Como fortalecer las defensas de tus hijos de manera natural

0

Se acerca presuroso el invierno y no hay madre que no se haya preguntado o consultado al pediatra qué puedo darle a mi hijo/a para fortalecer sus defensas. Las opciones parecen ser variadas, gotas, glóbulos, jarabes, pastillas, sin embargo, ¿realmente estos productos sirven para fortalecer las defensas?

Soy madre al igual que ustedes y en mi deseo de evitar que mi hijo se enferme le he preguntado a varios pediatras qué puedo darle para fortalecer defensas, sorprendentemente sus respuestas coincidieron, no existe realmente ningún producto que esté comprobado pueda servir para fortalecer las defensas, quizás justo ese año que le diste X vitamina tu hijo enfermó menos, pero tal vez no fue por esos productos sino por mera casualidad, científicamente no se ha podido comprobar el efecto de ninguno, detalla el pediatra alópata Miguel Lawskosky.

Con esta respuesta me puse a pensar en el título de un libro llamado, la enfermedad como camino, y me pregunté, ¿por qué le tenemos tanto miedo a la enfermedad? Como madres y padres queremos a toda costa evitar resfríos y complicaciones mayores, para nosotros el invierno es un enemigo fatal muchas veces, sé de familias que dan gotas de paracetamol cada vez que bañan a sus hijos para que no vayan a enfermar. Lo cierto es que le tememos a la enfermedad y por nosotros que nunca se contagiaran ningún virus, pero eso no pasará, afortunadamente, pues las enfermedades son necesarias en cierta medida para que los niños y bebés se adapten a este mundo, mediante ellas van creando defensas para con el paso del tiempo poder resistir virus o bacterias que podrían ser totalmente dañinas para ellos. En otras palabras como declara la pediatra Amalia Arce, no existe ninguna fórmula secreta para aumentar las defensas, no hace falta gastar en vitaminas ni mucho menos un dineral en consultas médicas, como madres y padres podemos aprender que la enfermedad es parte de la vida y que es también un proceso de aprendizaje y crecimiento para nuestros hijos.

Ahora bien, esto no significa que no podamos hacer nada para protegerlos, y para ello en Mamadre.cl entrevistamos a dos pediatras antroposóficos quienes nos plantearon una visión diferente que realmente puede ayudar a fortalecer las defensas de tus hijos e hijas sin incurrir en mayores gastos, pero que se transforman en una nueva forma de vivir.

 

Alimentación saludable: evitar los alimentos industrializados.

 

“En un jardín infantil en pleno invierno todos los niños enfermaron, todos resfríados, excepto uno, sólo uno que no se contagió, las madres y padres llamaron a los cuidadores de este niño para preguntarle qué suplemento o vitamina le daba para fortalecer sus defensas, la respuesta los sorprendió. Ninguno solamente le preparo jugo de zanahoria naranja cada mañana, todos los días sin excepción”.

¿Mito o realidad? La mejor defensa para todos está en las comidas saludables. Ahora bien, si de bebés se trata la leche materna es la mejor protección contra enfermedades, pero si tu hijo  no es amamantado o ya es más grande y se alimenta es vital que te preocupes de darle abundantes cantidades de frutas y verduras crudas, si tu hijo no las recibe bien, puedes probar haciendo jugos o batidos, una receta clásica es el jugo de zanahoria, naranja, betarraga que da excelentes resultados, también prueba con los batidos verdes, ve alternado mezclas, sabores y colores cada día, y procura no agregarles azúcar, de hecho la pediatra antroposófica Carina Vaca Zeller comenta que la mejor forma de fortalecer las defensas es no consumiendo azúcar ni colorantes, y tratar de comer de la manera más sana posible, evitando todo tipo de alimentos industrializados.

 

 

Cariño, amor y tiempo el mejor escudo contra enfermedades

 

La psicóloga María José Gasc señala que cuando los niños o cualquier persona se ve sometida a situaciones de mucho estrés, su cuerpo requiere de mucha energía para enfrentarlo, generalmente obtienen esta energía del sistema inmune lo que produce que se debiliten tus defensas y estés más expuesto a contraer enfermedades. Estas palabras son reafirmadas por el pediatra antroposófico José Soto Luque quien al ser consultado sobre como fortalecer las defensas en niños pequeños respondió:

“Las defensas se alimentan de una vida sana, con afecto, cualidades de nido en la casa y jardin, (calor, cobijo, protección, mucho apapache y amamache) ritmos, horarios adecuados y papá y mamá alejándose de la vida estresante”. En otras palabras un ambiente lo más grato y armónico en la familia y el jardín. Sabemos que estas palabras resultan muy lindas pero quizás difíciles de llevar a cabo, y no se trata de alejarnos del mundo, pero sí de tratar de ser conscientes de lo que nos pasa como madres y padres y lo que ocurre en nuestro entorno, si como cuidadores llevamos un torbellino emocional dentro y no nos hacemos cargo, lo más probable es que nuestros hijos hagan enfermedades reiterativas, pues perciben nuestro estrés o angustia. Dicho de otra forma, tratar de manejar nuestras emociones, de vivir una vida feliz, viendo siempre lo buena de cada situación sabiendo que somos nosotros los dueños de nuestras vidas y quienes podemos cambiarlas, ayudarán a evitar que tus hijos tengan enfermedades muy seguidas o complicadas.

Los niños necesitan rutinas, estabilidad, cariño, disponibilidad, comprensión, afecto constante, y para ello necesitan padres y madres presentes, y que puedan contenerlos, que se hagan cargo de sus sentimientos, un hogar en armonía, será la mejor protección para tus hijos, lo que no significa que no vaya a enfermar, pero sí implica que no tendrá nada grave ni de mucho cuidado. Si hay cambios, separaciones, peleas, es vital trates de minimizar lo más posible el impacto sobre ellos, ya que no habrá suplemento que pueda evitar una enfermedad en un ambiente de mucho estrés o angustia.

Puede que estas recomendaciones te parezcan vagas y no respondan a tu imperiosa necesidad de madre de protegerlos, lamentablemente no existe una receta, ni respuestas únicas, la vida es un poco más compleja, pero sí podemos aprender a bailar con el inviernos haciéndonos conscientes, comprendiendo que la enfermedad es un proceso y no un enemigo, procurando una alimentación saludable, evitando alimentos industrializados como cereales, o comida que ya viene lista- gastando quizás más dinero en comida de mejor calidad y menos en pediatras- y tratando de resolver los problemas cotidianos con amor, y aprendiendo a pedir ayuda a personas externas cuando así lo requieran.

 

Propóleo Echinacea 

No obstante lo anterior, si aún así piensas en dar algún suplemento o vitamina, José Soto Lugue señala que desde su experiencia lo mejor para niños de cualquier edad, incluso en menores de un año es propóleod6/echinacea d6,5 gotas o glóbulos, dos veces al día durante el invierno. También explicó que el Engystol, medicina biorreguladora, puede servir para aquellos niños que toman remedios normales, medicina alópata con químicos, media pastilla dos veces al día para menores de 24 meses y un comprimido tres veces al día para mayores de dos años. En tanto, el pediatra enfatizó que la Kaloba no sirve para prevenir resfríos de ningún tipo pues no es fortalecedor de defensas.

 

*Recuerda que estas son recomendaciones generales y que antes de dar cualquier remedio a tu hijo debes consultar con su pediatra.

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?