nos rodean conocen el sistema, nadie hace la famosa pregunta, porque debo aclarar que las salidas son escasas