Colaciones saludables: Aporta energía y concentración a la de tu familia.

0

Un desayuno saludable, idealmente debe estar compuesto por lácteos bajos en grasa, cereales idealmente integrales, y frutas. Los lácteos aportan proteína, calcio, vitamina D y fósforo, nutrientes que juegan un rol clave en la formación y desarrollo de huesos y crecimiento de los niños. Los cereales integrales además de aportar energía, vitaminas y minerales,  son buena fuente de fibra, siendo esta última muy importante en prevenir el estreñimiento y otras enfermedades gastrointestinales. Finalmente, las frutas aportan vitaminas y minerales difíciles de encontrar en otros alimentos. Explica Angelo Liberona, Nutricionista de Nestlé.

¿Cuáles son los beneficios de un desayuno o colación saludables?

El desayuno constituye el 25% de los nutrientes y de la energía que un niño por -ejemplo -debe consumir diariamente, por eso debe ser equilibrado y saludable.

El desayuno aporta la energía y nutrientes necesarios para activarse y concentrarse en la jornada laboral y escolar, por ello ayuda a mejorar el rendimiento. Asimismo, contribuye a mantener un peso adecuado, ya que evita el picoteo matinal.

Todos debiésemos  evitar tomar desayuno frente al computador o al televisor, y siempre tratar de evitar la monotonía, por ejemplo preparar batidos de fruta + leche, shakes de yogurt y fruta, variar el tipo de pan o cereales, entre otros. Por su parte, las colaciones saludables permiten el fraccionamiento de la alimentación, mejorando la tolerancia y la absorción de los nutrientes, al evitar largos períodos de ayuno. Asimismo, previenen afecciones como la hipoglicemia y fatiga y ayudan al niño a mantener un buen estado de ánimo.

¿Cómo entregar  una colación saludable a nuestros niños/as?

La colación saludable es una pequeña porción de alimento. Para los niños entre 6 a 10 años no debe exceder las 150 calorías y en adultos no más de 200  (aproximadamente el 10% de las calorías diarias recomendadas). Debe incluirse a media mañana, aproximadamente 3 horas después del desayuno, a la hora del recreo. Entre los alimentos que puedes seleccionar están: lácteos bajos en grasa, frutas, frutos secos, cereales integrales. Incluye alimentos que sean fuente de proteína de buena calidad como el huevo o lácteos descremados tales como yogurt bajos en grasa, leche baja en grasa y queso fresco o quesillo.

Existen múltiples beneficios concretos que es posible enumerar, y como ejemplo destacamos los siguientes:

1.- Reduce la ansiedad por comer y permite llegar al siguiente horario de comida con menos hambre.

2.- Permite mantener los niveles de glicemia controlados, sin grandes caídas ni subidas.

3.- Evita la fatiga e irritabilidad ya que repone la energía perdida en las diferentes actividades del día.

4.- Al elegir una fruta aumentas tu consumo de fibra, vitaminas y antioxidantes, lo que ayuda a la salud cardiovascular.

5.- Evita problemas de atención durante la jornada laboral.

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?