Bebés NO pueden consumir agua de hierbas

1

La medicina natural es, sin duda, uno de los grandes aliados de la humanidad, en las plantas podemos encontrar muchas veces la cura para cientos de enfermedades, sin embargo, no porque algo sea natural significa que es inofensivo o que puede consumirlo cualquier persona, esta premisa se extrema si se trata de bebés, cuyo sistema inmune es muy débil y no es capaz de defenderse en los primeros meses de vida como lo haría un adulto.

Darle agüita de hierbas a los bebés es algo tan antiguo como el hilo negro, tradiciones campestres, secretos de la abuelita para gases, cólicos, reflujos o el buen dormir se han heredado de generación en generación y hasta la actualidad muchas familias las replican con resultados que muchas veces parecen milagrosos y sin presentar efectos secundarios, pero lo que estos padres no saben es que sus hijos han tenido mucha suerte, ya que ningún bebé menor de un año debiese consumir ningún tipo de hierba por diversos motivos, siendo uno de los más importantes porque en ellas podrían encontrarse esporas de botulismo que pueden resultar mortales si el bebé desarrolla la enfermedad.

Lactante de dos meses grave por tomar agua de orégano 

Un bebé de tan solo dos meses y alimentado exclusivamente con lactancia materna comenzó a presentar dificultades para amamantar, debilidad muscular, ausencia de deposiciones y tos disfónica, después de ser ingresado al Servicio de Urgencias del Hospital Clínico de la Universidad Católica y ser reanimado, entubado por su incapacidad de respirar y sometido a operaciones de emergencia, se determinó que el pequeño había contraído botulismo debido a que se le habría administrado ‘agüita de orégano’ de manera intermitente por dos semanas. Tras 180 días de hospitalización, una traqueostomía para poder respirar y rehabilitación necrológica permanente fue dado de alta logrando caminar normalmente a los 18  meses con un ligero estrabismo.

Aunque este caso fue documentado el año 2004 da cuenta del grave riesgo a que se ven expuestos los menores de un año al consumir cualquier hierba o miel que pueda exponerlos al botulismo, dar hierbas cualquiera sean ellas siempre es riesgoso para un bebé, y es muy importante que madres y padres tengan en cuenta que no porque otros las hayan tomado y no presentarán enfermedades significa que su consumo no sea peligroso, el consumo de hierbas tanto para niños como para adultos debe ser guiado por un naturópata o un médico con experiencia en ellas como son los antroposóficos, de lo contrario en vez de mejorar podemos empeorar.

 

Pero ¿qué es el botulismo?

El botulismo es una enfermedad grave pero poco frecuente que según lo descrito en el Ministerio de Salud, paraliza los músculos es causada por la acción de la neurotoxina creada por una bacteria llamada Clostridium botulinum y, en pocos casos por las cepas de Clostridium buturicum y Clostridium baratii. El botulismo infantil es el más grave y en Chile desde el 2004 se han reportado siete casos. Ocurre en niños menores de un año, por el consumo de esporas de la bacteria botulímica que crecen en su intestino y liberan la toxina, los síntomas en menores de un año según la Organización Mundial de la Salud son constipación, pérdida de apetito, debilidad y llanto alterado y una apreciable pérdida del control de la cabeza y aunque estas esporas suelen presentarse mayoritariamente en la miel pueden estar presentes también en cualquier hierba, por lo que la OMS recomienda no administrarlas a menores de un año, edad después de la cual las defensas de los niños debiesen estar preparadas para evitar se desarrolle la enfermedad.

Si tu hijo presenta cualquiera de los síntomas antes descritos, y si has administrado agua de hierbas o miel acude al centro de urgencias más cercano a la brevedad ya que de ello puede depender la vida de tu bebé.

 

Fuentes:

Revista Scielo Exposición caso clínico de botulismo en lactante 2004 

Descripción de Botulismo según OMS 

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

1 comentario