Como sobrevivir la soledad del día a día sin morir en el intento

76

Todos nos hablan de lo difícil que es ser madres, del sacrificio, el dormir poco, la dependencia, pero nadie nos dice lo solas que estaremos… Solas? Pero si tienes a tu bebé! Sí claro, a él y nadie más!

imageCuando quedé embarazada una amiga me dijo que rico ya no volverás a estar sola! Recuerdo de hecho que mi mayor temor a la maternidad radicaba en que siempre estaría acompañada y perdería mis espacios de soledad que tanto amaba y protegía. Vaya paradoja, antes cuando era soltera amaba la soledad y vivía arrancando de la gente, ahora que soy madre me paso el día pensando a dónde puedo ir o a quien puedo invitar para no estar tan sola con mi hijo. Resultado? Muy a mi pesar, suelo tomar el celular y buscar un poco de compañía en whatsApp que hoy por hoy se ha vuelto mi mejor amigo, un espejismo de compañía, que por más que lo intento no logra consolarme en mis llantos de media tarde.

Mientras  más leo y más grande está mi hijo más me convenzo de que una madre NO debe, no puede estar todo el día sola con un bebé! Por qué? Porque necesitamos a alguien que nos salve de la locura del puerperio. Algún ligero contacto con el mundo más allá de pañales y mis sombras, esas que llenan mi mente todo el día, esa mezcla de ira, pena, frustración, ahogo y desamparo que van y vienen junto con miedos que no conocía y una sensación de vulnerabilidad que sigue sin agradarme, me muero por pedir, gritar, rogar ayuda y compañía a mi familia, amigos pero, no puedo! Soy una mujer adulta! Era una profesional segura que para colmo amaba la soledad, qué es eso de decir no aguanto más sola! Por favor vengan a verme! Los necesito! Uff! Por suerte está mi hijo, él que me salva de la soledad y locura interior con sus risas, sus locuras y sus inesperados abrazos mientras entre lágrimas le pido disculpas por estar colapsada.

Sueño con el día en que mi mamá deje de trabajar, o el papá de mi hijo llegué más temprano a casa, incluso fantaseo con buscar  una casa cerca de otras madres para no estar tan sola, mientras tanto busco la forma de no caer, ya llevo más de un año de maternidad, y creo que algo de experiencia tengo en como combatir la soledad para poder sortear este puerperio sin tener que pasar por esa etiqueta de “tienes depresión post parto “. Les comparto a ustedes las que empiezan lo que a mi me ha dado resultado un poquito, sólo un poquito!

1- Salir! Estar sola y encerrada en casa es fatal! Ahora que el clima mejora salgo todas las tardes con mi hijo, a la playa, al parque, a la esquina! Pero salgo, respiro profundo con él colgadito o de la mano, e incluso me hago la valiente  y voy a tomar un jugo con él, en un café, aunque dure 20 minutos, lo hago y me olvido de las miradas poco amigas!

2- Contarle a alguien: ya sea que tengas pareja o seas mamá soltera alguien tiene que saber que te estás volviendo loca! Demasiada soledad, si es papá decirle, no soporto 12, 8 hrs sola! No lo soporto! Ayúdame porque me hace mal! Ser así de directa hará reaccionar a cualquiera y al menos por unos días buscarán la forma de acompañarte, después se olvidan, y hay que volver de nuevo a recordarlo, es así la gente, y en especial los padres, tienen mala memoria.

3- Música: escuchar música! Que no sea infantil jaja, poner la radio o la tv y escuchar voces, mientras cocinamos o mudamos, eso nos dará la sensación de compañía.

4- Auto invitarme a todas partes: aló mamá, puedo ir a almorzar a casa mañana? Andrea! Amiga, salió el sol! Vamos a la playa! Hermano! Cómo estás? Te parece si voy a tomar once el jueves? Suena tremendo, pero vamos no hay nada de malo en hacerlo! Y si tienes amigas que son mamás mejor todavía!

5- Cuando voy a comprar cualquier cosa me quedo pegada hablando con el vendedor o vendedora, esto es inconsciente claro!! Pero escribiendo este artículo me di cuenta que lo hago mucho!! Ahora entiendo a mi mamá! Por eso siempre conversaba cuando era niña! Porque sino se habría vuelto loca.

6- Jugar! Tirarse al suelo con mi hijo, mojarnos en el jardín, cocinar, perseguirnos, jugar a las escondidas! Todo eso me hace sentir viva y aprovecho su compañía! Me permito por un rato bien largo ser niña, cuesta!! Siii mucho, pero es exquisito!

Y lo más importante es pedir ayuda, recurrir a las amigas o amigos, usar los parques, no nos encerremos en cada, no hay nada de malo en pedir ayuda o decir a quienes nos quieren que estamos sintiéndonos solas, por último lleva a tu hijo a los juegos, ahí siempre hay una madre como tú que necesita lo mismo! Aunque sea pequeño, conversar con otras madres será una ventana de alivio y respiro, y si son vecinas invitarlas a casa, tratar de hacer tribu!

Yo tengo varias tribus virtuales, pero a pesar de su inmenso apoyo y compañía si no hay abrazos, risas, sonidos, mi SER no logra conectarse, díganme anticuada pero es así! Aunque confieso que sin estas tribus virtuales no estaría en pie como ahora!

Cariños madres! Busquemos compañía y tratemos de cambiar las cosas!

Mucha Luz!

TARA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl