Castigado por ser un papá presente

4

 

Yo sé que ustedes madres me van a decir que yo no sé lo que es no dormir en dos años, pero yo SÍ lo sé, porque mi vida también cambió cuando él llegó, porque yo también me levanto a hacerlo dormir de madrugada, porque yo me quedé por más de tres meses todas las mañanas en casa cuidándolo mientras mamá salía a trabajar, pero haga lo que haga yo soy y siempre seré el enemigo, el castigado por ser papá presente.

 

Por Papá enamorado

No es la primera vez que lo pienso, y al hacerlo me invaden esas náuseas que me impidieron irme de casa hace unos meses atrás, a veces creo que me falta coraje para dejarlo todo e irme, pero es que lo miro a él cuando estira sus bracitos al verme llegar, siento sus besos babosos en toda mi cara y no me imagino despertar un día sin él, no me imagino verlo cada quince días, no me imagino no haciéndolo dormir, entonces por él, y sólo por él me como el orgullo y me sigo quedando, y sigo aguantando, fingiendo cariño, sintiendo que me han castigado por ser un hombre que se atrevió a ser padre y no sólo ayudar y proveer dinero, quizás habrìa sido más fácil cumplir con ese rol de macho alfa que ella espera de mí.

Soy papá de un gordo de casi dos años, y llevo casi la misma cantidad de tiempo pensando en separarme, y es que realmente cambian tanto las mujeres cuando se vuelven madres que uno se pregunta hasta cuándo o cuánto  más tengo que aguantar, sí yo sé, que ustedes me van a decir que yo no sé lo que es dormir poco y levantarme a dar teta cada 4 horas, que yo no sé lo que es no dormir en dos años, pero, la verdad es que yo sí lo sé, pero parece que nadie lo ve, porque mi vida también cambió cuando él llegó, porque yo también me levanto a hacerlo dormir de madrugada, porque yo me quedé por más de tres meses todas las mañanas en casa cuidándolo mientras mamá salía a trabajar, porque yo también dejé de carretear y hace más de un año que nadie se queda pasada las diez de la noche en mi casa porque el gordo tiene que dormir, sí una cosa les reconozco, yo no sé lo que es dar teta, yo no sé lo que cansa, ni lo que duele, pero no lo sé porque es lo único que no puedo darle yo, porque la naturaleza se los dio a ustedes, pero eso no me vuelve menos padre, ni menos presente, eso no me vuelve en su enemigo.

Hoy me veo sentado escribiendo para Mamadre y llorando frente al computador, llorando por el miedo a perderlo, llorando porque siento que reclaman porque sí y porque no, y es que yo comprendo que una mujer que hace todo sola, que va a trabajar, y debe además hacer todo para el bebé y que para colmo tiene que atender al marido o esperar con cara sensual esté hasta la coronilla y sienta que de verdad duerme con el enemigo, que de esos hombres sobreabundan y me disculpo por todos esos trogloditas que las dejan solas y además esperan verlas contentas, pero yo, yo no soy uno de ellos, y a mí se me crucifica por no serlo, yo que mudo, hago mamaderas, baño, porteo, lo llevo al pediatra y lo hago dormir, yo que estoy destruido como cualquier mamá, he tenido que soportar además el rechazo en la intimidad, tocarla después de tantos meses de haberlo tenido es casi la muestra máxima de mi brutalidad, nunca en mi vida me sentí tan rechazado y tan incapaz de cuidarme a mí mismo y salir arrancando de los brazos de una mujer que parece que espera que tenga alas y arpa,, o quizás que me ponga los pantalones y golpee la mesa y me vaya de parranda.

Yo sé que el puerperio es difícil, yo sé que a la mujer le salen todas las trancas de infancia, y les juro por mi hijo que he agachado la cabeza una y otra vez, que trato de regalonearla aunque a veces siento que la odio, les juro que le doy su espacio, que trato de no criticarla, pero no, reclama porque sí y porque no, y me temo que como yo hay varios más sintiendo que reclaman si eres machista y reclaman si participan mucho, que si hasta han llegado a decirme acaso te crees que lo puedes hacer mejor que yo que soy su madre, en vez de agradecer que le diga amor oye porque no te vas a bañar y yo lo hago dormir, no, nada, yo soy el malo, el enemigo que quiere retomar la vida sexual, el malo que se pasó casi tres semanas sin dormir cuando ella decidió destetar al gordo mucho antes de lo que acordamos y de lo que yo mismo y mi bebé queríamos, para que se acostumbrar a domrirse sin tomar leche la única opción era que yo me levantara cada vez que despertara, pero no, yo soy el que no la entiende.

Es difícil para ustedes pero también para nosotros, si realmente quieren que cada vez sean más los hombres que seamos totalmente corresponsables en la crianza por favor valórenlo y no nos culpen de sus propias sombras, abran los ojos, abran la mente, dejen de vernos como enemigos, que no todos los hombres que andan por ahí son unos desgraciados, habemos algunos que cada noche antes de dormir nos sentamos solos a tomar un trago y pensamos y ¿qué pasa si me voy? ¿Cuánto le va a afectar a mi hijo? ¿Qué va a hacer él sin mi y yo sin él? ¿Cuánto tiempo más voy a poder resistir, cuánto más voy a fingir felicidad cuando las lágrimas se quieren  desbordar? Ya no sé si haya solución para nosotros, ya no sé si quiera si la amo, capaz que hasta me sea infiel, sólo sé que quiero vivir con mi hijo, solo sé que me han castigado por ser un hombre que se sale de la norma machista y que cada día con cada nueva discusión la decisión de marcharme de casa se hace más fuertes, más profunda, casi como un aullido de supervivencia… pero está él, y por él puedo resistir más, un poco más…

Acerca del autor

Equipo de columnistas y colaboradores ocasionales de Mamadre.cl

4 comentarios

  1. Gracias por este artículo!! Tan profundo, tan personal, tan importante de ser leído…
    Gracias por cada palabra que escribiste…de todo corazón espero que puedas salir de la desesperación en la que te encuentras, y poder tener un respiro y retomar aquello por lo que estás entregando todo lo que tienes.
    Que importante que este artículo se encuentre en un sitio como este…donde tantas mamás podamos abrir los ojos a la realidad de tantos papás, que no son menos que nosotras..y que como nosotras, también necesitan ser vistos. 🙂
    Espero sinceramente que cada mujer que lea pueda empatizar en algo con su pareja, porque como bien dices: ustedes no son el enemigo, tenemos que aprender a VERNOS y dejar de ver nuestro ombligo. Si hay algo que enseñar, enseñarlo con gusto, si hay algo que aprender, aprenderlo con gusto y cuando haya que agradecer hacerlo con una enorme sonrisa llena de amor….es mejor tragarse lo que no aporta…por lo mismo….porque no aporta!

  2. Hola, no sé quien eres, pero identifico a mi esposo en una situación similar. Tenemos un hijo de 2 años también, quien antes era inmaduro, carreteaba seguido, y tuvo un cambio radical al nacer mi hijo. Me ha apoyado al 100% con la crianza de mi hijo, es un papá tierno y regalón, lo muda, le prepara la leche, lo hace dormir. Incluso a veces he dudado si mi hijo tiene más apego con él que conmigo. Yo por mi parte, tengo una historia con bastante problemas, y cursé el año pasado con una depresión. En ese tiempo hubo una crisis, yo me había alejado de la familia y prefería dedicarme a mi trabajo y mis amigos. Pero logré ver lo equivocada que estaba. Estaba incluso cargando todo la crianza en él. Ese quiebre me sirvió para replantearme muchas cosas, para bajar mi carga laboral, dedicarme a la casa, regalonear a mi hijo y esposo. En un principio creo que lo juzgaba demasiado y no empatizaba con él. Lo críticaba al mínimo error. Pero pasando el tiempo, lo he comprendido, conozco la enorme presión social y familiar que carga el hombre, y quiero ayudarlo. Yo busqué ayuda con psicóloga y me ha ayudado bastante. El se resistió hasta el último momento, pero finalmente también accedió a pedir un poquito de ayuda profesional por su parte.
    No te conozco, pero si necesitas alguien te escuche o alguna sugerencia aquí estamos.
    Por otro lado, yo también tengo otra hija de 9 años (que no es hija de mi marido), que vive con su papá y abuelos actualmente, para la mujer eso es algo bastante duro al comienzo, pero a veces cuando una separación es inevitable, no nos podemos cerrar y ponernos egoistas, de todas formas, los hijos siempre nos necesitaran a ambos!
    Ànimo!!

  3. Te felicito papá. No niego q la forma en q escribes es a ratos resentida pero finalmente lo q dices me permite entender tu contexto. T felicito x estar con tu hijo, x hacer q te sienta, x potenciar el apego. Le das una realidad a tu hijo, le das paternidad. Y en tu relación hijo-padre verás los frutos. Las madres llevamos en el ADN el creer q siempre tenemos la razón, q uds los padres no saben ni comprenden, pero es finalmente un grito de auxilio. Tú eres capaz y la mamá tb, pero desde el punto de vista de la infancia (que es el que me importa) no habrá nada mejor que saber a tiene padre y madre que lo adoran. Lamentablemente la sociedad lleva a muchas y muchos a ser violent@s en sus comentarios, a subvalorar tu visión y eso es parte del patriarcado que nos convenció que nos puso en trincheras en vez de sentarnos a la misma mesa. Asiq llamo a mi género a decepcionar tu visión y ver cómo mejoramos la experiencia de nuestros hijos con sus padres, así seamos pareja o separados. Primero están l@s niñ@s. Ojalá leyera más opiniones de hombres como tú para poder entender su contexto . Agradezco tu visión, veo tu desesperación por seguir siendo pareja y que te reconozcan en tu labor de papá, pero esto último lo sabrás sólo cuando tú hijo te lo.diga, y en los de pareja… bueno hay profesionales que los pueden acercar. MUJERES: GUARDEMOS LA.VIOLENCIA DE LENGUAJE EN EL CAJÓN DEL PATRIARCADO DEL Q NOS QUEREMOS ALEJAR. Pensemos que diríamos de este artículo si lo haces buenas hubiese escrito nuestro padre, hmno o nuestro hijo. Miremos.con el.corazón que de ahí somos

  4. Papá enamorado, eres un valiente al compartirnos tu sentir, felicitaciones.
    El amor es un tremendo motor y tu familia va a necesitar que sigas siendo valiente. De ese tremendo amor saca la fuerza que necesitas para buscar ayuda. No te quedes con el rechazo y el desconsuelo. Tu mujer, por lo que escribes, está muy probablemente con una depresión y necesita ayuda. Me atrevería a decir que tú también estás en una gran crisis y también necesitas ayuda. Vamos que se puede! Si se quisieron, vale la pena intentarlo y desempolvar ese amor.
    PS: en la Universidad Alberto Hurtado en Stgo. tienen una unidad de apoyo a padres con niños pequeños. Dale, busca apoyo!