¿Cómo afecta a los hijos la perdida de un hermano que no nació?

8

Este artículo comienza con una historia.

A mi consulta llega Rodrigo. Un joven de 24 años estudiante de ingeniería, quien ha estado teniendo problemas en la universidad, es buen alumno pero le cuesta mucho concentrarse desde hace ya un tiempo y no ha podido terminar su tesis. Ha estado en psicólogo y le indicaron algunos medicamentos, ha probado terapia floral, y otras alternativas, pero nada parece darle resultado. Y ha venido como una última oportunidad, por lo que acude un poco escéptico. Me comenta que desde pequeño tiene déficit atencional y que siempre tiene la “sensación” de que algo le falta.

const12Le sugiero que utilicemos la cajita de palitos (constelaciones individuales) y le pido que elija un palito que lo represente a él y un palito para su tesis. Inmediatamente elige un palito cuadrado y grande para él y un palito pequeño para su tesis. Le pregunto si su madre ha tenido pérdidas de niños. Rodrigo me queda mirando y me dice que sí, antes de nacer él, mientras eran novios, sus padres perdieron un bebé de 5 meses de gestación.

Le pregunto cuanto es lo que tiene de atraso su tesis…. “5 meses” – me responde-.

Este es un típico caso donde los hijos que nacen posterior a una pérdida o aborto, se hacen cargo del dolor de sus padres. Desde la mirada de las constelaciones familiares, que es una técnica acuñada por Bert Hellinger, para que el amor pueda pasar, es necesario ciertas simples reglas que son la pertenencia, el orden y la jerarquía. Sin estas sencillas normas, el orden se altera, el amor se estanca y las generaciones venideras podrían tener problemas.

Cuando una pareja sufre la pérdida de un bebé, ya sea como pérdida espontánea de una gestación, aborto provocado, o muerte de un niño pequeño. Esto se vive por el sistema familiar, como una especie de bomba atómica que altera el orden del clan. Es una herida transgeneracional de magnitudes insospechadas que puede presentar síntomas en los descendientes de muchas generaciones después, ya que para el clan familiar lo importante es la preservación de la vida, y este hecho transgrede el natural fluir. No importando como ésta se origine, es decir, no importa como sean los padres, sino que cumplan su función como tales; esto es dar vida.

A veces los padres dolidos, vuelven a quedar embarazados y al tener otro hijo, le ponen el mismo nombre del niño que han perdido. Marcando a este nuevo ser con todo el peso y expectativas del hijo perdido.

medios-hermanos-450x300A pesar de que mucho se ha hablado de lo que pasa con la mujer que pierde un bebé ya sea en gestación o ya nacido. Poco se habla o se sabe de cómo afecta a los hermanos o al padre. En este artículo mencionaremos la forma en que afectan las pérdidas o muertes, sean estas conocidas o no, a  los hermanos que nacen posteriormente o que quedan vivos. Ya que nuestra alma sabe todo, ya sea que se lo digan o no. Esta información no dicha, se puede explicar a través de los “campos mórficos”, que es una especie de información en forma de energía o inconsciente colectivo que pertenece a un sistema, en este caso, la familia y que influye en el comportamiento de los sistemas mas pequeños hasta los mas grandes; ya sea animales, plantas, planeta, etc.

“Los campos mórficos, como los campos conocidos de la física, son regiones materiales de influencia que actúan a través del tiempo y del espacio. Se localizan tanto en los sistemas que organizan como a su alrededor (…). Son patrones organizados de influencia potenciales, y pueden volver a aparecer físicamente en otro tiempo y lugar, en el momento y lugar en que las condiciones físicas sean adecuadas (…) contienen una especie de memoria acumulativa y tienden a ser cada vez más habituales.” (Sheldrake).

Cuando una madre pierde un hijo independiente la edad de este, el tiempo de gestación, si ha nacido o no, esto se vivencia como un trauma físico, mental, espiritual y sistémico, es como si un trocito de su alma se fuera a ese lugar donde está el hijo fallecido, la mujer cambia, vive un duelo y generalmente se disocia, y muchas veces hay una sensación inconsciente de querer irse con el hijo, los hermanos que vienen después de esa pérdida o incluso antes, vivencian a esa madre distinta…. Ella ya no es la misma mujer, a veces está más distante, perdida, a veces esta triste, su mirada está lejana… se vuelve más aprensiva con los hijos posteriores o al contrario más distante. Todas estas son reacciones defensivas del alma que está en trauma y dolor. Con el solo objetivo de seguir viva. Por lo tanto esos hermanos que nacen después, conocen una madre con un deseo más o menos fuerte de morir…. Y por amor inconsciente e infantil a su madre, ellos dicen “yo mejor que tú, mamá”. Los niños pequeños con ese amor infantil se ofrecen en lugar de sus padres para que estos no se vayan a la muerte y van ellos, en forma de enfermedades, accidentes, fracasos escolares, déficit atencional e incluso la muerte.

El niño vivo, no es “visto” por la madre que sufre la pérdida y el duelo, y entonces desea morir y tomar el lugar del fallecido para ser visto, abrazado y amado por su madre. Este es un lugar muy difícil y doloroso para cualquier pequeño. Generalmente quienes se ponen en este lugar entran en procesos de enfermedades graves o crónicas : alergias y/o intolerancias alimentarias, enfermedades autoinmunes, cáncer, y un largo etc. Y finalmente no se sienten amados o parte de la familia, ya que si bien la madre lo abraza, en realidad abraza su propio deseo de ver a su hijo muerto en el hijo vivo. Hay personas que viven años y años en esta situación.

 

duelo4Otra manera en que los hermanos somatizan las pérdidas de hijos anteriores son síntomas que llevan a una falta de deseo de vivir o falta de energía vital. Como enfermedades autoinmunes, fracasos estudiantiles, accidentes, enfermedades respiratorias a repetición, etc. Es, en pocas palabras una sensación de “no merecer” la vida ni lo que en ella pueda encontrar. El amor entre los hermanos es tan grande que traspasa las barreras de la vida y la muerte aunque no seamos conscientes de ello. Por lo que esas personas crecen sintiendo que no tienen derecho de ser felices, exitosos, saludables e incluso de vivir. Ya que su hermano mayor o hermanos no tuvieron esa posibilidad. esto es como edificar un edificio, sobre los cimientos de un edificio destruido… el hermano vivo está vivo ya que su hermano anterior a él falleció. Quizás si ese hermano no hubiese fallecido este hermano no hubiese tenido un lugar en la familia. Evidentemente esto no se está juzgando, solo son hechos de la vida. Sin embargo a veces esto se vivencia como una culpa por parte del hermano que sigue vivo y entonces las personas “pagan” su derecho de vivir, con fracasos en los estudios, falta de pareja, problemas económicos, enfermedades, etc. En estos casos, lo que estos niños le dicen a sus hermanos fallecidos o que no tuvieron la posibilidad de vivir es :”si tú no pudiste hermano querido ….yo tampoco”.

Es por eso MUY importante que si hay algún aborto en la familia, en la madre, abuela, etc. Se pueda dar un lugar amoroso a este hecho para evitar que los demás niños o hijos sigan inconscientemente pagando un alto precio por vivir, llevando la culpa o la rabia de la madre o de la mujer del clan familiar que se hizo el aborto y de los cómplices (padres, abuelos, etc). Cabe destacar que esto no está bajo el juicio de bueno o malo, sino, de lo que el clan familiar hace para continuar la vida. Toda acción que vaya en contra de la perpetuidad de la vida se vive con culpa. Generalmente son personas que sienten que no se merecen nada de la vida, tienen la sensación de que en todo les va mal o que merecen sufrir. Están eternamente pagando su vida, su espacio. Obviamente nada de ello es real, ya que todos los seres tenemos un destino y un propósito perfectos.

Lo mismo pasa en los embarazos gemelares o mellizos donde solo uno sobrevive, el hermano nacido vivo va a pasar toda su vida buscando al hermano que le falta, y lo busca en las parejas, en otros hermanos, en el trabajo, en los amigos. Esto le provoca problemas con las personas ya que nadie podrá nunca tomar el lugar de su hermano muerto.

Para evitar estos problemas somos los padres quienes tenemos que hacernos cargo de nuestro dolor, o nuestra culpa. Mirar lo que sucedió con amor, respeto y valentía, para que así nuestros niños no nos sigan a esos lugares difíciles. Asumir los destinos de las almas y nuestro propio destino y propósito.

Las constelaciones familiares ponen el orden en estas situaciones, permitiendo a los padres tomar su dolor con respeto y valentía, dar un sentido a los hechos y liberar a sus hijos de tal peso. Cuando el clan vuelve al orden…. El amor puede fluir y todos son amados y tienen su lugar en la familia por igual. Consiguiendo la salud mental, física y emocional de todos sus integrantes. Cuando los muertos toman su lugar, son honrados y vistos… los vivos pueden continuar su vida saludables y en paz.

Esto puede pasarse de generación en generación y muchas veces las pérdidas son de las abuelas y no de las madres, y como la mamá nació después de que un hermano murió, son los nietos los que llevan esa carga. Ya que, si ese hijo (tío) hubiese vivido quizás su madre no hubiese nacido.

papallona-lr

Si has vivido una experiencia de este tipo, hay formas simples y sencillas de volver al orden y así a la salud y el amor. Se puede hacer constelando o haciendo un pequeño ritual donde se honre el paso por la vida de ese ser.

En otro artículo les dejaré 2 rituales sencillos que puedes hacer si has vivido una pérdida de un embarazo, un aborto para que tus hijos no tengan que llevar ese dolor o esa culpa.

Les deseo buena vida y mucho amor.

 

Náyade Quiñones Li
Mamá 

Enfermera U. de Chile
Consteladora Familiar Sistémica
Maestra de Reiki – Registros Akáshicos
Trabajo de Sanación con nuestras Raíces Ancestrales. 

 

Bibliografía Recomendada :

“Los Órdenes del amor” (Bert hellinger), Herder, 2001

“Después del Conflicto, la paz” (Bert Hellinger), Alma Lepik 2006

“Eres Uno de Nosotros” (MARIANNE FRANKE-GRICKSCH), Alma Lepik , 2012

“Las lágrimas de los Ancestros” (Daan Van Kampenhout), Alma Lepik, 2007

“La Revolución Interior” (Lola Hoffman), Sudamericana, 2014

“Ancestrología. Sanando con los antepasados”, Catalonia, 2013


Acerca del autor

Mujer, Bruja Urbana, enfermera del alma, mamá en entrenamiento. Enfermera de la Universidad de Chile, Consteladora Familiar Sistémica, Maestra de Reiki (Gran Maestría), Maestra de Lectura de Registros Akáshicos, canalizadora, Terapias Complementarias Integradas.

8 comentarios

  1. Victoria Silva el

    Gracias Nayi por explicar en forma amorosa y sencilla, gracias por hacerme “ver” a mis hermanos mayores, que hora tienen su lugar y me acompañan. Eres una estupenda facilitadora de constelaciones familiares, gracias por estar en mi camino.

  2. Hola!!

    Muchas gracias por tan bonita información y conocimiento!
    Esperamos con mi marido que la próxima vez que seamos padres y nuestra guaguita desee vivir, nuestros cuerpos estén sanos y armonizados de la experiencia anterior… creo que todos nuestros hijos se merecen un hogar en armonía. Nuestra cachorra celestial es parte de la familia en un modo galáctico y eterno.

    Una vez más Muchas gracias

  3. Me apoyaría mucho ver el articulo mencionado sobre los 2 rituales sencillos que puedes hacer si has vivido una pérdida de un embarazo para que los siguientes hijos no carguen con la culpa o el dolor. Tuve una pérdida espontánea a las 8 semanas de embarazo y ahora estoy en la semana 33 de embarazo de mi segundo bebé con mucha salud. Gracias!

  4. hola yo también quisiera poder realizar los 2 rituales, tuve una perdida espontanea y un aborto. y si creo muy importante honrarlos. siempre lo he querido hacer.

  5. Maria de los Angeles Hernandez el

    Hola! Ante todo agradecida por tu articulo. Me gustaría conocer dónde encuentro el ritual que sugieres que realicemos las madres con éste caso. Mil gracias de antemano.

  6. Ayuda por favor. En mi familia hubo un aborto natural de un hermano después de mi, yo soy la mayor, mi hermana que siguió a ese bebé, es muy sana, solo alergias pero felizmente casada, mi hermano el menor, tuvo cáncer de ganglios a los 17 gracias a Dios lo erradicó y tuvo actitudes depresivas fuertes ahora cada vez lo veo mejor y mas centrado, yo tuve una enfermedad auto-inmune que paraliza de pies hacia arriba y me hicieron lavados de sangre, mis defensas atacaron mi propio sistema nervioso y dolor de espalda y cadera y después de 2 años sigo teniendo poca sensibilidad en los pies que va y viene, no he logrado aun concretar una relación duradera, me divorcié y tengo una hija con síndrome de Down, constelé la exclusión de mi abuelo materno, poco antes de que enfermara y lo conocí en su lecho de muerte, lo vi hasta que estaba en el féretro cuando murió, el se alejó de la familia después de un accidente en el que perdió una pierna y no quería ser una carga para su familia en palabras de mi abuela…fue el 2do esposo de mi abuela que enviudó con 4 hijos y tuvo 3 mas, mi madre se sintió abandonada por su padre toda la vida y tuvo una experiencia en la que ella de niña le gritó papá con gusto de verlo y el la negó en publico.

¿Qué opinas?