CÓMO CUIDAR TU PELO DURANTE EL EMBARAZO

0

 

En el embarazo, no sólo cambia el cuerpo, sino también el cabello. ¿Qué hacer? Siga acá los consejos de Alejandra Kohn para el cuidado de tu pelo durante la gestación y el posparto, y entérate qué tratamientos capilares puedes usar.

cabello

¿Sabías que el pelo delata nuestro estado de ánimo para bien o para mal? Nuestro pelo sufre una alteración durante el embarazo debido a la presencia de las hormonas placentarias, que pueden empeorar el aspecto del cabello, engrasarlo y debilitarlo, o bien mejorarlo y fortalecerlo, según cada mujer y cada fase de la gestación.

En el primer trimestre del embarazo, el pelo se debilita y se cae con más facilidad que de costumbre. Después, suele adoptar un aspecto brillante y se frena su caída. Es el mejor momento para cuidarlo, ya que después del parto, a muchas mujeres se les vuelve a debilitar y tendrá un aspecto más apagado.

Como resultado del cambio hormonal en los ciclos del folículo piloso, el crecimiento se detiene y algunas mujeres sufren alopecia posparto (caída del cabello que se produce dos o tres meses después de haber tenido el niño). El cabello normalmente retoma su ciclo normal de crecimiento a los seis meses después del parto. No obstante, puede prolongarse después del nacimiento debido al estrés, pérdida de sangre durante el alumbramiento y por presencia de prolactina (hormona) durante la lactancia.

En función del tipo de pelo, también se producen unos cambios u otros: una mujer con el cabello seco notará cómo éste está más brillante y con más vitalidad. Esto se debe al aumento de la secreción de grasa del cuero cabelludo. Quien lo tenga graso, aún lo tendrá aún más y deberá lavárselo más a menudo con champús de uso frecuente. A las de cabello normal, se les engrasará algo más de lo habitual.

Aquí te dejo unos consejos para el cuidado del cabello durante la gestación y postparto:

cabello

Sigue una dieta con alto contenido de frutas y verduras. Una nutrición equilibrada puede ayudar a que el cabello se mantenga fuerte, protege el folículo del cabello y fomenta su crecimiento.

• La vitamina B (presente en la levadura de cerveza) ayuda a fortalecer la salud del cabello y frena la caída.

Trata tu cabello con suavidad cuando esté frágil y mojado. No uses peines de dientes finos.

En muchos casos el embarazo provoca que se reseque el cabello. Es recomendable aplicar un champú de efecto reparador para nutrirlo y una mascarilla acondicionadora hidratante después del lavado, dejándola actuar durante cinco minutos).

Si tu cabello es normal, utiliza champús de pH neutro de uso frecuente.

• Si tu cabello es graso, el aumento de la secreción grasa del cuero cabelludo hará que tengas que lavarlo más frecuentemente de lo habitual. Utiliza champús suaves y neutros.

• En todos los casos se recomienda utilizar agua tibia para lavar el pelo y realizar masajes que aumenten la irrigación del cuero cabelludo haciendo círculos con la yema de los dedos.

No utilices secadores, planchas u otros instrumentos calientes. Úsalos sólo para retirar la humedad con temperaturas no muy elevadas.

Es conveniente peinarlo suavemente antes de acostarse.

No abuses de los acondicionadores ni utilices tratamientos anticaída sin consultar con tu ginecólogo, ya que su composición puede estar contraindicada durante el embarazo.

TRATAMIENTOS CAPILARES

Trata de usar coloración sin amoniaco, al menos durante el primer trimestre. Deebes evitar los alisados durante el embarazo ya que la mayoría tiene químicos que pueden afectar al bebé.

• Lo más recomendable, es que te hagas masajes capilares de nutrición al menos una vez al mes. Consulta con tu estilista cuál es el más apropiado para tu cabello.

 

 Fuente: www.lanacion.cl

 

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?