¿Cómo hacer que tus hijos coman bien?

1

disfrutar alimentos

La alimentación es un acto involuntario, parte de nuestro patrón de conducta. El estilo de vida acelerado, enfocado en resultados, sumado a el exceso de actividades escolares, hace que la alimentación sea el encuentro con el placer que no nos permitimos a diario. Muchos Niños/as se encuentran eligiendo sus alimentos desde ese estado, tal cual lo observan de sus padres, y de la sociedad de la que aprenden. ¿Cómo guiar a tus hijos hacia el bienestar físico y mental desde la alimentación?

1. Generar Rutinas Saludables:
Desde que el bebé amamanta, naturalmente el cuerpo comienza a organizar la alimentación en un patrón horario. Las madres vamos organizando esos horarios poco a poco, de manera de generar una rutina que le permita al niño/a ordenar el funcionamiento de su cuerpo-mente. Una vez que el niño/a se incorpora a la alimentación sólida es fundamental generar una rutina de alimentación, de manera que el cuerpo se prepara para comer, digerir y utilizar los nutrientes y poder transformar los alimentos en energía vital. No es necesario que esta rutina sea estática, podemos tener una rutina de semana y otra de fin de semana. Es importante asociar esta rutina a un estado de bienestar desde los adultos, eso quiere decir, que el niño debe observar este patrón en sus padres como algo normal y agradable.
Cuando trabajé en un Centro de Salud Familiar observé como muchas madres carecían de esta rutina, funcionando desde el estrés de correr a cocinar, sin ninguna planificación, o comprar en cualquier lugar alimentos “express” para salir del paso. Está actitud de la madre significa para el niño una asociación de la alimentación con estrés, algo desagradable que se hace para crecer, pero no para disfrutar.

2. Permitirle al niño expresarse en relación con sus alimentos:
Está historia te puede parecer cercana: Hijo: ” Mamá, no me gusta la acelga. No quiero comerme la tortilla que me hiciste”. Posibles reacciones de las madres: “Te tienes que comer todo, por que hay muchos niños que mueren de hambre en el mundo” , “Te comes todo, aunque no te guste, si no te vas castigado”, “Bueno hijo, que sucede con la acelga? no es bueno comer por obligación”. Con cuál reacción te identificas? Observate en ella como un niño/a y observa que sucede contigo. Comer con repulsión es algo muy poco saludable, puesto que el cerebro le da la información al cuerpo de que lo que está ingiriendo no es algo bueno, y por lo tanto se afecta la digestión y absorción de nutrientes. Efectivamente ese alimento es poco aprovechado y se acumula como toxinas en el cuerpo, las que pueden provocar malestar.

Permítele a tu hijo expresar sus opiniones, definir sus gustos y validar sus rechazos. Oriéntalo hacia el consumo de alimentos desde el disfrute siempre, y motívalo a probar nuevas preparaciones de el alimento que rechaza. Deja pasar un tiempo si se sostiene el rechazo. Y vuelve  a motivarlo a probar. Reconoce que es posible que tu hijo/a tenga otros gustos, distintos a los tuyos.

3. Incorporarlo en el Proceso del Comer:

Muchos niños se sienten atraídos a comer en sus tiempos de comida cuando son parte del “Proceso del Comer”. Poner la mesa, que lleve las servilletas, preparar el postre. Puedes incorporar a tu hijo/a de acuerdo a su etapa de desarrollo. Esta actividad prepara el cuerpo-mente para recibir los alimentos, y los motiva a comer, más aún si es en familia o compañía de personas agradables.

4. Deja que Pruebe los Alimentos:

Que es Probar? Probar es permitirle a tu hijo/a no solo saborear, sino también tocar, percibir su olor, su textura, identificar sus colores. Entonces puedes jugar a conocer los alimentos desde otras características, que no sean de primera su sabor. De esa forma ayudas a tu hijo/a a incorporar los alimentos desde toda su magnitud.

5. No hay “Alimentos Prohibidos”:

reactancia

Prohibir a los niños es un acto que tiene por objetivo para los padres evitar una acción, sin  embargo lo que logramos es lo contrario, atraer aún más al niño,  a realizar esa acción. Algo que en psicología se conoce como “Reactancia”. La Reactancia es una reacción emocional en contradicción directa a reglas o regulaciones que amenazan o suprimen ciertas libertades en la conducta.

Evitar prohibir alimentos con ciertas características que nos pueden parecer nocivas, sino más bien incorporarlos como parte del patrón, como alimentos que se consumen con menor frecuencia pero que son disfrutados al igual que la alimentación que consumimos cotidianamente. Establecer como definición de alimentación saludable todo aquello que me permite estar bien, considerando incluso aquellos alimentos que disfrutas muchísimo.

En la consulta he atendido muchos padres que tienen por hábito mantener un tarro con golosinas en la cocina. Sin ninguna restricción, el niño desde pequeño ha tenido libertad de elegirlos, tal cual las frutas y otros alimentos que se encuentran en la cocina. Estos niños no son ansiosos por comerlos, ya es parte del patrón alimentario en sus vidas, por lo tanto se permiten comerlos y comer otros alimentos con la misma normalidad y disfrute. Es fundamental mantener un sistema de educación alimentario consensuado entre los padres y otros integrantes de la familia, que influyen en la alimentación del niño/a, de manera que el discurso sea el mismo, y enfocado a generar un hábito de alimentación saludable físico, emocional y mental.

Paola Miqueles Indo
Nutricionista
Mamá de 3

 

Acerca del autor

Nutricionista egresada de Universidad de Chile año 2002. Experiencia en área clínica y APS. Docencia Universitaria desde año 2011. Asistente en Alimentación Ayurvédica. Reiki Usui. Thetahealers nivel Avanzado, Rythm. Asesorías y Consultas Integrativas. Realizo Diagnostico definiendo el biotipo ayurvédico de la persona, trabajando las creencias alimentarias con Tethahealing e indicando una minuta personalizada de acuerdo a sus desequilibrios. Contacto: +56966399669