Cómo tener un parto feliz, y por qué buscarlo

0

parto respetado

 

Ahora más que nunca, se habla mucho de la importancia en rescatar el parto como un evento de extrema relevancia en la vida de una mujer y no como una experiencia exclusivamente médica. El parto es un evento fisiológico que cuando se respetan las condiciones, en un 95% de los casos, ocurre de manera normal sin mayores intervenciones y/o ocurrencias.

Es sabido también que la interferencia inhibe la fisiología del cóctel de hormonas necesarios para que nuestro cuerpo trabaje a nuestro favor. Michel Odent el conocido obstetra y científico francés es quien nos demuestra a través de su observación, la importancia del cuidado a la ecología del parto.

parto - poder

http://www.mamirami.es/2014/05/20/que-significa-un-parto-respetado/

 El conocido y repetido concepto de que lo que importa son “mamá y bebé sanos” ya no nos convence. No basta sobrevivir. El nacimiento de un hijo es algo que marcará emocionalmente la triada (mamá, papá y bebé) de por vida. Los efectos de un nacimiento extático, donde hubo respeto y protagonismo, presentan resultados sorprendentes en el apego, lactancia y un post parto más llevadero, mientras que nacimientos marcados por la violencia en donde la mujer sintió que sus derechos fueron vulnerados (estamos hablando de violencia obstétrica) las marcas son evidentes. En mi trabajo he visto mujeres que después de años y años del nacimiento de sus hijos, todavía lloran al recordarse de cómo fueron tratadas en el día de sus partos.

El trauma en el nacimiento además de predisponer a un post parto complejo, incluyendo el Baby Blues o Depresión Post Parto, puede generar también algo bastante fuerte conocido como PSTD (Post Traumatic Stress Disorder) un trastorno que puede ocurrir después de la experiencia de acontecimientos que amenazan la vida, como por ejemplo haber estado en una guerra, accidentes graves o desastres naturales. Antiguamente no se vinculaba el trauma del parto a ese tipo de trastorno, pero estudios han demostrado que la relación es directa y válida.

La relevancia del tema es tamaña que en UK existe una organización no gubernamental que se dedica a estudiar y a apoyar mamás que sufrieron un parto traumático presentando dicha condición. En el web site http://www.birthtraumaassociation.org.uk/what_is_trauma.htm se puede identificar distintas referencias y estudios demostrando el fuerte impacto que un parto traumático puede tener en la vida de una mujer.

La experiencia de parto, no se borrará jamás, puede amenizarse con el tiempo, pero el recuerdo siempre estará, sea muy lindo o muy duro. El embarazo y parto son una de las raras oportunidades donde nosotras mujeres tenemos la posibilidad de conectarse a niveles demasiado profundos, con nosotras mismas, con nuestras historias, nuestra crianza, nuestros dolores, nuestros miedos, nuestras debilidades, nuestras creencias, nuestras fortalezas y nuestro poder. Puede y debe ser una oportunidad tremenda de crecimiento personal, como un rito de paso hacia a algo grandioso: La maternidad.

Y la pregunta es, qué debo hacer para tener un parto donde yo me sienta respetada?

Uno de los factores importantes  es entender que el parto es tuyo, no del doctor, ni de la matrona, ni de la clínica/hospital. Hay que interiorizar que estamos hablando de tu cuerpo, de tu bebe y de tu experiencia!!!!

Ese simple cambio de switch ya representa mucho, porque cuando se comprende y se toma la responsabilidad, las actitudes que vendrán luego después, serán de empoderamiento.

Al tomar un proceso como tuyo, buscarás más y más información, además de elegir un equipo que verdaderamente pueda entregar lo que estás buscando. Habrá mucho más criterio en las decisiones, la información será la herramienta. La información es el punto clave, cuándo no hay información, no hay decisión genuina.

Cuándo hablamos de un parto respetado, estamos hablando de un parto que independiente de cómo se finalizó (natural, vaginal, cesárea) ocurra lo transcendental: el respeto a las necesidades de la madre/bebe. Y para que eso sea posible, la propia mujer necesita cuestionarse y entender primero que es lo que es importante para ella. Cuando una mujer es la protagonista de su parto, aún que ocurran intervenciones médicas, cuándo son realizadas de una manera respetuosa y en común acuerdo, la sensación es de tranquilidad y protagonismo.

Cuando hay claridad con respeto al tipo de tratamiento que queremos tener en nuestro parto, nos permitimos una preparación de manera más activa.

 

Y de manera práctica,  ¿qué puedo hacer para prepararme?

  • Participar de foros de parto.
  • Evitar escuchar las historias terroríficas de parto que permean nuestra cultura sensacionalista.
  • Buscar buenas bibliografías (Michel Odent, Ina May Gaskin, Penny Sinkim, Laura Guttman, Carlos González entre muchos otros renombrados autores).
  • Mirar buenos documentales (The business of being born, Orgasmic Birth, Microbirth, etc).
  • Participar de talleres de preparación para el parto.
  • Conectarse con su propio cuerpo.
  • Conocer la fisiología del parto, para entender que ese es un proceso natural para lo cual nosotras mujeres estamos diseñadas para hacerlo.
  • Trabajar los miedos y fobias.
  • Prepararse físicamente para el maratón del parto, a través de ejercicios físicos y una nutrición ideal tanto para el bebe como para la mama.
  • Preservar y trabajar las emociones.
  • Trabajar el control mental – herramienta importante durante el trabajo de parto- por ejemplo el yoga entrega excelentes oportunidades para eso.
  • Elegir un equipo acorde a sus necesidades/expectativas.
  • Elaborar un plan de parto (es como una guía de navegación que indica los “caminos” importantes en esa travesía).
  • Entregarse y dejar fluir.

 

La verdadera preparación consiste en estar informada, hacer el mejor esfuerzo para que las condiciones esperadas se den, pero sin el impulso de querer controlar los eventos, ya que en eso no hay mucho control. Cuándo vamos a un parto, tenemos que ir con la confianza plena en nuestro cuerpo, en nuestra capacidad de parir y tenemos que estar suficientemente tranquilos y confiados en el equipo elegido. Es extremadamente necesario abrir el cuerpo, la mente, dejar fluir y entregarse!!

Cuándo tenemos una fijación que el parto debe ser rígidamente de esa o de otra manera, las chances de que ocurra una frustración importante en caso que las cosas no salgan como planeamos, es demasiado grande. Es importante contemplar todas las posibilidades y prepararse integralmente para cada una de ellas. Lo que debe primar acá es la sensación de ser escuchada, respetada, no infantilizada, cuando eso ocurre estamos hablando de Protagonismo, y ese factor fundamental es lo que nos permitirá mirar hacia nuestras historia de parto con amor!!!

 

Queridas lectoras/lectores, ¿qué elementos importantes en tu parto debiesen ocurrir para que sintieras que fuiste respetada?

 

Grasiele Pasinato
Mamá 
Doula y educadora prenatal
www.nacersonriendo.com

Acerca del autor

Soy Grasiele Pasinato oriunda del sur de Brasil, madre de 2 hijos nacidos naturalmente. Hace 6 años renuncié a mi carrera en el mundo corporativo, para dedicarme al cuidado, acompañamiento y preparación de familias gestantes. Me certifiqué como Doula (DONA International) y Educadora perinatal (@Birthing from within) , en USA – durante los 4 años que viví en New York junto a mi família, acompañando partos en las principales clinicas de Manhattan, Brooklyn y tambien en New Jersey. Actualmente trabajo en mi centro, Nacer Sonriendo impartiendo talleres de preparación para el parto basados en la metodologia @Birthing from within y acompañando nacimientos como doula. Soy tambien coordinadora del grupo de doulas de la Clínica Universidad de los Andes y de los talleres de preparación para el parto que incluye el programa PNS (Parto Natural Seguro) en dicha institución.

¿Qué opinas?