Cicatrices, las eternas olvidadas.

4

 

Si tuviste una cesárea es importante que sepas que debes cuidarte tu cicatriz, no sólo por un tema estético ni porque la herida esté bien cerrada, sino porque ésta puede ser la causante de una serie de problemas que se presenten en tu cuerpo a futuro como por ejemplo  disfunciones relacionadas con la mecánica de movimiento de la columna lumbar (pelvis, vertebras dorsales y lumbares, caderas etc.), también en el funcionamiento de nuestra digestión y eliminación de desechos (vejiga, colon, recto, etc.) y posibles alteraciones en el funcionamiento del mismo útero y ovarios.

En un artículo anterior (Dolor pre y post parto, una mirada desde los Osteopatía) les conté de alguna manera, sobre la influencia de las cicatrices sobre problemas músculo esqueléticos. Me permito dar algunos datos para contextualizar.

Desde el inicio de este milenio, existe en Chile un aumento exponencial de partos con cesáreas. Desde el año 2000 al 2011 hubo un aumento del 36 al 48% de cesáreas (En el servicio privado y el público).Cabe destacar que la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el año 1985 recomendó a los países no realizar más de un 15% de cesáreas. Luego algunos autores aterrizaron las cifras y solicitaron no exceder el 25%. .

Las razones del incremento de estas cifras pueden ser variadas en incluso cuestionables. El colegio de matronas de Chile en su página web refiere que “Las cesáreas son seis veces más riesgosas que un parto normal, pero demoran un quinto de lo que dura un “alumbramiento” promedio. Además, son hasta cinco veces más caras que un nacimiento normal y aumentan la duración de la hospitalización a la que debe someterse la madre”

Si tomamos en cuenta que 5 de cada 10 embarazadas tendrán que someterse a una cirugía para poder “dar a luz”, tendremos a un número importante de mujeres con una cicatriz asociada a este procedimiento, esto sin contar que muchas de ellas tendrá otra cicatriz por otro motivo, en otra parte del cuerpo.

Cesarea-cicatriz

¿Qué es una cicatriz?
No solo es una marca que se llevan (con orgullo algun@s, con disgusto otr@s) de por vida si no que también la cicatriz es un tejido fibroso que le roba a la piel su capacidad natural de deslizarse en diferentes direcciones. Además de perder esta función, provoca que se adhiera a los planos profundos, sobre todo si esta cicatriz proviene de una cirugía. Estas adherencias limitan la movilidad de la piel por sobre los músculos, articulaciones, organos, etc. Por lo tanto actuará como una verdadera disfunción articular.

Por esto y por otras razones me motive a escribir sobre el tema. Sin duda, tener una cicatriz es una potencial causa de múltiples problemas y es por este motivo que se transforma en un factor tan importante de ser evaluado y tratado, y que lamentablemente en la práctica médica (en la mayoría de los casos)se pasa por alto.

El hecho de tener una cicatriz traerá como consecuencia que esta se adhiera a los planos superficiales, medios y profundos, provocando a su vez una limitación importante en el deslizamiento que debe tener la piel con otras estructuras vecinas. En el caso de la cicatriz provocada por la cesárea, que colinda con estructuras claves (útero, el sacro, la vejiga y el tracto final del intestino grueso), esta provocará disfunciones relacionadas con la mecánica de movimiento de la columna lumbar (pelvis, vertebras dorsales y lumbares, caderas etc.), también en el funcionamiento de nuestra digestión y eliminación de desechos (vejiga, colon, recto, etc.) y posibles alteraciones en el funcionamiento del mismo útero y ovarios, entre otros trastornos.

Esto no necesariamente tiene relación con una cicatriz sana o anormal. Hay muchas mujeres que tiene una muy buena cicatrización, lo que conlleva una cicatriz plana, delgada y de color muy parecido a la piel, y otras que no tienen esta suerte y forman queloides. Es cierto que el tema estético de una cicatriz es importante para muchas y está muy bien que lo sea, pero no podemos olvidar que lo que muestra una cicatriz por la superficie puede ser la punta de un iceberg y puede no ser compatible con lo que ocurre dentro de ella. Si bien una cicatriz gruesa, con relieves y de coloración rojiza tendrá más probabilidades de estar adherida y requerirá más cuidados, pero sería un error pensar que una cicatriz plana y bonita no está adherida, es decir, “no todo lo que brilla es oro”.

Dentro de mi experiencia (al menos desde que me formo como osteópata)ha sido muy común que lleguen mujeres con dolor en alguna cadera o dolores lumbares rebeldes, que no mejoran con el tratamiento “convencional” y que al ser consultadas por la presencia de cicatrices, relatan tener una producto de varias cesáreas. Al ser evaluadas estas cicatrices no encontramos con cicatrices muy adheridas, que al ser manipuladas y tratadas, mejoran el cuadro de dolor que traían en un inicio. Entonces, ¿Por qué no darle a la cicatriz la importancia que merece?

Ahora ya sabemos las consecuencias con las de debe lidiar nuestro cuerpo por causa de una cicatriz, y podremos tomar conciencia de la importancia que tendría el hecho de poder realizar tratamiento sobre ellas para poder así, evitar, o al menos, aminorar sus efectos en el resto de nuestro organismo.

¿Cómo podemos actuar?

Lo primero es tener información. Con esto en la mano podremos orientar al médico obstetra (o a cualquier cirujano que realice una cirugía) para que dentro de los cuidados post cesárea incluya el tratamiento de la cicatriz con una derivación al kinesiólogo, o bien, realizar educación relacionada con los cuidados y posibles auto tratamientos necesarios para evitar que esta cicatriz se consolide de mala manera.

biodermis

Como sabemos la cicatriz de la cesárea suele ser bastante extensa, pero también es fácil llegar a ella, por lo tanto, podríamos emplear técnicas básica cuando el medico te diga que la cicatriz esta OK para no complicar la cicatrización y evitar infecciones,aperturas, etc. Luego de esto podemos comenzar a auto tratar la cicatriz.

Guía para tratar Cicatriz de la cesárea

Aquí una guía simple (paso a paso) de como iniciar a tratar la cicatriz de la cesárea.

1. En posición acostada boca arriba, con los dedos de ambas manos, palpar la cicatriz de la cesárea, Idealmente que toda la cicatriz debe quedar cubierta por los dedos y estos deben estar mirando hacia los pies.
2. Mover la cicatriz, sin despegar los dedos de ella, intentando traccionarla (muy suavemente) hacia arriba, abajo y hacia los lados (izquierda y derecha) intentando buscar una dirección que sea difícil de lograr. Aquí lo que sientas es fundamental. Es común sentir hacia el lado de la restricción una especie de pinchazo pequeño en la piel o dentro de ella.
3. Una vez que sepas cuales son las direcciones que tienen mayor restricción de movimiento y que “pincha” mas al realizar el movimiento, insistiremos de manera suave (muy suave) hacia estas direcciones hasta que el tejido vaya cediendo.
4. Luego de esto intentar tomar la cicatriz con los dedos (siempre de manera muy suave) y buscar separarla de la piel, es decir, llevarla hacia el techo. Insistir si es que encuentras restricción o “pinchacitos”.
5. Por ultimo, realizar una comprensión en la cicatriz, ya sea con la mismas manos o bien con parches de silicona específicos para el tratamiento de las cicatrices.
6. Repetir diariamente.

Todo el proceso no debiera superar los 5 a 8 minutos.
Cabe destacar que cualquier molestia o complicación de la técnica, se debe consultar a un profesional calificado (kinesiologos).

descarga

Para terminar, siempre recordar que una cirugía implica riesgos y complicaciones en el procedimiento y en el post operatorio. Intenten ser integrales en sus recuperaciones, incluyan sus cicatrices dentro de los cuidados.

Aquí mi correo para que me escriban si tiene dudas. (pablohernandez25@gmail.com)
Saludos!

Pablo Hernández García
Kinesiólogo
4to Año de formación en Osteopatía en EOM.
Nivel 1 de Terapia Cranosacral (Upledger Institute)

Acerca del autor

Kinesiólogo.
Máster en técnicas osteopáticas estructurales.
5to. año de Osteopatía en Escuela de Osteopatía de Madrid (EOM).
Diplomado en Auriculoterapia China.
Nivel I Terapia Craneosacral (Upledger Institute International)
Kinesiólogía Holística Aplicada.

4 comentarios

  1. Interesante … Gracias por preocuparte por algo que los medicos no consideran importante!!!

  2. Muchas gracias Claudia, es verdad que la medicina tradicional no le toma el peso a este tipo de cosas pero siempre tendremos la herramienta del conocimiento y la información. Esa es la idea, mientras tod@s tengamos mas información podemos ayudar a nuestros médicos a tomar mejores decisiones.
    Saludos!

  3. Buen artículo! Además es un tema muy poco tratado. Muchas gracias Pablo! Las cicatrices -con el tiempo – pueden además generar otro tipo de interferencias, y predisponer al desarrollo de otros desequilibrios en el cuerpo. Esto se estudia y se trata en la Terapia Neural. La cicatriz de la cesárea es particularmente importante en eso pues reúne varias características negativas: es una cicatriz quirúrgica; está en la línea media; se produce en relación a cambios hormonales significativos; etc. Saludos!

  4. Es verdad Cristobal, por eso me quise enfocar en la cesárea, pero en rigor cualquier cicatriz, y sobre todo quirúrgica debería ser tratada de esta manera. Formas hay muchas, la terapia neural por ejemplo, la terapia craneosacral, la osteopatía, la kinesiología dermatofuncional, etc. Para todos los gustos. A tratarla entonces!
    Gracias por tu comentario.
    Saludos de vuelta

¿Qué opinas?